Welcome to the Machine

Soy un apasionado del Rock. Una pasión que debo llevar en los genes o que fluye por mi sangre con facilidad pues ya con 9 ó 10 añitos empecé a escuchar Rock, “Whitesnake o Rainbow siempre Rock”… Y no lo he dejado, ya peinando canas mi pasión, lejos de apagarse, ha crecido con los años y aquí seguimos, ya bien superada la cuarentena.
Además de escuchar he leído mucho acerca de mis músicos y bandas favoritas, llevo recopilando información desde que recibí el primer boletín de Discoplay (¡¡¿¿eso fue en los 80??!!) y últimamente (y con ese adverbio me refiero a los últimos 5 ó 6 años) he participado y escrito en muchos foros y blogs dedicados a esto del Rock and Roll . Por eso y para tener voz propia, me he decidido a crear este blog desde el que pretendo hablar y escuchar de esto que tanto nos gusta y que tan atrapados nos tiene: el Rock and Roll en sus múltiples, distintas y apasionantes formas, canciones y actitudes.
Otra de las intenciones que persigo es rescatar y hablar acerca de grandes bandas y músicos que por lo que sea no han gozado de la fama de unos Zeppelin o de unos Sabbath, pero que se lo hubieran merecido igualmente e incluso, en ocasiones, más. Sin dejar de lado los grandes clásicos, por supuesto, ya que muchos de ellos ocupan un lugar preeminente en mi corazón rockero.
Vamos a ello pues…
Si te ha gustado:

3 comments

  1. Me siento muy honrado (no hace falta que te lo diga a tí, Alx, pero sí a los que vendrán a leerte, que serán muchos a lo largo de los años) de dejar el primer comentario en este blog que tantas veces te hemos pedido, a veces suplicado y en alguna ocasión exigido, sobre todo porque fui también, y se me infla el pecho al recordarlo, uno de los primeros en verte con una camiseta negra escuchando con los ojos cerrados aquellas cintas de radiocaset. Con una litrona en la mano, compartida, como la música.

    El gusto de aquellas águilas de vuelo bajo, y de aquellas tardes de acera y pilas gastadas ya no formará parte de ninguna otra generación, y era necesario que tú, que has sabido como pocos mantenerte fiel a tí mismo en tu pasión, nos dejaras esa herencia a quienes hemos rondado otros parques desde entonces.

    Te escribo esto, además, escuchando 'Damnation', de Opeth, que está grabado a fuego en mis neuronas y en las de otro que también te visitará pronto, estoy seguro, compañeros en aquél viaje al Norte (para tí siempre el Norte, como vikingo, o celta, o lo que quiera que fueras en vidas pasadas… y en esta).

    Son tantas las puertas que a lo largo de los años nos has abierto en esto de la música, Alx, que era de rigor que te convirtieras, por fin, en cicerón de los perdidos, de quienes vendrán detrás de la catástrofe sonora que nos ha inundado. AL DAR A esa nueva generación tu fuego les ofreces un universo emocional que no podemos permitirnos perder. Let this be your heritage. Y gracias. Otra vez.

  2. ¡¡¿¿Qué puedo decir??!! Thank You (la de Led Zeppelin por supuesto) y deseando que vuelvas, qué le voy a hacer: echo de menos a mi amigo(Cadena Perpetua), siempre buscando Zihuatanejo…

  3. Por fin te decidiste a dejar constancia de tus conocimientos y eso me alegra. Tú me has enseñado todo lo que sé (musicalmente hablando) y a disfrutar de ello. Ahora tenemos una peque a la que transmitírselo…
    Gracias y MZ

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.