Quien es quien en Led Zeppelin: John Paul Jones

Si atendemos a los tópicos rockeros, los baterías son los tipos más extravagantes y alocados de la banda, los guitarristas y cantantes los más narcisistas o estrellas y luego, especie aparte, tenemos a los bajistas: tipos serios y concentrados que realizan su callada labor en la sombra, sin hacerse notar mucho, pero sin los cuales el grupo quedaría sin uno de sus pilares fundamentales. Porque el bajo, ese instrumento que parece menor, que destaca muy pocas veces, que no suele tener papel protagonista, es aunque no lo parezca fundamental para dar cohesión, firmeza y melodía al grupo. Es realmente importante contar con un buen bajista, el mejor posible, un bajista como John Paul Jones

Como contaba la semana pasada, el primer ensayo de lo que luego sería Led Zeppelin tuvo lugar en una pequeña y atiborrada habitación de una tienda de discos de Gerard Street en Londres en 1968. Allí se presentó Jimmy Page con un bajista de estudio para ver que tal encajaba con los otros dos compinches que se había buscado en Birmingham, Robert Plant y John Bonham. El primer tema que tocaron, a propuesta de Jimmy, fue Train Kept A-Rollin, que en un principio John Paul no conocía. Page le indicó “es fácil sólo hay que pasar de Sol a La”, marcó el ritmo ¡¡y la habitación estalló!!


Puede que la figura del bajista de los Zep parezca quedar en un segundo o tercer plano, incluso, por detrás de las evoluciones de Page y Plant en el escenario y la poderosa presencia de Bonzo en la batería, pero el inimitable sonido de la banda sería imposible sin el enorme talento de este dotado músico que, además de dominar el bajo a la perfección con un estilo único, metía teclados, mandolina, flauta, banjo… Y también arreglaba canciones con una habilidad que para sí querrían los mejores productores.

Sus más que sobradas capacidades musicales le venían de familia: nació en una cuyos padres se dedicaban profesionalmente a ella y su destino parecía estar encaminado a ser un músico de sesión, tras haber debutado al piano con solo seis años. De hecho, antes que para Led Zeppelin, puso lineas de bajo en el estudio para Jeff Beck, Rod Stewart o los Rolling Stones, entre otros grandes nombres. Y de tanto ir de estudio en estudio, se cruzó en más de una ocasión con otro músico de sesión que cambiaría su vida al subirlo al carro de Led Zeppelin; evidentemente, ese otro músico era Jimmy Page.

Led Zeppelin empezaron su ascenso triunfal en los USA. Al principio de su carrera, mientras en Inglaterra se veían abocados a tocar en pequeños locales y pubs y sus larguísimas melenas y estilismo eran duramente criticados, en los States eran considerados como los mesías del nuevo Rock. Y fue ese gran éxito el que los llevó a cometer durante los dos o tres primeros años de su trayectoria la mayoría de las salvajadas por las que más tarde fueron conocidos, una vez que se convirtieron en leyendas urbanas con diferentes grados de verdad. El alcohol y las drogas fueron una constante entre los componentes de Led Zeppelin y en alguna ocasión podrían haber terminado con la banda si la figura de John Paul Jones no hubiera estado ahí, era quien mantenía al grupo unido y permanecía en la sombra.

Y no es que el bajista fuera menos juerguista o no participara en las auténticas bacanales que se organizaban allá por donde Led Zeppelin pasaban en los años 70, pero sí que supo, una vez más, no destacar por sus excesos o gamberradas como sus compañeros, cuyos desmanes eran aireados con profusión por la prensa, la policía y las asociaciones cristianas como inspirados por el mismo diablo. Fuera suerte o maña, el caso es que John Paul quedó para la historia del Rock como el ‘niño bueno’ de Led Zeppelin, algo que tampoco es cierto, pero que incluso le ‘salvó’ de ser señalado como adorador de Satanás.

Son memorables las líneas y riffs de bajo que creó para temas como Whole Lotta Love, Black Dog o Ramble On. También sabía llevar los temas más blues de Led Zeppelin con una maestría inigualable y para ejemplo tenemos el I Can’t Quit You Baby. Y, por supuesto, fue el responsable de todos los teclados que suenan en los discos de Led Zeppelin. Junto con Page fue el miembro de la banda con mejores dotes musicales, técnicamente hablando.

En lo personal, al parecer, su fino humor típicamente inglés era uno de sus rasgos más característicos y, por lo visto, temible también cuando quería. Pero su gran pasión, además de la música, siempre fue su familia, aunque ello tampoco fuera óbice para participar en las orgías repletas de groupies que la banda patrocinó en sus primeros tiempos.
Si te ha gustado:

8 comments

  1. Otro músico en la sombra como tantos otros. Cierto eeo que dices de los bajistas aunque ahora parece que se la gente tiene mayor percepción de su labor. Hay un chiste entre los músicos que a los bajistas no les hace mucha gracia.

    Ponemos un billete de 50€ en el centro de un campo de fútbol.
    En un corner ponemos a un pianista.
    En otro corner ponemos a un batería.
    En otro ponemos a un bajista bueno.
    En el último a un bajista malo.

    ¿Quien cogerá antes el billete?

    El bajista malo…..el pianista por menos de 100€ no se mueve. el bateria entre que le explicas que esta en un campo de futbol, qué es el centro y demás… no llega, y el bajista bueno sencillamente no existe.

  2. Muchas veces lo que diferencia a los grandes grupos de los normalitos son los "tapados", porque son los que mantienen el equilibrio entre tanto "galáctico", dan cohesión y hacen equipo. Lo verdaderamente difícil es encontrar un tío equilibrado, que capte a la primera el estilo del grupo y que, además, sea buen músico. Aparentemente Led Zeppelin era un grupo con una instrumentación muy básica, pero lo cierto es que no era así, en muchas canciones aparecen otros instrumentos que solían ser tocados por este gran multinstrumentista. El chiste de Salva seguro que lo inventó un guitarrista, porque es el único no corre tras el billete de 50 euros, jajaja. Saludos Alex.

  3. Jajjaja ¡¡pobres bajistas!! Pues fíjate, a mi desde bien pequeño me gustó el bajo e incluso el intento que hice (y hago de cuando en cuando) de tocar un instrumento fue con él. De hecho tengo uno desde hace años… Por supuesto, nunca sería bueno tocando pues mi talento musical es más bien escaso por no decir nulo, así que me aplico el chiste jajjaja
    Saludos Salva

  4. Y ahí tenemos a grandes bajistas que han dado ejemplo de ello aparte de John Paul Jones, sin ir más lejos, John Deacon de Queen o John Entwistle de los Who… Bueno, y tantos otros… La verdad es que me he puesto a pensar y me salen muchos buenos músicos que hicieron su labor como bajistas tanto dentro de sus grupos como músicos, como fuera como personas encargándose de cohesionar a los distintos miembros.
    Puede que este tema hasta diera para un post…
    Saludos Raúl

  5. Actualmente dentro de los bajostas hay bastantes virtuosos, pero en nuestros añorados 80, el que tenía un sonido más caracteristico y que siempre era elegido como el mejor bajista en en el rockferendum de la revista heavy rock era Steve Harris que creo que nos mostró a muchos que un bajo era mucho más que, bum, bum, bum. De aquella época recordamos discos inolvidables pero si hablamos de judas el primer nombre que nos viene no es el de Ian Hill, y si nos referimos a Scorpions ¿alguien diria en primer lugar el nombre de Francis Bus….? Joder ni siquiera se como se escribe. Mención a parte se merece el bajista de Bon Jovi que creo que nadie sabe ni como se llamaba jajajaja. Por ciert, hay una parodia buenísima sobre se le puso el nombre a la banda y se hace un chiste sobre el bajista y el teclista, que ni el el propio Bon Jovi sabe como se llaman. Os la dejo por si ni la habéis visto aunque en su día la puse en el blog.

    https://www.youtube.com/watch?v=dxyiHOtytaU

  6. Si si!!! Me acuerdo de cuando pusiste ese video jajjaja Muy bueno!!! Me encanta cuando se ríen de si mismos y se dejan de estrellatos…
    Desde luego, el bajista que hizo que me comprara el bajo y le dio entidad real para mi fue Steve Harris, me encantaba hacer 'Air Bass' cuando escuchaba Iron Maiden jejjeje Se habla mucho de las 'cabalgadas' guitrarreras marca Maiden, pero sin el bajo de Harris por detrás llevándolos en volandas, otra cosa serían.
    Como decía más arriba, igual le dedico un post (por lo menos) al tema de los bajistas 'olvidados'.
    Saludos y gracias por comentar Salva!!

  7. Cuatro cuerdas, frente a seis y encima suenan parecido a una bateria es increíble la comunión que existe entre los instrumentos, en el fondo se trata de una extraña metalmorfosis ,animo Alex y dale al bajo carajo…
    Es curioso he empezado por la bateria, he seguido por el gutarrista , continuado con el cantante y he acabado con el bajo, ja,ja que grande

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.