Quien es quien en Pink Floyd: Richard Wright

Tras las figuras de más relumbrón de Pink Floyd, les llega el turno a los componentes que se mantuvieron en la sombra, casi ocultos tras la fuerte personalidad de Roger Waters y el esplendoroso físico de David Gilmour, que ocupaba la escena con su guitarra y voz, a pesar del tipo alto y nervioso del bajo. Los dos componentes obligados a estar sentados tras sus instrumentos también contribuyeron a crear la leyenda, pero su presencia siempre estuvo un tanto por detrás de las de sus compañeros. Hoy nos ocupamos del otro gran autor del sonido Pink Floyd, el creador de la atmósfera sonora que envuelve cálidamente al resto, el Dandy de los teclados, Richard Wright, con su Farfisa y su Hammond.

Richard Wright

Fue miembro fundador de The Pink Floyd Sound junto a Waters y Mason, pero también se convertiría en el primer miembro en salir de la banda, debido a sus encontronazos con Roger, quien acabó expulsándolo en dos ocasiones. Algo que, durante la gira de The Wall, le ahorraría unos cuantos de cientos de miles libras, pues al ir como músico contratado y no participar en la desastrosa financiación de aquellos conciertos (concebidos para la tecnología de 20 años después), le evitó las pérdidas millonarias que sufrieron sus compañeros. 

Al principio fue la segunda fuerza motora de los Floyd junto a Syd, aportando composiciones y cantando en muchos de los temas del Piper y su estela sigue firme durante los dos o tres discos posteriores, hasta que Waters impone sus tesis y ‘democratiza’ la composición de los temas, al menos sobre el papel, porque su influencia es claramente notable (y memorable) en todos los discos de Pink Floyd. Cómo olvidar The Great Gig in the Sky, Us and Them, la increíble atmósfera de Shine On You Crazy Diamond o las maravillosas resonancias de Echoes

Rick fue el creador de texturas y atmósferas, algo novedoso en un teclista de los primeros 70, en los que el encargado de las teclas de una banda de Rock Progresivo era casi la estrella principal y su sonido tendía a destacar por encima del resto, véase si no a ELP o Yes, donde la técnica y la pericia de Emerson y de Wakeman eran sellos distintivos. Wright concibió para su grupo un sonido envolvente y delicado, etéreo en ocasiones, superponiendo capas de varios instrumentos de teclados diferentes y cuajando, en muchas ocasiones, las ideas y conceptos de sus compañeros en hechos musicales concretos. Era el único miembro de Pink Floyd con estudios musicales serios y eso se nota, como también se nota su preferencia por el Jazz.

Rick durante el rodaje del Live at Pompeii
Para mi, y me consta que para muchos otros seguidores floydianos, los discos de Wright en solitario son los mejores que cualquier otro miembro haya hecho al margen de Pink Floyd y quizá sea porque Waters suena demasiado a Waters y Gilmour a Gilmour, pero es que Rick suena a… ¡¡Pink Floyd!! De los dos discos que grabó en solitario el que más parabienes se ha llevado siempre es Broken China, pero mi favorito es Wet Dream (al que en su día le dediqué una entrada), un disco que me gusta especialmente. 

Otra de las aportaciones personales de Rick al universo Floyd es el cambio en la orientación gráfica que le pidió a Storm Thorgerson para el diseño de la portada  de The Dark Side of the Moon, aconsejándole que la hiciera sencilla y sin “fotos extrañas”, lo que vino a dar con el icónico prisma reconocible para medio mundo (incluso para mi hija de dos años y medio).

Quizá no fuera el teclista más técnico del mundo del Rock ni el más rápido, pero le sucede lo mismo que a Gilmour con la guitarra: sin necesidad de alardes ni florituras estilísticas, fueron capaces de encontrar un sonido único y maravilloso que convirtió a Pink Floyd en la leyenda que conocemos.

Con el tiempo, un poco harto de la vida pública y la constante exposición como estrella del Rock, Richard se retiró a una casa que compró en una isla griega y se dedicó a navegar en su yate volviendo en contadas ocasiones a subirse a un escenario. 

La ansiada reunión ya no podrá realizarse nunca, no sin Richard, que nos dejó en 2008 y navega ahora por las nubes de un Río sin Fin.

Rick en concierto, tras Roger

PS: Para aquellos que deseen consultar la equipación que usó Richrad Wright en todas sus grabaciones y giras está disponible este documento en el que se da cuenta de los diversos instrumentos que fue utilizando a lo largo de su carrera. 
Si te ha gustado:

5 comments

  1. ¿Sabes una cosa? Me he alegrado un montón de leer tu entrada, porque ya ni me acordaba de los discos en solitario que mencionas de Richard Wright, así que voy a ponerme con ellos en cuanto pueda. Es verdad que vagamente lo recuerdo con un sonido muy a lo Pink Floyd. Yo diría que Wright era el "currito" del grupo, como un albañil que rellena con argamasa todo lo que los demás construyen para que no se caiga o como el fontanero que pone en orden las tuberías y consigue evitar las inundaciones. Él equilibraba el torrente creativo de otros y conseguía que todo sonara con coherencia. Buen fin de semana, Alex.

  2. Totalmente de acuerdo en como describes la labor de Rick en Pink Floyd, Raúl: un currante que le da formato y coherencia a la labor de los otros, haciendo que todo cobrara un sentido, el firme telón de fondo sobre el que se proyectan las ideas de los demás… Está claro que sin él tampoco hubiera habido Pink Floyd…
    Por otra parte, me alegra mucho que mi entrada te haya hecho recuperar los discos de Wright, que a mi me parece que son una maravilla los dos, aunque como ya digo, prefiero el primero. ¡¡Re-disfrútalos!!
    Saludos

  3. Es curioso como mucha gente cree (sin haber profundizado lo suficiente) que Pink Floyd son un grupo muy orientado a las drogas, cuando en realidad eso es un sambenito totalmente injustificado que se les impuso por el corto periodo en que Barrett estuvo en la banda. No vamos a tacharlos tampoco de santos que no probaron un porro en su vida, nooo, pero no dependieron ni abusaron demasiado y ahí quedan las pruebas a lo largo de los años…

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.