Scorpions en Mérida

Hay que reconocer que, a día de hoy, lo de los conciertos ha perdido espontaneidad: las maquinitas controlan más de lo que parece y los recitales se ciñen, las más de las veces, a un guión más que establecido y controlado. Vale, también es verdad que hemos ganado en garantías de que todo salga lo mejor posible, pero aún así… En fin, baste decir que Scorpions siguieron el guión y nos ofrecieron un conciertazo muy divertido, profesional y a la altura de una banda de su talla. Yo personalmente lo disfruté una barbaridad, todavía más gracias a la compañía de mis amigos Juan Carlos y Jorge, con quienes he asistido a decenas de conciertos a lo largo de los años.

El caso es que, con guión o no, el concierto de Scorpions del pasado viernes en Mérida fue todo un éxito, tanto de público como de espectáculo. Los teloneros, los extremeños Bucéfalo y los siempre correctos Medina Azahara, cumplieron su función y pusieron al personal en pie de guerra con homenaje a Triana incluido ya que se descolgaron con El Lago y Abre la Puerta, pero pasa lo de siempre cuando se espera a una banda de la talla de Scorpions: parece que estás deseando que acaben para llegar cuanto antes al plato principal.

Jorge, Juan Carlos y servidor, compañeros en muchos conciertos.

Enmarcado en el festival Stone and Music, gracias al cual la capital extremeña se está poniendo en el mapa de citas imprescindibles del verano con actuaciones variopintas pero de primeros espadas tanto nacionales como internacionales, más de diez mil metaleros nos juntamos en el albergue municipal El Prado, un lugar apropiado para conciertos de este tipo aunque bastante polvoriento. Puntuales, los alemanes salieron con ganas y con mucha fuerza, incluso para las edades que gastan, sobre un escenario con un juego de luces magnífico y pantallas espectaculares en las que se fueron proyectando imágenes de las evoluciones de los propios músicos y videos pregrabados para esta larga gira de despedida.

Como os comentaba la semana pasada justo antes de salir para Mérida, yo suspiraba por un setlist lo más parecido al World Wide Live posible, aunque dudaba de que se cumpliera mi deseo dada la amplia discografía de Scorpions de los 90 en adelante… ¡¡Pero me equivocaba!! Tras abrir con un tema de los nuevos, Going Out With a Bang, fueron cayendo clasicazos de su época dorada como Make it Real, Bad Boys Running Wild, The Zoo… Yo a estas alturas ya flipaba, cuando empezaban a sonar los primeros acordes de Coast to Coast, el magnífico instrumental que es uno de mis temas favoritos de Scorpions, y Rudolf Schenker y Matthias Jabs se lucían como los dos grandes hachas que son. Por cierto, que tanto mi amigo Jorge como yo estuvimos comentando durante el bolo la gran cantidad de modelos (guapísimos todos) de Fliying V’s que sacó el amigo Schenker.

Y luego, amigos, como si el mismo Klaus Meine me hubiera recibido en audiencia y atendido mis ruegos, atacaron un medley recordando los años de Uli Jon Roth en el que, ya no podía pedir más, incluyeron Speedy’s Coming, quizá mi tema favorito de aquella primerísima etapa de los escorpiones.

A partir de ahí, cómo no, metieron algunos temas más modernos y otro medley en plan baladas en el que también sonó una de mis imprescindibles: Always Somewhere… Llegábamos a la última parte del concierto con el silbidito de Wind of Change y otro trallazo en forma de Can’t Get Enough, cuando, por todos los Dioses del Rock, Klaus hace referencia a un icono de nuestra música, el simpar Lemmy y de las baquetas del gran Mikkey Dee nace la intro de Overkill mientras una enorme foto de Ian kilmister hace de fondo para que se desate la locura entre el público. Increíble. Casi lloraba de la emoción, aunque el bajo de Pawel Maciwoda no tuviera la potencia y la mala leche del de Lemmy. Estando ahí Mikkey Dee, el que fuera el batería de Motörhead desde 1992 hasta la muerte de Mr. Kilmister, no era de extrañar que se le rindiera homenaje a la gran banda británica, compañeros de Scorpions en trayectoria y escenarios.

Tras el Overkill, Mikkey Dee nos regaló un solo con batería elevada incluida, en el que derrochó simpatía y buen hacer y que nos dejaba a las puertas del final, al que llegamos con la tremenda Blackout y el hit Big City Nights. ¿Algo más? Pues claro, nos quedaban los bises, en los que no podían faltar Coming Home (¡¡ay, si hubieran empezado con esta!!), el inevitable Still Loving You, coreado por el público como ninguna otra canción del concierto, y la traca final con Rock You Like a Hurricane.

Como decía al principio, disfruté como un enano, canté como el primero la mayoría de los temas y salté y ‘bailé’ como si tuviera 20 años. Me lo pasé genial. Y ellos creo que también, al menos se les ve en forma y con ganas, sobre todo a los guitarristas, ya que Klaus Meine parece algo más avejentado que Schenker y Jabbs, aunque sigue cantando muy bien. En cualquier caso, una muesca más en mi revólver y otra gran banda que cae en mi particular recuento de conciertos. La única pena, no haberlos disfrutado más veces…

NOTA: Los vídeos que ilustran esta entrada no son de mi autoría, los he seleccionado de Youtube. El de Coming Home está registrado por Jorge de la B.D y el de gran parte del concierto por ccisp.

Si te ha gustado:

13 comments

  1. …estupenda crónica que me ha hecho revivir el concierto…los pelos de punta…
    ..El Medley con Speedys Coming estuvo tremendo¡¡..de mis favoritas…
    ..creo que para un grupo con un par de tipos en los 70, haciendo heavy, y sin llevar, como hacen algunos con “mas” fama un grupito a media luz que les de soporte , estuvo k te cagas…

      1. Efectivamente Manu, estuvo impresionante, lo de Speedy’s Coming fue de esos puntazos que, sinceramente, yo no me esperaba, aunque lo hubiera incluido sin dudar en un concierto de Scorpions si me hubieran consultado para hacer el setlist jajjaja
        Una pena que no nos viéramos, otra vez será…
        Un abrazo!!!

  2. ¡Qué gran crónica!, me alegra mucho que lo pasaseis tan bien y además, se ve que Scorpions continúan estando en buena forma, mejor que mejor. Ya te comenté lo de Mikkey Dee, un tipo genial. Disfruta del verano y no te pases con los mojitos, jeje. Aunque como buenos metaleros, donde esté una cerveza bien fresquita…. Un abrazo, bro.

    1. Mikkey Dee se portó como un campeón, estuvo simpático, enrollado, tocó como una bestia y se marcó un gran solo… ¿¿qué más se le podía pedir?? Se le veía en una forma estupenda, como a Schenker y a Jabbs, como ya comentaba, el que me pareció algo más pachucho fue Klaus Meine, pero que también estuvo muy bien…
      Cómo lo sabes, yo soy un auténtico beerdrinker!!! Las demás bebidas no suelo ‘trabajarlas’ jajjaja
      Lo mismo te digo, no te pases y disfruta de una buen verano!!!
      Abrazos brother!!!

    1. Me alegra que te haya gustado Vidal, y a ver si es verdad y podemos disfrutar de muchos más conciertos gracias a esa bajada de impuestos…
      Me paso por tu nuevo espacio en un ratito…
      Un abrazo!!!

  3. Pues parece que lo pasasteis muy bien, ¡cuanto me alegro, Alex! porque hoy día es una aventura lo de los conciertos, sobre todo si es una banda ya veterana. Una crónica muy buena, creo que todos nos hemos hecho a la idea del concierto, y habéis salido muy bien en la foto, saludos a tus compañeros. Los vídeos son vuestros, porque os han quedado cojonudos. Y encima estuvo Medina Azahara …, he escuchado otras veces esas versiones de Triana y están muy bien. Un abrazo.

    1. Lo pasamos genial Raúl, y al final eso es lo que cuenta. La verdad es que me han tocado en suerte pocas malas actuaciones de grandes bandas, casi todas las que recuerdo ahora se saldaron más o menos bien. Me alegra que te hayas hecho una idea de lo que fue el concierto, la verdad es que con buenos amigos la cosa siempre mejora y tengo que decir que la complicidad con Juan Carlos y Jorge es mucha y muy buena después de años y años de conciertos juntos.
      ¡¡Los videos NO son nuestros!! Los cogí de Youtube y se me ha pasado citarlo, ahora editaré la entrada… Estos días ando de cabeza jejjeje
      Un abrazo!!!

  4. Me alegro muchísimo de que disfrutáseis tanto del co cierto. Yo ya van por 2 lustros que no piso un escenario, ni desde arriba ni desde abajo… y al leerte se me estaba metiendo el olor a hielo seco por la nariz! Un abrazo!!!

    1. Pues la verdad es que yo he ido rebajando el número pero aumentando la, en principio, calidad de las actuaciones y escenarios, de hecho desde que nació la pek he estado en dos conciertos en Londres y uno en Italia: combinando turismo y Rock, no está mal jajjaja
      A ver si no tardas mucho y, por lo menos, te acercas a algún escenario desde abajo Hermano, que seguro que después de tanto tiempo lo echarás de menos…
      Un abrazo!!! Wassail!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.