Quien es quien en Queen: Brian May

“Tenía 30 libras en el banco cuando empezamos y probablemente era mucho más feliz que ahora”. Eso dijo Brian May en una entrevista que concedió a Mojo Magazine hace unos años. Es curioso que una de las estrellas del Rock vivas más respetadas (y más ricas) del mundo se descuelgue con una declaración tan esclarecedora de su carácter. Porque Brian es como sus canciones, un tanto tristón, amable y bueno, pero tendente a la depre, y con un punto melancólico que, en ocasiones, roza lo almibarado. Pero así es él, uno de los guitarristas más respetados e influyentes de la historia del Rock, componente de una de las mejores bandas de todos los tiempos. Si Roger ponía el punto canalla, malote, el papel de Brian has sido siempre el de buenazo, además de constituir, junto a Freddie, el gran tandem compositor de Queen.
 
Brian May
Pero es que, además, de tocar muy, pero que muy bien, la guitarra, el futuro doctor en Astrofísica, fue capaz de construir, junto a su padre que era ingeniero, su propio instrumento, la Red Special, con la que grabó todos los discos de Queen y cuyo sonido es inimitable. Hace ya tiempo le dediqué un post a cómo construyó Brian su guitarra, pinchad en el enlace si queréis saber como se hizo su Red Special.
 
Queen tuvo la merecida fama de ser una de las bandas más fiesteras y excesivas del mundo, las bacanales en el backstage y las excentricidades de todo tipo fueron algo común durante la época más dorada y más loca de la banda. A pesar de todo ello, Brian supo mantenerse siempre un tanto por detrás de todo ello, sin tomar drogas ni beber en exceso. Más bien, como él mismo dijo, “la cagué con el sexo casándome en el peor momento, al principio de todo”, y tratando de ser un buen marido y un padre ejemplar para sus hijos, lo cual también tiene su mérito estando rodeado de tanto vicio.
 
 
En casi cualquier lista de mejores bandas y guitarristas de Rock de todos los tiempos, es casi seguro que, entre los primeros puestos, aparecerán Queen y Brian May. Con la misma rotundidad se puede afirmar que la crítica musical especializada los ha machacado una y otra vez desde sus inicios, provocando en ellos el sentimiento de que para triunfar entre el público, debían evitar ser aclamados por esa misma crítica. Algo que superaron, lo de los críticos, a base de exitazos de ventas millonarios, de los que gran parte de culpa tuvo siempre Brian.
 
Todos los componentes de Queen eran, y son, buenos compositores, pero el peso de la creación recayó sobre todo en Freddie y Brian, quien además solía (al igual que Roger) cantar uno de sus temas en cada disco. Una especie de descanso para el solista y, a la vez, una demostración de capacidades de cada uno como cantante, lástima que Deacon no se lanzara nunca a demostrarnos sus habilidades cantoras. Y en cuanto a Brian, sin ir sobrado de potencia, si que tiene un tono agradable, algo melancólico y soñador, lo mismo que sus canciones.
 
Y hablando de canciones, algunos de sus más sonados éxitos como compositor fueron la archi-conocida We Will Rock You, Tie Your Mother Down, Who Wants To Live Forever?, Keep Yourself Alive o la maravillosa Save Me. Como cantante solista además, yo particularmente me quedo con Some Day On Day, ’39 y Sleeping In The Sidewalk. No me puedo resistir a mencionar la cursilada, tan propia de él, de dedicarle una preciosa balada “a la hermana que nunca tuvo”, con la maravillosa Sail Away Sweet Sister.  
 
Y todo ello pese a que, al principio, con unos todavía inseguros Queen, Brian estaba más pendiente de sus estudios que de la música; de hecho terminó sus estudios con las máximas calificaciones en los cuatro años de ciencias, una licenciatura en Físicas y un post grado en astronomía, aunque dejó pendiente su tesis doctoral sobre Movimientos del Polvo Interplanetario. Con un par. Más tarde, le pudo la pasión por la música y, por fortuna, decidió dedicarse en cuerpo y alma a Queen.
 
Con su instrumento era (y supongo que seguirá siendo) muy meticuloso a la hora de grabar: según cuentan sus compañeros, se podían pasar la noche entera esperando a que Brian puliera sus solos y los encajara nota a nota en la canción que fuera, lo mismo sucedía con los acompañamientos y las orquestaciones y coros. Hace no mucho leí que todos sus solos y acompañamientos se pueden transcribir a partitura con una exactitud que asusta, supongo que en parte debido a su natural tendencia científica y, en parte, a sus excelentes cualidades como músico.
 
 
Su estilo y sonido son tan particulares que se puede decir que son únicos, de tal modo que intentar emularlos es sonar a Brian May, o lo que es lo mismo, a Queen. Este característico sonido viene determinado tanto por la personal manera de tocar de Brian, como por su Red Special, los amplificadores Vox o la moneda de seis peniques que usa siempre como púa
En cualquier caso, Brian es sin duda uno de los grandes artífices del sonido Queen, aunque en los últimos tiempos esté, según mi parecer, tratando de resucitar o mantener con vida un cadáver que lleva tanto tiempo muerto como Freddie Mercury. Tanto él como Roger han creado un Frankenstein que anda suelto aterrorizando a muchos, aunque en el fondo sus intenciones sean buenas. En mi opinión debieron dejarlo dignamente en su momento y no salir de gira con el nombre de Queen añadido al de un triunfito americano.
 
Para terminar, no puedo dejar hacer mención de la carrera en solitario de Brian que, además de cinco discos firmados con su nombre que, sin llegar a la calidad de los que grabó con Queen son bastante meritorios, sobre todo Back to the Light; ha participado a lo largo de su vida en infinidad de proyectos que sería largo y tedioso de listar, pero que dan brillo a una carrera sólo empañada por el empeño en mantener Queen sin el imprescindible Freddie.
Si te ha gustado:

8 comments

  1. De esos muchos proyectos paralelos que comentas está el de productor. Recuerdo que en los 80, en mi e´poca más radical de heavy Metal boy Heavy Pettin hacían mis delicias con su primer disco producido por el señor May.
    Buena entrada que para los neofitos en el tema será muy interesante descubrir algunos de los detalles que cuentas. Me ha hecho gracia lo de que se equivocó en el tema del sexo jajajajaja, anda queeeeeee, las que tuvieron que liar.
    Un saludo

  2. ¡¡A mi también me encantaba ese disco de Heavy Pettin!! Y con el de la bandera también disfruté lo mío… Lo que no sabía era que May fue su productor, desde luego la lista de cosas que ha hecho el sr. May es interminable…
    Las fiestas de Queen tuvieron que ser auténticos desmadres, recuerdo haber leído acerca de una, cumpleaños de Freddie, que fletó un Concorde para sus invitados y que la fiesta durante y a la llegada fue de órdago, ¡¡que pena no haber estado en alguna jejeje!!
    Saludos!!

  3. Me ha gustado mucho como lo has retratado, haciendo hincapié en sus valores humanos y en su manera de entender la vida y la profesión; creo que es el tipo de análisis que ayudan mucho a comprender por qué hay grupos que se han mantenido tanto tiempo en el estrellato, salvando todo tipo de obstáculos, zancadillas, celos y problemas de convivencia. Se me ocurre, leyendo tu entrada, que tal vez la inteligencia y el carácter más calmado de Brian May actuaron como punto de equilibro para el grupo; en medio de tanta fiesta loca y tanto desmadre, siempre hace falta alguien un poco más sensato. En cuanto a sus valores musicales, creo que tiene poquita voz y que le cuesta un poco, a pesar de que su voz es agradable (mira por ejemplo, el primer vídeo que has puesto, con esa preciosa guitarra de doce cuerdas, en algún momento la voz no le da). Como guitarrista es excepcional, ese sonido que tiene a mí siempre me ha cautivado, como muy sensible y, a la vez, duro, es fabuloso. Saludos.

  4. También yo creo que el carácter de May contribuyó a hacer más llevadera la convivencia entre tanto ego. Siempre digo que las bandas que más éxito tienen suelen ser las que se han mantenido más tiempo con formaciones estables, algo que les hace conocerse bien y engrasar mejor sus composiciones e interpretaciones, pero claro, para eso hay que estar a la altura en lo personal, algo que muchas veces es complicado.
    Desde luego Brian es un guitarrista magnífico, con composiciones maravillosas, pero igual de cierto es que como cantante se queda cortito, pero claro, ¡¡tenían a Freddie!! De todas formas, ya me gustaría a mi cantar como él, jejjeje
    Saludos Rául

  5. De siempre la voz de Brian me ha parecido muy bonita, muy cálida de escuchar, la destacaria en She Makes me….y de entre sus composiciones me kedaria sin lugar a dudas con White QUEEN y The Prophet Song….de sus solos con todos!…jeje…si es k es un grande!!!..(el otro día me pase un pokito con el..jeje)

  6. Llevas razón, es una voz cálida y muy agradable, pero claro, la comparas con el torrente y la versatilidad de Freddie y se queda en bragas el pobre Brian jejeje Eso sí, échale un galgo con la guitarra… De siempre me puso los pelos de punta el mini punteo de la entrada de Dead on Two Legs, por poner un ejemplo de como decir mucho con pocas notas. ¡¡Es un puto genio de la guitarra!!
    Saludos

  7. Valla con el Bueno (ja ja ja)parece una peli de Clint….
    Bromas aparte yo también, si tuviese mucho dinero me compraría su Red Special, pero me conformaría con haber recibido en uno de sus conciertos un monedazo de seis chelines en el ojo…
    Por cierto que este de noche las debía encandilar con sus procelosos viajes estelares y entre polvo y polvo galáctico, enseguida se hecho novia……ya decía yo, que tenia que además de aprender a tocar bien la guitarra tenia que haberme comprado un telescopio, y a lo mejor ya tendría una hija de 18 años y no de 7 como la que tengo, que me evitase en los conciertos…ja,ja,ja saludos y muy buena la historia de la Red, se la contare a una amiga pastelera para que le haga una tarta tipo red velvet….

  8. Pues lo cierto es que, desde hace muchos (pero muchos) años, la prensa musical inglesa ha sacado bastantes artículos acerca de Queen diferenciando mucho los caracteres de cada uno de ellos. Lo normal en una banda es que cada uno sea de su padre y de su madre, como todo el mundo, y los conflictos estén a la orden del día, pero no es menos cierto que en Queen esas diferencias estaban muy marcadas.
    Ese Brian astrólogo, con su voz acariciante, tocando baladitas al oído… Pues normal jajjaja, novias a tutiplén!!!
    La historia de la Red es fascinante: como consiguió lo que quería fabricándolo con sus propias manos. Genial.
    Saludos Vidal!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.