Whitesnake, el delicioso veneno de la serpiente blanca

Mi primera chapa, ya lo conté en su día, fue de Whitesnake. Lo cierto es que no tenía ni idea de quiénes podrían ser esa banda cuyo impactante logo era una serpiente blanca sobre fondo negro con actitud amenazadora, pero molaba un montón y, durante mucho tiempo, lucí esa chapa con orgullo. De hecho, todavía la conservo y le tengo, cómo no, un cariño especial. No sería hasta unos añitos después que me llevara a las orejas las primeras canciones de Whitesnake y me quedara prendado de su estilo y sus maneras.

Hablar de Whitesnake es hablar de David Coverdale, fundador, vocalista, alma y cuerpo de la banda que, allá por 1978, un par de años después de abandonar la nave púrpura y tras dos trabajos de poco éxito en solitario, se lió la manta a la cabeza y dio forma a Whitesnake junto al guitarrista Micky Moody, un tal Jon Lord viejo conocido suyo y varios músicos más. El trabajo con el que la banda inició su serpenteante recorrido se llamó Trouble y marcó el principio de mi etapa favorita de la banda. Con mayor o menor éxito los discos de Whitesnake fueron llenando los siguientes años con sonidos de un elegante y festivo Hard Rock, no exento de toques de Blues e incluso Soul, siempre impregnados del estilo Coverdale, con su vozarrón marca de la casa y sus insinuantes y sexys posturitas.

Discos de la talla de c, Ready ‘an Willing, Come an’ Get ItSaints & Sinners o, para mí el mejor de esa primera época, Slide It In, se fueron publicando a la vez que iban colocando varios hits en las listas con discreto reconocimiento por parte del gran público, aunque ya fueran grandes para los aficionados al Rock y llenasen grandes recintos en sus citas en directo.

El gran éxito llegaría en 1987 con el disco homónimo, Whitesnake, que a mi me cayó en los Reyes de 1988, unos meses después de ser publicado, y que se convertiría a la postre en el mayor pelotazo de la banda y una fuente inagotable de emisiones radiofónicas hasta el día de hoy, en que temas como la remozada Here I Go Again (se editó por primera vez en el Saints & Sinners de 1982) y la balada Is This Love son reproducidas todavía por emisoras de medio mundo y parte del otro.

Quizá lo peor de este tremendo éxito fue que al bueno de David se le subió a la cabeza la ‘guapura’ y nos regaló una serie de vídeos en los que su pose protagonista de machote rockero no tiene desperdicio y que, a día de hoy, la verdad, queda un poco ridículo; sin que ello, no obstante, desmerezca ni por un momento las grandes canciones que encierra ese trabajo. Yo mismo debí dejar el vinilo en la mitad de su grosor de tanto pincharlo… Y también lo tengo en CD edición especial con DVD que incluye todos aquellos entrañables clips de los 80.

Para entonces la sucesión de músicos en la banda era de un trajín comparable al del camarote de los Marx, algo que con los años no ha cambiado y que ha dejado en el curriculum del grupo personajes de la talla de Rudy Sarzo, Ian Paice Adrian Vanderberg, Don Airey, Viviam Campbell, Steve Vai, John Sykes, Aynsley Dunbar, Cozy Powell, Tommy Aldridge… Nombres que cito de memoria, sin orden ni concierto, pero que para cualquier aficionado al Hard y Heavy son del santoral del estilo. Whitesnake se habían convertido a mitad de los 80 en una banda en la que cualquier músico que se preciara estaría encantado de militar.

Pero los 80 acabaron con el otro gran disco en números de ventas de Whistesnake, Slip of the Tongue, que pretendió seguir el curso de su predecesor y que se quedó algo por detrás. Los noventa fueron para Whitesnake un continuo aparecer y desaparecer, con una estelar colaboración en 1993 entre nuestro hombre y Jimmy Page que dio como fruto un discazo que ha pasado injustamente desapercibido, quizá porque no era ni un disco de Led Zeppelin ni de Deep Purple, pero que yo os recomiendo encarecidamente si es que todavía no lo habéis escuchado.

En 2003 David Coverdale puso en marcha una nueva encarnación de la Serpiente con motivo del 25 aniversario de su nacimiento y, desde entonces hasta hoy, la banda ha sacado varios recopilatorios, directos y material nuevo que, sin llegar a despuntar como en los viejos tiempos, nos ha recordado, una vez más, que los viejos Rockeros siguen al pie del cañón. Y que sea por muchos años.

Si te ha gustado:

9 comments

  1. Recuerdo que Whitesnake me gustaban en la época del disco homónimo. No sabía que había sido su mayor pelotazo pero culpa mía porque yo era más un radio fan que no un seguidor “de verdad” de la banda. Sin duda Coverdale podría vivir de las rentas de las emisiones de Is This Love en Rock FM!!! También me ha llamado mucho la atención la lista de grandes músicos que fichó Cover en los siguientes años! Le faltó sólo exhumar al bueno de Bonham!!! El que si recuerdo con muy buen sabor de boca fue el discazo de Coverdale&Page, y cómo no entendí que pasase sin pena, gloria ni continuidad… Un abrazo!!! Wassail!!!

    1. Es que es verdad, ese disco de Coverdale y Page es tremendo, es un disco de esos que no se entiende que se estén radiando tanto o más que el Whitesnake, una pasada, una especie de combinación de Deep Purple y Led Zeppelin que no se ha repetido nunca más… En fin, la verdad es que hay muchas joyas por ahí que son absolutamente desconocidas, pero con esos dos nombres encabezando el título, no se entiende que no sea más conocido.
      Un abrazo!!! Wassail!!!

  2. Bueno, de la serpiente me gustan sus dos épocas, pero he de confesar que la entrada de John Sykes y ese enorme trabajo a la guitarra que hizo en ‘1987’ me encantan, de verdad. Incluso luego le seguí la pista cuando formó BLUE MURDER, que seguían sonando a Whitesnake, lógicamente. Fenomeenal entrada, apañero 🙂 Un abrazote!

    1. Gracias compañero!!! Como digo en la entrada yo disfruté del 1987 desde casi que salió y aún me lo pongo bastante, es un disco que como escuche una vez, seguro que caen otras cuantas muy seguidas… Aunque también es cierto que la época anterior a ese trabajo, tiene discos cojonudos.
      Abrazos!!!

  3. Aunque sus discos de la segunda etapa, los más famosos, están bien, yo prefiero los primeros, cargados de blues-rock y rocanroles como “Bloody Mary”, álbumes y EPs como “Trouble”, “Snakebite”, “Lovehunter” o “Ready an Willing”. Precisamente en una entrada que dediqué al tema “Bloody Mary” comentaba que Coverdale, icono sexy del rock, cuando empezó era un “patito feo”; Jordi Bianciotto, en su libro “Deep Purple. La Saga”, le describe así: “(…) era más bien gordo, tenía rastros de acné, bizqueaba y lucía un bigotito que Paice calificaría de ‘tonto’. Era un muchacho de aspecto lácteo y torpe, que vestía de un modo hippy-pueblerino. Blackmore, muy en particular, se mostró horrorizado con su look“, cómo pueden cambiar las personas, ¿verdad? … Un abrazo, Alex.

    1. ¡¡Que buena esa descripción de Bianciotto!! jajjaja ¡¡Con lo que fue luego el David!! Y Ritchie, siempre tan cuidadoso con el look de sus compinches, seguro que le puso las pilas, pero mira por donde le salió la jugada que, al final, el que salió de la banda fue él…
      Yo también le tengo mucho aprecio a los discos de la etapa anterior al pelotazo de 1987 Raúl, sobre todo, como digo en la entrada, me gusta el Slide It In.
      Un abrazo!!!

  4. Si tuviera que elegir solo una banda, algo que se me antoja imposible, ten por seguro que Whitesnake estaría entre las 5 nominadas ¿Porqué sino me auto denomino jakeSNAKE en la red?
    Siento admiración por Coverdale, para mi uno de los más grandes. Tanto que no dudé en tragarme más de 1000km para no morirme sin verlo en directo.
    ¿Un disco de la serpiente? Todos, pero en especial Slide It in, el álbum que en mi opinión muestra el mejor momento de su carrera, mezclando ese aire más blues de sus comienzos con un sonido más melódico que tan buenos resultados les dió a finales de los 80.

    Abrazo

    1. Así que de ahí viene lo de Snake… Entiendo que hicieras esos 1.000 kms para verlo, yo tampoco lo hubiera dudado de ponérseme a tiro, es uno de los grandes a quienes no he visto… todavía!!
      Me pasa como a ti en esto de Whistesnake: una vez más coincidimos, me gustan todos sus discos, pero mi favorito es Slide It In; de hecho estoy esperando que me llegue un día de estos la edición de luxe, con dvds y extras a tutiplén, que me pedí el otro día por 8 eurillos.
      Abrazos!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.