Psichobilly, un breve acercamiento

Corría el año 1987 y yo cursaba mi primer año en la universidad. Por aquel entonces, estaba viviendo en una pequeña residencia de estudiantes en la que compartí penurias y alegrías con unos 20 chavales de procedencia variada, todos en diferentes cursos y carreras. Yo fui de los primeros en llegar y para cuando esta historia comienza la residencia estaba ya casi al completo de su capacidad. Un buen día de aquel inicio de curso, los cuatro más golfetes que ya habíamos hecho piña, nos encontramos con un recién llegado en el salón de la resi que nos sorprendió por su aspecto: tupé, patillas enormes, zapatos con alzas negros y blancos acabado en punta, pantalón pitillo, camisa solapón, actitud desafiante… Todo un rockabilly en carne y seso…

Teddy Boys

Aunque en aquel primer encuentro no lo supimos, claro está, el grupo estaba cerrado. Vicente, que así se llamaba el rockabilly, fue el quinto en discordia que venía a completar un variopinto grupo de estudiantes que resultó ser una bomba de relojería y con los que viví algunas de las experiencias más salvajes, surrealistas y peligrosas de mi vida. Pero esas son otras historias que quizá deban ser contadas en otra ocasión. 

Eramos un grupo con intereses y aficiones muy diferentes, pero que por algún extraño motivo nos convertimos en inseparables durante un par de años. Eso sí, Vicente y yo teníamos una pasión común: la música, el Rock. Y aunque teníamos gustos dispares, cada uno introdujo un poco al otro en su mundo: yo el Metal y el Prog, Vicente el Rockabilly. De hecho, tanto él como yo, cuando salíamos a esplotear la noche, llevábamos a los otros a los garitos más acordes con nuestras respectivas ‘tribus’.

Fue en una de esas noches, en un bareto lleno de rockabillys en el que Vicente estaba a sus anchas, cuando apareció un grupo de chicos y chicas con un inquietante aspecto; sí, se parecían a Vicente en muchos detalles pero eran más, cómo decirlo, modernos o siniestros, más punk… Cuando mi amigo les puso la vista encima me miró y dijo, no se me olvida, “¡¡ostia, psychobillys!!”, con un tono de alarma que, en principio, no entendí. A la mañana siguiente, con un ojo morado y las costillas doloridas, ya sabía porque Vicente se había puesto en guardia. No sé cómo ni por qué exactamente, pero al rato de hacer su aparición los psychobillys, se lió una en el bar que ni en las pelis de vaqueros, de hecho tuvo que llegar la poli para parar la gresca y, aún así, fue tal la pelea que hasta apareció en el periódico, como Vicente, todo orgulloso, se encargó de hacernos saber. Que yo sepa no me peleé con nadie, pero igualmente recibí más de un golpe, como mi dolorido cuerpo se encargó de recordarme.

Es curioso, pero aquel fue el principio de mi relación con el Psychobilly, un estilo a medias entre el Rock clásico, el Punk y sus toques de Metal (aunque eso no les guste demasiado oírlo), que desde entonces me llama bastante la atención y del que hoy os traigo algunos destellos.

Como los aficionados ya sabréis, en el Psychobilly se suelen tratar temas de terror y ciencia ficción y las pintas van en consonancia: una especie de mezcla entre Rockabilly, Punk y Goth que queda, cuando menos, curiosa. Se suele poner como precursores del estilo a The Cramps, pero son The Meteors a quienes se les concede el honor de ser los primeros verdaderos psychobillys:

Una de las bandas que más me gusta de este estilo son Demented Are GO, que con su potente y particular estilo punkarra, suenan así de bien:


En una linea algo más ‘delicada’ y con voz femenina, tenemos a The Creepshow, una banda que tiene entre sus créditos la creación de esta gran canción, The Garden:



Desde el nombre hasta su actitud, en Nekromantix encontramos a otro de los referentes del género que llegaron desde las frías tierras de Dinamarca:


Por poner un puntito exótico, vamos a tirar de japón, donde el Psychobilly tiene muchos seguidores y bandas representativas como Battle of Ninjamanz:

Y para terminar con esta somera aproximación, nos quedamos con Tiger Army, unos californianos que continúan con la tradición cincuentera, pero con un sonido menos basado en el Rockabilly y el Punk, tirando más al Pop:


Un breve repaso, lo sé, de un estilo con muchos y buenos representantes, que se queda muy corto, pero que espero que sirva de muestra de esta interesante manera de hacer música. Y ya sabéis, si veis a una banda de Rock luciendo tupés, calaveras y armados de guitarra, batería y contrabajo, sospechad que son Psichobillys!! 
Si te ha gustado:

6 comments

  1. Me acuerdo perfectamente cuando eclosionó este estilo, también recuerdo que los bares de moda de aquella época, por lo menos en Madrid, ponían mucho rockabilly de lo más diverso; algunos grupos era muy revival y otros, los psichobilly y otros, mezclaban el R&R con el punk. La manera de vestir era, como bien cuentas, lo que más llamaba la atención. A mi me gustaban mucho los Stray Cats (hace algunos meses les dediqué una entrada: http://laguitarradelasmusas.com/2014/09/08/stray-cats-rock-this-town-stray-cat-strut-i-wont-stand-in-your-way/). No eran en sentido estricto psichobillys pero tomaban prestadas algunas de sus señas de identidad, sobre todo en los peinados y la ropa. También me acuerdo de otros rockabillys, como Sleepy la Beef o Robert Gordon y de algún grupo de los que has puesto, aunque ya no me acordaba de sus nombres. Esta entrada me ha traído muy buenos recuerdos, gracias por trasladarme a aquella época de bares y música. Saludos.

  2. Los Stray Cats son de mis favoritos de este tipo de música, aunque me parecen más puramente rockabillys, pero bueno entrar en una 'guerra de etiquetas' es un poco absurdo porque, como bien dices, unos toman cosas de otros y, al final, todo es una sana mezcla de estilos y sonoridades.
    Las pintas de estos tipos es fantástica, yo es que era muy heavy y me debía a "mis colores", pero vaya, me atraía mucho esa movida jejjeje
    De Sleepy Labeef recuerdo que me encantaba su versión del This Boots Are Made for Walking con esa voz tan profunda y engolada que ponía.
    Me paso por tu enlace de los Cats. Gracias por dejarlo!!
    Saludos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.