Pioneros del Prog: Kayak

La banda holandesa Kayak es de esas que cuando uno las descubre se pregunta cómo había sido posible no haberla descubierto antes: es de esos casos en los que una gran banda, con muchos discos grabados a lo largo de un montón de años, ha logrado pasar desapercibida para el gran público (y con ‘gran público’ me refiero en este caso a los aficionados al Rock).

Nacieron, pues eso, en Holanda en 1972 practicando un Rock Progresivo Sinfónico que con el tiempo evoluciono hacia un estilo más orientado al Pop Rock, siendo sus miembros fundadores el teclista Ton Scherpenzeel y el batería Pim Koopman. Sus primeros trabajos se pueden equiparar a los presupuestos musicales de Camel, por lo que a los que nos gusta la banda británica no lo tendríamos nada difícil con Kayak. De hecho, no fue casualidad que Scherpenzeel formara parte de Camel en la grabación de los discos Stationary Traveller, Dust and Dreams y Rajaz, en unos años en los que la banda holandesa estuvo en suspenso.

Para mi gusto, la carrera de Kayak tuvo su máximo esplendor progresivo-sinfónico de 1973, con la publicación de su meritorio primer disco See See the Sun, hasta 1981 y la edición de Merlin, una obra semi conceptual en la que la primera cara del vinilo se dedicó a la figura del mítico mago, y la B a canciones independientes. Por cierto que en 2003 grabaron una nueva versión revisada y ampliada llamada Merlin – Bard Of The Unseen que es realmente digna de ser escuchada.

Durante esos años, los éxitos de Kayak en Holanda no fueron menores, convirtiéndose en un súper grupo en los Países Bajos y llegando a situar el single Ruthless Queen, del álbum Pantom of the Night de 1979, en el sexto puesto de los 40 Principales de Holanda durante 10 semanas. Todo un éxito para una banda de Prog. De hecho es una canción que se sigue radiando en emisoras de medio mundo. Lo malo es que nunca gozaron de un reconocimiento internacional a gran nivel, cuando podrían haber estado compartiendo escenario con gente de la talla de Supertramp o Genesis, por poner dos ejemplos así sin pensarlo demasiado.

Tras la edición de Merlin en 1981, la banda se tomó un largo descanso que duró hasta el año 2000 cuando regresaron a los estudios para grabar Close to the Fire, un disco en el que aún retomando sus propuestas iniciales se incorporan, lógicamente, nuevos elementos y cierta propensión a sonidos algo más cercanos al Pop, algo que ya se había gestado en discos como Phantom of the Night o Periscope Life.

En cualquier caso, la trayectoria de la banda hasta el día de hoy es impecable y tiene trabajos realmente maravillosos y muy asequibles para casi cualquier oído y su salud, como grupo, es tan buena que ya tienen anunciado un nuevo trabajo para enero del año que viene y que se llamará Seventeen.

Os recomiendo encarecidamente darle un repaso a su discografía y, al azar, ir escuchando sus discos porque creo que encierran una música maravillosa, muy accesible como decía antes, plagada de dulces y llamativas melodías y brillantes instrumentaciones.

Si te ha gustado:

6 comments

  1. Creo que el único grupo holandés de rock progresivo que conocía era Focus, ahora gracias a ti ya conozco a otro. “Ruthless Queen” me suena vagamente pero, claro, nunca la asocié a un grupo de rock sinfónico. Tengo algunos amigos holandeses, les preguntaré a ver si saben de esta banda … Voy a intentar hacerme con alguno de sus discos porque los temas que has puesto me parecen muy interesantes, melódicos y con mucha clase, además siempre es un placer escuchar una voz femenina en un género donde no es muy habitual; el tema “Avalon” es muy bonito. Veo que hemos empezado los dos el curso con el mismo estilo, incluso mencionas a Camel, la banda protagonista de mi entrada. Un abrazo, Alex.

    1. Suponía que esta banda iba a ser de tu gusto Raúl: practican un Rock Sinfónico parecido al de Camel que sé que aprecias bastante. Como te decía en tu blog, he tenido un parón inesperado debido a un viaje sorpresa, pero espero ponerme al día cuanto antes.
      No te olvides de Kayak que seguro que les sacas partido!!!
      Un abrazo!!!

  2. Ni sabía que existían antes de leer tu artículo.
    No soy mucho de rock progresivo pero lo que he escuchado de Kayak no me ha disgustado con lo cual les voy a pegar un repaso a ver qué descubro.

    Un saludo

  3. ¡Buf!…. hace siglos que no escuchaba nada de ellos, a principios del 2000 me dió fuerte por la música original de Kayak, de sus primeros tiempos, pero hasta ahora… Buena elección para ir despidiendo el verano y retomar la rutina diaria. Mejor si es con bandas sonoras como Kayak, jeje… Un abrazo, compitrueno 🙂

    1. Yo estaba teniendo una recaída con ellos esos días y me dio por dedicarles la entrada… Son una gran banda, de esas que se merecen mejor suerte que la que tuvieron, pero bueno es lo que les tocó en suerte como a tantas otras grandes formaciones.
      Me alegra que te gusten compañero!!! Un abrazo!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.