Quien es quien en Queen: John Deacon

En el mundo del Rock, como en la vida, hay personajes excesivos, estrellas y estrellados, malvados, geniales, buenazos, viciosos, ególatras… Y también, gente entrañable y auténtica, personas que vistas desde la otra orilla de la fama, parecen sentirse un poco incómodas con el papel de famoso y procuran pasar más bien desapercibidos, haciendo su labor lo mejor posible y dejar el estrellato a otros. Y esa es la sensación que siempre me causó el bajista de Queen, el gran John Deacon.
john-john-deacon-32342484-500-281
Quizá por ser el extremo opuesto a Freddie se llevaran tan bien. No lo sé. El caso es que tanto gente cercana a la banda, como grandes conocedores de Queen, afirman que la relación entre John y Freddie siempre fue especialmente buena. El uno tímido y retraído, el otro pura expresividad y efusividad. El Ying y el Yang. De hecho, fue Freddie el que le animó a mostrar al resto de la banda sus composiciones, pues Deacon no se atrevía, quedando de manifiesto una de las facetas más comerciales de Queen, pues John le proporcionó a la banda algunos de sus más memorables números uno.
Deacon fue el último en incorporarse a la banda. Después de probar a un montón de bajistas que llegaban atronando con sus instrumentos, al escuchar las líneas suaves y melódicas de John, no lo dudaron y lo incorporaron a Queen, cerrando la formación de uno de los combos más exitosos del Rock. De todos modos, según el mismo confesó en su día, John no estuvo seguro de que tuvieran algo realmente bueno entre manos hasta el tercer disco, Sheer Heart Attack.  
 
Su timidez y postura en el escenario fue siempre la del bajista proverbial. No se apartaba casi nunca de la batería de Roger, reforzando la imagen de la poderosa base rítmica de la Reina, y muy rara vez se acercó a un micrófono para cantar o dirigirse al público, cosa que los otros tres componentes de Queen hacían a menudo. Su puesto era indiscutible, pero casi invisible. 
 
Y tanta fue su aportación a Queen que de sus manos salieron algunas de las canciones más exitosas de la banda, como Another One Bites the Dust (con una línea de bajo legendaria), que se convertiría en el single más vendido de Queen en todo el mundo por encima incluso de Bohemian Rhapsody, o I Want to Break Free, otro de los pelotazos de los británicos. Mención aparte merecen las líneas de bajo de Under Pressure, otro gran éxito debido en parte a esa reconocible melodía que se sacó Deacon de la manga, y la de la cañera Dragon Attack, una gozada. 
 
Y llegados a este punto me gustaría destacar un aspecto único que ha caracterizado a Queen: son el único grupo formado por cuatro componentes en la historia del Rock en el que cada uno de sus miembros ha aportado, en algún momento, un tema líder en ventas. No es moco de pavo. 
 
Y, al margen las ventas, mis favoritas suyas son Spread Your Wings (quizá también una de mis preferidas de Queen en general), Misfire y You and I. También tengo que mencionar la entrada y acompañamiento de The Millionarie Waltz, que me parece una línea increíblemente chula, aunque la canción la firme Freddie.
 
 
Y como en Queen nadie da puntada sin hilo, hay que atribuir al ingeniero eléctrico John Deacon la invención del Deacy Amp, un amplificador diseñado especialmente por Deacon y que utilizaron Brian May y él con sus respectivos instrumentos. Además, siempre fue la cabeza financiera de Queen y, de hecho, cuando sus compañeros comprobaron lo bien que se le daba el tema a John, delegaron en él todo lo que tenía que ver con los temas pecuniarios de Queen, al menos al principio, cuando fueron relativamente manejables. 
 
En cuanto a la postura actual de John Deacon frente a los Queen de May y Taylor, creo que ya ha quedado claro que me parece la más acertada. Queen sin Freddie no son posibles, es inútil tratar de mantener con vida algo que no tiene sentido. Me parece perfecto que hagan películas y recreen los viejos temas en musicales y donde les apetezca, pero tratar de sacar material nuevo con un nuevo cantante no creo que sea lo más correcto. 
 
 
Y en ese sentido, John ha demostrado ser el más coherente: es multi millonario y tiene seis hijos, que mejor retiro que disfrutar de todo ello tras años y años de patear escenarios por medio mundo. 
Si te ha gustado:

9 comments

  1. Coincido contigo en Spread your Wings Alex. Sin duda junto con Freddy, artífice del fulgor de la reina pero siempre desde la sombra, salvo en los 80 cuando se dejo ese pelo rizado que daba asco verlo jajajaja.
    No voy a discutir el dato pero Kiss también aportaban canciones los cuatro aunque no se si los compuestos por cada uno de ellos llegaron a ser grandes éxitos. Y en los Beatles, Ringo creo que solo firmo un par de temas que no son de los más conocidos.
    Esta claro que en Queen las personalidades de sus miembros quedan de manifiesto en sus composiciones.
    Un saludo y buen finde.

  2. La fama debe ser como el poder, una vez que se conoce nadie quiere vivir sin ella, como si su pérdida provocara síndrome de abstinencia; debe ser porque, en el fondo, son asuntos que están muy relacionados. Ese dicho de "si quieres saber como es fulanillo, dale un carguillo", es perfectamente aplicable al ámbito del éxito musical. Me imagino que esa deber ser la razón por la que gente con mucha carrera musical a sus espaldas, muchos años y mucho dinero quiera seguir en el candelero. Me parece muy bien que Deacon sea crítico con la postura de sus compañeros; una cosa es que el que es músico lo sea toda su vida y otra, bien diferente, es querer seguir como si el tiempo se hubiera detenido. Ya sabes que soy un anticuado en cuanto a gustos musicales pero también es verdad que siempre desconfío un poco cuando se trata de ir a ver en directo a las viejas glorias del rock, porque la juventud y la energía que se necesitan para ello es algo evidente; en general prefiero ir a ver a gente más joven y de calidad, aunque me cueste encontrarla. Saludos, Alex.

  3. Buah, ese pelucón de la época del Works era de lo peor jajajja ¡¡Qué chungos fueron los 80's para algunas cosas relacionadas con la moda!!
    Lo del dato de los grandes éxitos, hace referencia a que cada uno de los componentes de Queen aportó, al menos, un número uno en el Billboard, luego yo creo que hay muchas bandas en las que todos sus miembros aportan temas más o menos elaborados, pero no con tanto éxito de ventas…
    Un saludo Salva!!

  4. Ese es el problema que le veo yo a May y Taylor: pretenden continuar una historia que sin Freddie es imposible… Me parece perfecto que, como músicos (y buenos además), no quieran dejar sus carreras musicales, pero pretender hacerlo como cuando tenían 20 ó 30 años menos, pues puede resultar hasta patético. Lo de resucitar a los grandes dinosaurios tiene sus peligro y, aunque a muchos nos pueda resultar muy atractivo, se corre el peligro de destrozar una leyenda. Me pasa, por ejemplo, con Genesis: me encantaría verlos reunidos, pero sé que es imposible que repitan el esplendor de los 70. Y para casos patéticos de abuelos 'colgados' de los escenarios y la fama, pues cada vez más…
    Como bien dices, hay que dejar paso a los jóvenes y que nos hagan disfrutar con cosas nuevas y frescas más allá de los tributos.
    Long live rock and Roll!!!
    Saludos Raúl

  5. "que nos hagan disfrutar con cosas nuevas y frescas más allá de los tributos" jajajajaja los tienes atravesados y eso que cada día están más de moda este tipo de formaciones. Bien hasta cierto punto las bnadas tributo a los grandes como Dire Straits, Floyd, Purple etc, etc, etc, pero bandas tributo a Fito y Fitipaldis, con mis respetos a la banda del bueno de Cabrales, me parece de risa.

  6. Coincido con Salva en lo de los tributos, es encomiable versionar a Bach, Bethoven, vivaldi, pero que sentido tiene hacerlo a Sabinas, Heroes del Silencio, quizás sea parte del negocio en el que muchos de nuestra generación que no les ves en ningún concierto de grupos actuales , se apuntan a ir a escuchar versiones nostálgicas de su juventud… y es quizás esa nostalgia la que le afecte al bueno de Mai y al guapo de Tailor a la hora de revivir a su monstruo …es loable la postura de este ingeniero que sin duda ha preferido aprender más cosas de la vida enseñando a sus hijos a hacer pequeños inventos con cajas y potenciometros…
    Esta claro que era él, el que llevaba el bote cuando salian de marcha y el que se encargaba de llamar al taxi (o al jet privado) para que recogiese en estado lamentable a los otros..saludos y gracias por tu labor pedagógica….no se que papel exactamente ponerle en la película de Clint: el timido…

  7. jajjaja es verdad Salva, lo de la moda 'tributaria' me pone de los nervios… ¡¡Qué le voy a hacer!! Y conste que nunca me había parecido mal hasta que empecé a darme cuenta de la enorme cantidad de chavales jóvenes que empiezan con una banda y se quedan en eso, en los tributos y las versiones; algo que, como bien sabrás porque lo habrás hecho mil veces, es habitual cuando una banda empieza: fijarse en sus héroes y emularlos, pero de ahí a que todo sea tributar, pues va un trecho, ¿no? Y encima eso, si empezamos a rendir homenaje a todo el que saque un número uno en los 40, pues apaga y vámonos…

  8. Pues si Vidal, es fácil imaginarse a Deacon recogiendo los despojos de las fiestas y pagando las cuentas… Famosa es la anécdota esa que cuenta que Freddie jamás llevaba dinero en efectivo: un periodista le preguntó si era cierto y él, con su sorna habitual le contestó: "Por algo soy una jodida estrella de Rock, cariño". Genio y figura. Pero detrás tenía una corte, claro, de ayudantes y asistentes que, por otra parte, se podría permitir. En fin…
    Y en cuanto a los tributos, las nuevas bandas que hagan alguno, claro que sí, pero que luego se dediquen a trabajarse nuevas canciones, que no se puede mirar siempre al pasado, leñe…
    saludos!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.