Obras maestras del Prog: Space Shanty de Khan

Kahn fueron una efímera banda inglesa de la escena Canterbury que nos dejó tan solo un disco, ¡¡pero que disco amigos!! Una auténtica obra maestra del Rock Progresivo en su encarnación más canterburyana que contó con unos músicos que son leyenda para los aficionados al Rock Progresivo, de hecho, la banda la formó el guitarrista Steve Hillage después de abandonar Egg, reclutando además a Nick Greenwood al bajo y a Eric Peachy a la batería, siendo, sin duda, el fichaje estrella el de Dave Stewart a los teclados.

Space Shanty salió al mercado en 1972 bajo los auspicios de DERAM, convirtiéndose en un catálogo giratorio de lo que una banda del Rock Progresivo más ortodoxo debe mostrar, de hecho, se puede considerar un estereotipo del rock progresivo de principios de los 70: voces cuasi-operísticas, psicodélicos solos de guitarra, largas pistas tipo suite como las fabulosas Stargazers o Hollow Stone (incl. Escape of the Space Pilots), un más que destacado y efervescente  trabajo del órgano de Stewart durante los pasajes suaves y meditativos… En fin, todo lo que hace salivar profusamente a cualquier aficionado al género. 

Como estamos hablando de la escena Canterbury, en el disco encontramos ligeras influencias jazzísticas y, aunque las voces están presentes en todo el disco, lo cierto es que la mayoría de la atención se la acaban llevando las excelentes partes estrictamente musicales. Los cuatro miembros de Kahn manifiestan en este disco un rendimiento instrumental inmaculado que se muestra en unas composiciones complejas pero que fascinan al oyente por su brillantez y precisión, como se suele decir, ni sobra ni falta una nota.

Si bien todo el álbum es puro Rock Progresivo de principios de los 70, también cuenta con ese elemento tan propio del Canterbury con el órgano fuzz (de la variedad David Sinclair y Mike Ratledge), que Dave Stewart utiliza a lo largo del álbum, aunque también hay un uso ocasional del fuzz más pesado, un sonido que es más típico de unos Deep Purple o Atomic Rooster.

Por alguna razón, este álbum me persigue, y vuelvo a él una y otra vez, quizá sea la magia de la interacción HillageStewart o quizá la inmensa calidad que destila en cada surco… No lo sé, pero es un disco que ningún aficionado al Rock debería perderse y que hará las delicias de cualquier seguidor entusiasta del Rock Progresivo. Una auténtica obra maestra.

Si te ha gustado:

5 comments

  1. ¡Qué bueno! Y qué alegría encontrarme de nuevo con este disco, muchísimas gracias por recordarlo. Me lo voy poner en el mp3 para escucharlo mañana o pasado, mientras voy al trabajo. Estas bandas canterbury me encantan, también me he acordado de Centipede, un grupo que tenía mucha gente y un disco producido por Robert Fripp. Veo que hemos coincidido los dos este fin de semana con rock progresivo … Un abrazo, Alex.

    1. Un gran disco. Lástima que la banda-reunión no diera para más… También muy bueno lo de Centipede, ahí había un porrón de gente, es verdad jajjaja
      Un abrazo!!

  2. No conocía a este grupo y eso que soy un gran admirador de Steve Hillage desde su Fish fising. Según he leído en los comentarios del disco de Khan el primer disco de Hillage se hizo con alguno de lo descartes de este disco. Desde luego alguno de sus temas me lo recuerda. Gracias por el descubrimiento.

    1. No hay de qué Lrotula. Por mi encantado de poder descubrirte algo que no conozcas jejjeje Y encima si es un gran disco como lo es este.
      Si solo lo disfrutas la mitad que yo, lo pasarás en grande.
      Saludos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.