Seis canciones que marcaron mi vida (segunda parte)

Termino esta semana con estas seis canciones que, de algún modo, representan hitos en mi vida, bandas sonoras que enmarcan momentos especiales y dotaron de magia musical esas vivencias, haciéndolas aún más remarcables. Las he ido citando sin ningún orden ni cronología determinadas, tal y como fueron acudiendo según eran evocadas. Os dejo con ellas y con mis recuerdos…

4) White Queen, el amor llama a la puerta 

Queen son mi ‘otra’ banda favorita. La primera canción que escuché de ellos fue Play the Game en Aplauso y me quedé atrapado por ella. Con el tiempo y mucho esfuerzo (las cosas no eran tan fáciles de encontrar entonces y menos en un pueblo pequeño), descubrí las maravillas de sus discos anteriores y la fascinación por ellos, que hasta hoy me dura, fue inevitable. 


Escoger White Queen, una preciosa canción en la que Freddie casi hacía que se me saltasen las lágrimas, no es casual, claro… 
Corría 1988 y yo estaba en mi primer año en la universidad; durante las vacaciones de Semana Santa, la que había sido hasta entonces una amiga de la panda se convirtió en algo más, mucho más, de hecho ese ‘más’ dura hasta hoy, que es mi mujer. 
Terminadas aquellas vacaciones ella se quedaba en el pueblo y yo me marchaba muy lejos, tanto que estaría tres meses sin verla, una eternidad. Me monté en el tren con una mezcla de sentimientos imposible: por un lado la alegría de saberme escogido por ella, por otro, la tristeza de dejarla atrás tan pronto. Cuando el tren llevaba ya unos kilómetros de monótona marcha, en un gesto habitual, me calé los auriculares de mis walkman y empezó a sonar lo que llevaba puesto en aquel momento, que no era otra que White Queen. Desde entonces esa canción es SU canción, hito y testigo de un antes y un después en mi vida. 
Cómo no citarla… 
5) Fade to Grey, días de verano en casa de Fer

En casa de Fernando transcurrieron algunos de los mejores (y primeros) momentos musicales de mi vida. Fernando vivía en Madrid y venía al pueblo todas las vacaciones, trayéndonos novedades y discos que solo podían adquirirse en la capital, estoy hablando una vez más, como no, de los primeros y mediados 80’s. De hecho, según los trajera en una época u otra, para mi algunos de aquellos discos quedaron para siempre calificados como de verano, de invierno…

Allí, en la gran casona, alrededor de un viejo tocadiscos, fuimos conociendo lo que más tarde se convertiría en todo un legado musical lleno de referencias que hoy conforman la base de casi todas mis escuchas. Sin duda el grupo más representativo de aquellos inolvidables momentos fueron Queen, a quienes Fer adoraba, pero como ya los he escogido para otra ocasión, me quedo con una canción (y un disco) que sonó infinidad de veces en aquel viejo armatoste y que, aún saliéndose un poco de nuestro estilo más habitual, nos atrapó con su sonido y estilo rabiosamente actual, en aquel momento claro: Fade to Grey de Visage

6) May the Living Be Dead (In Our Wake), “cuchería” 


¿Las canciones cambian la vida? No lo sé, la verdad, pero lo cierto es que son una compañía muy especial en determinados momentos y como perlas de memoria son, en muchas ocasiones, infalibles. Y es el caso de este tema de los Flogging Molly, una banda de punk-celta que me encanta, dignos sucesores de mis amados Pogues, que atesorará recuerdos absolutamente preciosos para mí en el futuro. 


Y realizo este ejercicio de presciencia porque aún hoy, esta misma mañana, esta canción-recuerdo se está construyendo. Me explico: 


Tengo una preciosa hija de dos años. Se llama Aldara y todas las mañanas soy el encargado de despertarla, asearla y vestirla, darle el desayuno y llevarla a la guardería. Este ha sido su primer año y los primeros días, como suele pasar, no iba demasiado convencida, de modo que para distraerla un poco le ponía música en el coche. Dio la casualidad de que esos días llevaba en el reproductor de CD el disco Drunken Lullabies de los Flogging Molly y ella se enganchó al tema What’s Left of the Flag?, que acabo pidiéndome como “boys”, porque en efecto en el estribillo se repite varias veces: walk away me boys… 
Poco a poco le fui introduciendo la siguiente canción que es la que nos ocupa, May the Living Be Dead (In Our Wake); y un buen día la monto en el coche y me dice con su media lengua “cuchería”, así, como suena… Ni idea. Me volvía loco tratando de saber qué quería y ella me lo repetía una y otra vez. Frustrado por no entenderla, desistí y le di al play a ver si se le olvidaba la cosa. De pronto a ella se le ilumina la cara y asintiendo con una sonrisa perfecta me dice: ¡¡Cuchería!! En efecto, lo que sonaba es su canción favorita, que para mí siempre tendrá ese curioso nombre, con perdón de los Flogging, y que no tengo ni idea de dónde se lo sacó mi pequeña. Ahora todos muchos días me pide “cuchería” y los dos nos vamos felices a la guarde a ritmo de punk-celta… 
¿Será o no será un recuerdo precioso?

Si te ha gustado:

7 comments

  1. Recuerdos insuperables, Alex, sobre personas muy importantes en tu vida; me ha encantado tu relato. Me ha sorprendido tu elección del tema de Visage, pensé que los new romantic no irian mucho contigo; en aquella época hubo muchos grupos de ese estilo, en su momento grabé un compilatorio que había por la red: "los mejores temas de Pololín", con temas de pop ochentero, solemos ponerlo mucho en el coche. Con todo, el que más me gusta es "Cuchería", en tus circunstancias yo también lo hubiera elegido. Qué pases un buen fin de semana en mi tierra.

  2. Iba a comentarte la semana pasada que Shine On you Crazy Diamond es una de las canciones que me recuerdan mi infancia, y en concreto mi infancia azuagueña, ya que tengo claros recuerdos de escucharla en Azuaga, y en concreto (fíjate tu por donde lo comentas en ésta segunda entrada) , en casa de Fernando, en esa tocata casi en medio del pasillo…..…madre mía¡, esas tardes de verano en las que me teníais que aguantar porque mi hermano tenía que llevar la mochila a todos lados…:-) ……
    …..Visage¡….White Queen¡¡¡¡….

  3. Gracias por tus palabras Raúl, y perdona el retraso de la respuesta, pero este fin de semana ni me he acercado a un ordenador y no me gusta contestar desde el móvil.
    Pues si Raúl, aunque mi gusto esté muy inclinado hacia el Hard, el Prog, el Metal y el Folk, también he escuchado siempre otras cosas, aunque he de decir que lo que Fer nos ponía iba a misa, y como en el caso de este disco de Visage, acabó siendo un clásico para nuestro grupo de amigos.
    Lo de Cuchería es muy especial para mi como podrás suponer, además me hizo mucha gracia que bautizara así la canción…
    Saludos

  4. Frente a ese mueble-tocadiscos tengo algunos de los mejores recuerdos de mi infancia y juventud, anda que no pasamos allí buenos ratos empapándonos de discos míticos, analizando portadas, elucubrando acerca de las bandas, escuchando historias de los Residents… Y sobre todo descubriendo: desde Queen, Pink Floyd o AC/DC hasta Exciter, Devo o Supertramp, ¡¡¡que tiempos!!
    Y bueno, eso de la mochila, no sé, tu eras uno más del grupo jejjeje…

  5. Genial al final la música sirve de hilo conductor de muchos recuerdos….
    Mi preferencia por Queen tambien fue manifiesta en aquellos tiempos en que tener un disco suyo era un privilegio, y como tu, yo un buen día decidí comprar un single de ellos el de Radio Gaga, y se lo mande por correo a una chica que vivía en Vitoria, ella por su parte me regalo un libro de Gloria Fuertes y aunque no fuimos pareja seguimos siendo buenos amigos, aunque mis deseos fuesen otros.

    Con lo de tu hija, me paso algo parecido cuando ella tenia tres años íbamos los dos en el cocheo le puse el Cd La Noche Eterna de Love of Lesbian y su repetidísimo fántaaaaástico se convirtió en un himno, que siempre quería que le pusiese, luego vinieron otros pero esa ya es otra historia que os contare otro día(coletilla sacada del libro La Historia Interminable que me recomendó la chica de Vitoria)
    Saludos

  6. Siento que Radio Gaga no diera los frutos esperados Vidal, ¡¡cuántas veces habremos regalado música con la intención de conmover esos corazones de mujer y nos hemos quedado con las ganas…!! Al menos vuestra amistad sigue viva y eso ya es un bonito logro.
    Lo de los críos con la música es la leche, yo estoy introduciendo a mi peque en cada vez más cosas, ya sabe por ejemplo que mi grupo favorito son Pink Floyd y reconoce un montón de logos y portadas que ve por casa o en mis camisetas; de vez en cuando le pongo algún tema y tal pero tampoco quiero saturarla y que acabe aborreciéndolo, ya habrá tiempo…
    Saludos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.