Rush del 19 al 1

Hoy me voy a dar un capricho. Voy a hacer una de esas cosas que a los frikis nos gustan tanto: una lista de favoritos. Y para ello voy a utilizar a una de mis bandas favoritas, a mis amadísimos Rush, nada menos. Y no va a ser cosa sencilla para mí, que conste, llevar a buen término lo que me propongo, que es ordenar según mis preferencias los discos de Rush, del que menos me gusta al que más, porque todos, toditos, me encantan. La verdad es que, mientras estoy escribiendo esto, sólo tengo claras dos posiciones: la primera y la última; el resto irá surgiendo a medida que vaya escribiendo esta entrada, así que vamos a ello…

19. Snakes and Arrows (2007)

No es que no me guste, nada de eso, como todo álbum de Rush es preciso, inventivo e incluso arriesgado, pero le falta un toque emotivo que no echo de menos en otros discos de Rush. Quizá sea eso o que me pillara en un mal momento la primera vez que lo escuché, pero alguno tenía que ser el último, lo siento serpientes…

18. Vapor Trails (2002)

Es verdad que el remixed de 2013 lo mejora bastante, pero entre esa primera mezcla tan abrasiva y que era el primer disco de Rush en seis años tras las desgracias que sufrió Neil Peart, se nota que parece que están aprendiendo a ser una banda otra vez y eso pasa factura. Aún así tiene momentazos como Ghost Rider o el riff-tástico Earthshine.

17. Test for Echo (1996)

Definitivamente tampoco es el disco más memorable de Rush, aunque tiene canciones de la talla de Driven (el trabajo de Geddy Lee al bajo es memorable) o Half the World, no acaba de despegar del todo; en efecto, es como un eco de los mejores Rush.

16. Power Windows (1985)

Me da pena poner este disco tan abajo, pero algunos tienen que quedar por detrás de otros… Y es que me gusta mucho Power Windows, pero lo que viene es tan grande que no queda más remedio. Quizá sea el trabajo new wave más ambicioso de Rush y tanto sinte oculta las verdaderas y más poderosas armas del power trío.

15. Caress of Steel (1975)

Sabedores de sus enormes capacidades musicales, en este disco se lanzaron a lo grande al Prog más clásico y lo bordan, pero aún les quedaba una gloriosa carrera por delante que los habría de llevar mucho más lejos por esos derroteros que quería alumbrar esta caricia de acero.

14. Presto (1989)

Fue de los primeros discos que escuché de Rush, en cinta en el coche de un amigo, y le tengo cariño pero aún así no es de los que más he escuchado a lo largo de los años. Este disco marcó el final de una era en Rush y se nota el agotamiento: los ochenta terminaban y con ellos la historia de amor de Rush con los sintetizadores a tutiplén.

13. Rush (1974)

El único álbum que presenta al batería original John Rutsey, el debut homónimo de Rush es un gran comienzo y es fácil determinar por qué en el contundente ataque de proto-metal del disco. Todavía eran demasiado deudores de Led Zeppelin y el Blues británico y no habían encontrado su camino 😉 Pero Working Man ya alumbra lo que iban a ser.

12. Counterparts (1993)

Otro pedazo de disco con temas de la talla de Everyday Glory, Nobody’s Hero o Leave That Thing Alone (uno de mis instrumentales preferidos de Rush), que tuvo que lidiar con un tiempo difícil para las bandas de Rock clásico, pero que salió muy bien librado de esa batalla. Estuvieron está a la altura del desafío con algunas de sus canciones más heavies, oscuras y deslumbrantes.

11. Clockwork Angels (2012)

El último trabajo de estudio de los canadienses me dejó un magnífico sabor de boca y fue parido el mismo año que mi hija, así que le tengo especial cariño porque ahora mezclo sus melodías, basadas en ciencia ficción una vez más y con espectaculares arreglos instrumentales, con pañales y biberones.

10. Grace Under Pressure (1984)

Este disco supuso mi primer acercamiento a Rush a través de un vídeo que pusieron en Tocata o en algún programa de la tele de entonces: el tema en cuestión fue Distant Early Warning y supuso un flechazo instantáneo que dura hasta hoy. Es un disco que me encanta y que escucho muy a menudo.

9. Signals (1982)

Sólo por la colosal Subdivisions este disco ya merece la pena, pero si además le añadimos The Analog KidNew World ManThe Weapon, obtenemos un disco que supo aunar lo mejor de los 70 y los 80 con un definitivo asalto a la tecnología.

8. Permanent Waves (1980)

Rush pasó con confianza la página de los 70 para abrazar la nueva década, esencialmente preguntándose: ¿y ahora qué? El resultado es un álbum fluido que explora implacablemente nuevas rutas musicales, desde las canciones persistentemente cerebrales pero con su punto radiable como The Spirit of Radio y Freewill hasta obras maestras progresivas de parte a parte como Jacob’s Ladder o Natural Science.

7. Fly by Night (1975)

Segundo disco de Rush y el primero con el fabuloso Neil Peart ya integrado en la banda haciéndose cargo de las baquetas y la pluma, lo que terminaría de conformar uno de los mejores combos que ha visto el Rock. En muchos sentidos supuso el salto definitivo de Rush hacia adelante, el disco que los confirmó como una opción a tener en cuenta y los puso en la buena senda. No puedo dejar de citar la impresionante By Thor and the Snow Dog.

6. Roll the Bones (1991)

Rush entraron en la década de los 90 pisando fuerte, aún con los sintetizadores en la mochila pero tanteando nuevos y más guitarreros territorios sonoros, donde el gran Alex Lifeson, un poco relegado en los 80, vuelve a cobrar protagonismo con sus aceradas cuerdas, que macan de nuevo con fuerza las melodías, restando protagonismo a las teclas de Geddy.

5. A Farewell to Kings (1977)

Aquí los canadienses hacen malabarismos con una maestría musical asombrosa y desarrollan canciones intuitivas y poderosas. Por un lado tenemos temas de corte puramente progresivo épico como Xanadu y Cygnus X-1 y, por otro lado, exploraron su lado más simple y pegadizo (es un decir, claro) en canciones como Cinderella Man y, especialmente, en Closer to the Heart.

4. Hold Your Fire (1987)

Seguramente casi ningún seguidor de Rush pondría este disco tan alto en la lista de favoritos, pero resulta que fue el primer disco completo que tuve de ellos y eso, por supuesto, lo marcó como uno de mis favoritos pues fue este trabajo el que me enamoró por completo y haría que desarrollara mi pasión por la banda canadiense.

3. Moving Pictures (1981)

Para muchos el mejor disco de Rush y, sin duda, uno de sus trabajos más logrados. Influencia para innumerables músicos venideros, que verían en Tom Sawyer una nueva manera de desarrollar canciones, supuso, además, el mayor éxito comercial de Rush. Para más de un crítico, la obra maestra de Rush. A mí me parece un disco excelente, pero yo lo tengo un pelín por debajo de los dos que me quedan.

2. 2112 (1976)

Obra maestra del Rock Progresivo, la suite 2112 es un trallazo espectacular de 20 minutos de duración que se hacen muy, muy cortos. Fue el primer disco de Rush en figurar en los “Top Pop Albums” en Estados Unidos y alcanzar ventas de disco de oro en 1977, lo que lo convierte en su segundo disco más vendido. La cara B son cinco temazos inolvidables, a cual mejor

1. Hemispheres

Probablemente sea el disco más enteramente progresivo de Rush y mi favorito desde hace muchos años. Si la cara A con la suite Cygnus X-1 Book II: Hemispheres es ya absolutamente impresionante, la cara B no se queda atrás con Circumstances, The Trees y, la que probablemente sea mi canción favorita de RushLa Villa Strangiato (An Exercise in Self-Indulgence). Sin duda, para mí, Hemispheres es la obra maestra de Rush.

Ahí están, 19 discazos para que te regales los oídos en cualquier momento y descubras, si es no los conoces ya, a una de las mejores bandas de Rock del mundo. Ojalá tenga que ampliar esta entrada con un número 20 a no mucho tardar.

Si te ha gustado:

6 comments

  1. ¡Menudo reto! Para colocarlos todos por orden de preferencia es imprescindible haberlos escuchado todos, he de reconocer que no los conozco todos, sobre todo los últimos. Coincido contigo en mi canción preferida y en el mejor álbum (de los que conozco): “Hemispheres” y “La Villa Strangiato”. Su primera etapa, la más hardrockera y cercana al blues-rock me parece interesante, pero la que prefiero es la que viene después, la progresiva, con discos como “2112”, “A Farewell to Kings”, “Permanent Waves”, “Moving Pictures” y el mencionado “Hemispheres”, así que también coincidimos bastante aquí porque tú los colocas todos entre tus ocho preferidos. En la entrada que hice sobre “La Villa Strangiato” comentaba que Rush es una banda bastante singular, al menos en algunas cosas: son canadienses, triunfan en el progresivo cuando este estilo está empezando a entrar en decadencia y lo hacen con muchos elementos de hard rock algo que, al menos a finales de los setenta, no era muy habitual en este estilo. Un abrazo, Alex.

  2. Pues sí Raúl, los he escuchado todos muuuuchas veces, sin contar prácticamente todos los directos oficiales, que también tengo en mi colección.
    Tus discos favoritos suelen ser los más apreciados por casi todos los seguidores de Rush, y es que son geniales y quizá la etapa más interesante e intensa de la banda, para mí, en cualquier caso, imprescindibles.
    Y si te fijas, todavía hay una cosa más también bastante curiosa que ocurre con Rush y no con otras bandas similares de Rock o Prog clásico: a partir de los 90, cuanto más viejos se han ido haciendo, más duro y metalero se ha hecho su sonido; en vez de ablandarse o suavizarse, más caña meten jejjeje
    Abrazos Raúl!!

  3. Hola Alex. Qué buenos!!, nunca les había hecho demasiado caso. A raíz de tu publicación me puse a escuchar Moving Pictures y ahora no me los puedo quitar de encima.
    Reverdecen sensaciones escondidas, un auténtico placer escucharlos y leer esta estupenda y currada publicación.
    Saludos

  4. Hombre Nostromo!! Cuánto me alegra verte por aquí y, encima, que hayas redescubierto el Moving Pictures gracias a esta publicación: encantado de la vida jajjaja!!!
    Espero que entres de lleno en el universo Rush porque es fascinante: cada disco es diferente al anterior y hay calidad a raudales, seguro que lo disfrutas un montón.
    Un saludo!!!

    1. Alex, has de saber, que sigo entrando por aquí, y por otros sitios comunes, eso sí de puntillas y sin hacer ruido, escuchando y aprendiendo.
      Un saludo!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.