Una declaración de intenciones: 20 discos que definen mis gustos

Esta selección de discos trata de reflejar no precisamente mis gustos y favoritismos musicales a día de hoy, más bien pretende ser una especie de ADN musical: lo que los años y las miles de escuchas han ido dejando como poso en mi conciencia sonora.

Están algunos de mis discos favoritos, si, pero no todos, sin ir más lejos me faltaría alguno de Nazareth o Blue Öyster Cult, por ejemplo, o también algún trabajo de la época de Ozzy en Black Sabbath, entre otros muchos…

Wish You Were Here. PINK FLOYD
El disco que más me gusta de mi banda favorita. Para mí el culmen compositivo, interpretativo y creativo de cuatro genios trabajando en equipo. Una de las últimas veces que lo hicieron, lo de trabajar en equipo, digo… Por si no ha quedado claro es mi disco preferido.

A Night at the Opera. QUEEN
Tras tres discos magníficos, llega una de las cumbres del Rock de todos los tiempos y la consagración de estos cuatro músicos. Muchas de las canciones de este trabajo han sido eclipsadas por el megahit Bohemian Rhapsody y no lo merecen en absoluto.


III. LED ZEPPELIN
¡Qué difícil quedarse con sólo un disco de los Zep! Por cariño, porque lo tuve en cinta desde que era un crío, porque me encanta la entrada con Immigrant Song… Tampoco hacen falta más razones para explicarlo, por algo son una de las bandas de Rock más respetadas del universo.

The Number of the Beast. IRON MAIDEN
Woe to you oh earth and sea… ¿Qué aficionado a la Doncella no se sabe ese comienzo? ¡Qué disco! Es de los que me sé al dedillo y tiene algunos de los temas de Maiden que más me gustan. Y son una de mis bandas de cabecera y la que más veces he visto en directo. Con eso todo queda dicho.

Let There Be Rock. AC/DC
¡¡Uahu!! Hard Rock del mejor. Mi primer disco y el causante de que me enamorara de todo este tinglado. ¡¡Qué energía, qué riffs, qué voz, qué todo!! Una maravilla. Eso sí, no hay florituras, sólo rock. Sin aditivos. Por supuesto, me quedo con la época de Bonn Scott sin la más mínima duda.


Hold Your Fire. RUSH
Todos, todos los discos de Rush me fascinan (bueno, alguno no tanto), pero este fue el primero que me enganchó allá a finales de los ochenta y le tengo especial cariño. Lee, Lifeson y Peart conforman una de esas formaciones que parecen que el destino ha mimado con especial cariño.

Moonmadness. CAMEL
Sólo por A Song Within a Song merecería la pena tener este disco. Si a ese tema grandioso le sumamos un ramillete de canciones de increíble belleza lideradas por la voz, guitarra y flauta de Andy Latimer, nos queda lo que es, una obra maestra.


In the Land of Grey and Pink. CARAVAN
La leyenda del sonido Canterbury en su máxima expresión. Unas evoluciones musicales geniales en unos temas delicados, precisos, genialmente interpretados y compuestos. Nada sobra, nada falta.

Discipline. KING CRIMSON
La primera vez que lo escuche se me desencajó la mandíbula. Me quedé noqueado, asustado, impresionado, maravillado… La magistral línea de bajo de Levin en Thela Unt Ginjeet, la voz de Belew, la genial guitarra de Fripp, la precisión de las baquetas de Bruford… Destreza imposible, virtuosismo extremo. ¡El placer que produce es superior al del sexo!


Tommy. THE WHO
El grupo que redescubrió el Rock, guía de miles de músicos que aún hoy aprenden de los videos de los primeros conciertos de esta mítica banda. En este disco no hay tanta furia, pero se les nota más maduros y con más cabeza (es un decir). See me, feel me…

In Rock. DEEP PURPLE
Child in Time, Black Night, Speed King… Súper canciones. El cambio definitivo del sonido Purple y el comienzo de la leyenda y de una larga y prolífica carrera. Podría haber escogido otro de cualquier Mk, pero nada, soy un clásico y me quedo con el In Rock.
Heaven and Hell. BLACK SABBATH
¿Etapa Ozzy o etapa Dio? Las dos me encantan, pero este disco es mítico y la voz de Dio siempre me ha fascinado. Me rindo sin concesiones ante temazos como Die Young, Heaven and Hell o Wishing Well. No puedo evitarlo.

Mater of Puppets. METALLICA
Que no, que Metallica tras la muerte de Cliff y después del Justice for All no fueron los mismos y para demostrarlo ahí quedan discazos como este tremendo Master. Creo que fui uno de los primeros españoles en tenerlo (en un disco-picture en vinilo) y no me canso de escucharlo: potencia, velocidad, técnica y precisión al servicio del mejor Trash, nunca igualado ni superado.

Rising. RAINBOW
Sin Ritchie Blackmore el Rock no habría sido igual. Dudaba entre escoger uno con Dio o sin él. Vuelve Dio. Este disco es impactante por muchas cosas, baste recordar la cara B: ¡¡qué dos temas!!. Mr. Blackmore campaba a sus anchas y eso se nota: genial por los cuatro costados. Otro de mis vinilos más preciados.

Tattoo. RORY GALLAGHER
Otra difícil elección, ¿cómo quedarse con sólo un disco del genial guitarrista irlandés? Entre el Blues y el Rock discurre toda su música, siempre definida por una pasión inigualable y una maestría con las seis cuerdas que pocos son capaces de igualar. ¡¡Genial Rory!!

Keeper of the Seven Keys I & II. HELLOWEEN
Estos discos son míticos para varias generaciones de metalheads. Crearon una escuela en los 80 y su legado sigue vivo. Disfruté como un enano cuando mi novia (ahora mi mujer) me regaló el vinilo del Keeper I y lo sigo disfrutando. Una de las mejores formaciones metálicas de todos los tiempos y… ¡¡¡que voz, dioses!!! Kiske for ever!!!!

Rum, Sodomy and the Lash. THE POGUES
Esta música invita a la fiesta y al cachondeo como ninguna otra. Esa combinación de Punk, rock y folk, aderezado con la voz de uno de los tipos más borrachos del mundo del Rock, Mr. MacGowan, es genial e irrepetible. También llevan sonando en mi reproductor un montón de años.

Aqualung. JETHRO TULL
Si no hubieran existido, habría que haberlos inventado. Comprometidos, buenos músicos, originales… La flauta de Ian Anderson es ya un icono del Rock y una forma de hacer música que no tiene parangón. La elección del Aqualung, para quien los conozca, es lógica.

Demons & Wizards. HURIAH HEEP
Del caso tipo de Huriah Heep pretendo hablar bastante en este blog: una de esas bandas clásicas que, sin dudarlo, hubieran merecido estar a la altura de unos Purple o unos Zep, pero que el destino o la mala cabeza de los managers o quién sabe qué no se lo permitió. Para salir de dudas basta escuchar cualquiera de sus primeros discos como este fantástico Demons & Wizards.

Still Life. OPETH
Insuperables. Si el tiempo e Internet lo permiten, esta banda está destinada a escribir con letras de fuego y oro en los anales de la música extrema: no se les puede reprochar nada. Desde sus comienzos underground, hasta el reconocimiento del que gozan hoy. Su último trabajo se aleja bastante de sus presuspuestos básicos pero la calidad sigue ahí. De momento me quedo con los guturales…

Podría añadir muchos más, pero vamos a dejarlo en 20. Sobre algunos de ellos y sobre las bandas citadas hablaremos, seguro, más de una vez en este blog…

Si te ha gustado:

9 comments

  1. Es una gozada leerte por lo bien que escribes, la pasión que le pones y los recuerdos a abecedario en misa que me trae.

    Espero que este blog, con la ayuda de Janis, Lennon, Allman, Hendrix, Bolan, Bonhan, Brian, Moon y por supuesto Bon Scott, cumpla muchos de tus sueños.

    Un abrazo muy muy fuerte.

  2. ¡¡Coño Jorge que bueno!! Ya sabes dónde,cuándo y con quién empezó todo compañero: eres parte y recuerdo de todo esto como bien sabes… Aaah esos futbolines!!!

  3. Hola de nuevo Mentalparadise!! He leído tu lista y no puedo estar más conforme con ella, de hecho también los incluiría en la mía, pero todo no se puede jejejjejej…
    Me pongo a comentar en tu blog directamente que me está gustando mucho, mucho!!

  4. Pues sí Vidal, la verdad es que estoy bastante orgulloso de mi colección: son muchos años los que me he pasado completándola y aún sigo, aunque a un ritmo menor que hace, por ejemplo, 10 años.
    En cuanto al orden, no creas, a veces me cuesta encontrar un disco determinado…
    Saludos y gracias por comentar!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.