Shed 7, buscando oro en el Britpop

A mitad de la década de los 90, servidor de ustedes se encontraba haciendo la mili en un puesto de carretera de Cruz Roja, preguntándose qué hacer con su futuro y con una inquietante variedad de estilos musicales entre los que repartir mi desmedida atención por la música: mientras que el Rock más clásico parecía estancado y desganado, de los restos de la NWOBHM se desprendían interesantes y extremas variedades metálicas; el Prog vivía una especie de resurgir con nuevas bandas y la recuperación de grandes figuras del género; y, desde la vieja Inglaterra (cómo no) nos llegaba una oleada de Pop fresco y potente que en España se nos quedó en Oasis y Blur y poco más, pero que en la pérfida Albion se vivió a lo grande con el nacimiento de grandes bandas, aparte de los punta de lanza que ya mencionaba.

Y allí estaban, un poquito antes que Oasis, Shed 7 (hay quien osa decir que les allanaron el camino a los de Manchester), con una propuesta muy parecida y de la misma o superior calidad en según que momentos de la que, por mucho tiempo, ha sido mi banda favorita de la nueva ola del Britpop. Lo confieso, soy un fanático y rendido seguidor de los dos primeros discos de Oasis, algo menos del tercero y simple seguidor del resto de material que han ido sacando con los años. Y en esas estaba yo, suponiendo que del Britpop poco más se podía exprimir que, aparte de los dos ya mencionados, Pulp, Suede, The Verve, Stone Roses y Stereophonics; cuando a una de mis cuñadas que había estado de viaje en Londres, se le ocurrió traerme un CD recopilatorio llamado Going for Gold de unos tal Shed 7

Confieso que al principio no les hice mucho caso, pero con el tiempo, sus melodías y maneras se me fueron incrustando en los circuitos neuronales y este tema, un buen día, me llegó a lo más hondo:

A partir de ahí todo fue fácil entre nosotros. De la simple amistad pasamos a un enamoramiento, que acabó en una duradera y sólida relación que no ha hecho más que reforzarse con el tiempo.

Shed 7 son una formación que creció en el momento más propicio para el Britpop y se podría decir, incluso, que fueron de los pioneros de aquellas jóvenes bandas británicas que tomaron el relevo de los Smiths y que llevaban sus mochilas musicales cargadas con miles de escuchas a los Beatles y los Kinks. Nacieron en la ciudad de York en 1990 con Rick Witter a la voz, Joe Johnson a la guitarra y los teclados, reemplazado más tarde por Paul Banks, Tom Gladwin al bajo y Alan Leach a la batería.  En el apogeo de su popularidad entre 1994 y 1999, lograron colocar quince singles en el Top 40 y cuatro discos en el Top 20 en el Reino Unido. En España, si nadie me corrige, pasaron (y pasan) prácticamente desapercibidos, por desgracia…

Guitarras afiladas y potentes, voces armoniosas, estribillos pegadizos y melodías adictivas fueron el sello distintivo de esta formación que tan solo grabó cuatro discos entre 1994 y 2001. Se separaron en 2003, pero en 2007 se reunieron para una gira de grandes éxitos que los devolvió al estudio y a los escenarios, situación que acabaría dejándonos un nuevo disco, Instant Pleasures, en 2017.

Personalmente me parecen tan buenos como Oasis y me gustan más que Blur o The Verve, aunque no tanto como Pulp. En cualquier caso, si escuchas un par de veces cualquiera de los temas que ilustran esta entrada, seguramente acaben gustándote tanto como a mí, si es que, claro, tienes las neuronas tan predispuestas como yo a lo sonidos del Britpop.

Si te ha gustado:

2 comments

  1. Yo no los conocía. He escuchado todas las canciones que has puesto a ver si, de casualidad, conocía alguna, pero ni por esas. Buen britpop (también tienen algo de power pop, ¿no?). Aunque tampoco sé mucho de este estilo, más allá de lo archiconocido. De mi mili (en Melilla) me acuerdo del radiocasete que me compré baratito (entonces aún era posible en Melilla) y de mis cintas, que escuchaba en el botiquín, donde estuve destinado; también eran tiempos de pop, aunque en este caso de pop español, me acuerdo especialmente de la compañía que me hicieron los del Último de la Fila … Un abrazo, Alex.

  2. Es lógico que se nos pasaran muchas cosas del Britpop: Internet estaba en pañales por aquellos entonces y la explosión de bandas que hubo en Gran Bretaña se nos pasó, excepto por los más conocidos; una pena, porque gente como Shed 7 o Sleeper colocaron un montón de éxitos y buenas canciones en las listas británicas.
    Para mí Power Pop y Britpop son casi sinónimos y, si tu pasaste la mili con El Último de la Fila, yo lo hice con el Defintely Maybe y el What’s the Story jajjaja
    Abrazos!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.