Mis portadas favoritas I

A lo largo de estos cinco años de existencia de Rock Telegram me he ocupado hasta en cinco (I, II, III, IV, V) ocasiones de buscar portadas de discos de Rock realmente horrorosas, abscesos pretendidamente artísticos que han conseguido, al menos conmigo, ponerme los pelos de punta y hacerme volver la vista; aunque en algunas ocasiones el contenido de esos discos, por muy fea que sea la portada, es una maravilla.

Hoy, por el contrario, me gustaría traer hasta aquí alguna de mis portadas favoritas, de esas que encandilan y son capaces de hacerte comprar el disco sin siquiera saber cómo suena lo que promete esa cubierta. Lo malo, o mejor dicho lo bueno, es que hay bandas que acumulan verdaderas gozadas visuales en sus catálogos y es muy difícil quedarse con una sola, pero voy a hacer el ejercicio y me quedaré con una única portada por banda, algo que me va resultar difícil en más de una ocasión.

Black Sabbath – Black Sabbath

¡¡¡Qué pasada!!! Una de las mejores portadas de la historia del Rock sin duda ninguna. En mis tiempos mozos se decía que no era un montaje, que era realmente la foto de un fantasma… ¡¡y bien podría serlo!! En realidad es una foto tomada en el molino de Mapledurham, situado en el condado de Oxfordshire, a orillas del río Támesis y la señorita de la foto no era ni una bruja ni un aparecido, era una modelo llamada Louise que, por desgracia, convierte ese halo misterioso en algo mucho más prosaico. Por cierto, que el disco salió el viernes 13 de febrero de 1970… Otros portadones de los Sabs que me hubiera gustado traer serían los de Sabbath Bloody Sabbath y Live Evil.

Rising – Rainbow

Otra puta pasada… Una obra maestra que todavía, 40 años después de su creación, luce actual, bella y épica: el polvo del tiempo no fue capaz de reducir el valor de su arco iris. Fue obra del consumado artista Ken Kelly (que ha hecho numerosas portadas para el mundo del Metal con clientes como Kiss o Manowar entre otros), pero según el mismo afirma, en este caso, estuvo siempre guiado por Ritchie Blackmore, que sabía perfectamente lo que quería para ese, por otra parte, genial disco. Y en realidad, la portada encaja a la perfección con la épica y la narrativa de Rising, sobre todo con su mejor exponente: Stargazer.

Dusk and Her Embrace – Cradle of Filth

Es verdad que tiene un aire a la del primero de Black Sabbath, de hecho yo creo que se inspira en ella, e incluso siendo así, la original es tan buena que da para que esta lo sea también. Y es que ese halo misterioso que envuelve este segunda duración de los blackmetalers ingleses es todo un acierto que refleja a la perfección el romanticismo vampírico decadente, la muerte y la pérdida, y el amor prohibido que contiene el disco.

Crusader – Saxon

Este portadón de los clásicos de la NWOBHM me fascinaba cuando pedí este disco a Discoplay allá por el 85 y, durante muchos años, fue objeto de admiración para todos los que pasaban por casa a escuchar algo de música. Seguro que muchos jóvenes metaleros, como yo un día, han caído víctimas de esta poderosa escena retratada por el ya legendario artista Paul Raymond Gregory. Si bien muchas portadas reflejan el contenido de un álbum en un sentido abstracto, en el mejor de los casos, la portada de Gregory para Crusader proporciona una impactante representación visual de la canción principal del álbum. Por cierto, un disco perfecto para recuperar el ambiente de la NWOBHM en su mejor momento.

Discipline – King Crimson

Un ejemplo perfecto del ‘menos es más’. Maravillosa esta sencilla y efectiva portada que tiene dos hermanas en los otros dos discos de King Crimson en los 80’s (Beat y Three of a Perfect Pair), continuistas en diseño y musicalidad. Los anteriores discos de Crimson hicieron incursiones novedosas en términos de diseño haciendo uso de la pintura, la ilustración, la fotografía y los logotipos ausentes o inconsistentes. En marcado contraste, la trilogía de los 80 está marcada por el minimalismo, la ilustración gráfica, las paletas de colores estrictamente limitadas y un tipo de letra uniforme: todo un acierto para mi gusto.

Piece of Mind – Iron Maiden

Le tengo especial cariño a este disco (y eso, lógicamente, influye en mi elección) porque fue el primero que tuve (aunque previamente ya había escuchado otros) de la Doncella. Mi vinilo, adquirido recién salido en 1983, está perfectamente conservado y en él descubrí el misterioso logo que, cáspita, también se encontraba en los otros discos de los Maiden: con el tiempo supimos que era la firma de Derek Riggs, pero por entonces era todo un misterio. También quiero aclarar en este punto que, cuando me hablo de portada incluyo la contraportada y el interior de la carpeta, si es que lo hay, y en este caso es todo absolutamente maravilloso. Hay otras portadas de Iron Maiden sencillamente brutales, pero esta es mi elección para hoy.

Higway to Hell – AC/DC

El que a la postre se convirtió en la última grabación de Bon Scott venía presentado por una magnífica portada (ya mítica) en la que la actitud lo es todo. Además refleja a la perfección quién es quién en la banda y su lugar en la misma: en primer plano y en medio el Dios Angus, a su derecha el Hermano Querid, Malcom, y a la izquierda, cual espíritu burlón, el insustituible (sí: insustituible) Bon; por detrás, en un claro y definitorio segundo plano, el batería Phil Rudd y el bajista Cliff Williams. No hay mucho más que explicar… Bueno, sí, que las labores de composición recaían siempre en la Santa Trinidad: Young, Young, Scott, un trío que los seguidores de la banda hemos leído infinidad de veces en aquellos discos.

Blue Öyster Cult – Blue Öyster Cult

Maravillosa. Simple y en blanco y negro pero una preciosidad. Si la ves en vinilo es un flipe. Obra de Bill Gawlik, para mi gusto es todo un acierto y, además incluye el famoso logo de la banda: esa especie de cruz con interrogación que todos conocemos. La portada del segundo disco, Tyranny and Mutation, es también obra del mismo artista y el diseño es parecido y también magnífico, pero me quedo con la del primer disco de los neoyorquinos sin dudarlo un segundo. Esos espacios alienantes y desquiciantemente geométricos, sin rastro de humanidad, son el encuadre perfecto para la música única y perturbadora que encierran ambos trabajos.

Tales from Topographic Oceans – Yes

Hablar de buenas portadas y no hablar de Yes y Roger Dean sería como intentar hacer gazpacho sin tomates: se puede, sí, ¡¡pero es un crimen!! ¿Y cuál de todas esas maravillas elegir? Pues es bien difícil, pero como hay que quedarse con una, me quedo con la de esta burrada de disco que encierra, no una ni dos, sino cuatro suites que cortan la respiración: sin duda una de las cumbres del Rock Progresivo Sinfónico que apareció envuelto, para más inri, en esta maravilla del siempre genial Roger Dean. De verdad que es para detenerse en los infinitos detalles de esta maravilla y disfrutarla a la par que suena la increíble música de Yes.

Ummagumma – Pink Floyd

Sí, son mi banda favorita como los habituales de este blog ya sabéis, pero es que además esta portada es también mi predilecta desde hace muchos años. Ya hablé de ella ampliamente en esta entrada, así que poco más voy a añadir. Baste decir que esos jardines me fascinan y la actitud, las poses de los cuatro Floyd, me transmiten mensajes de otras épocas… No sabría decir por qué exactamente, pero me encanta. Por cierto, obra de Hipgnosis, unos maestros a la hora de hacer portadas.

Evidentemente, se quedan muchas (muchas, muchas) en el tintero, con lo cual preveo una más que posible continuidad de esta serie.

Si te ha gustado:

8 comments

  1. ..de las que has puesto me quedo con la de Saxon y la de Yes…….ya estoy esperando que hagas segunda, tercera, cuarta…parte….

    1. Ya sabía que tanto a ti como a tu brother la de Saxon os iba a traer más de un recuerdo jejjeje… Ya vendrán esas partes que este tema da para mucho…
      Un abrazo!!!

    1. ¡¡¡El primero y el único!!! No he vuelto a tener un disco picture… De todas formas, sí que es una gran portada la del Master of Puppets, precisamente el otro día me compré la edición remasterizada con disco en directo y de rarezas añadidos… ¡¡Ten por seguro que la pondré en la segunda parte de este tema!!
      Un abrazo!!!

  2. De la portada de Black Sabbath, cuando éramos jovencitos, también decíamos lo mismo, era la época de la ouija, las psicofonías, los ovnis y Jiménez del Oso. La de Ummagumma tiene mucha miga, me acuerdo que nos lo contaste en una entrada. La de Blue Öyster Cult me encanta. Aprovecho para recordar una iniciativa que pusimos en marcha Salva (Mentalparadise), Adrián (Bonustrack Blog) y yo mismo para tratar de ver qué portadas nos gustaban más; mi propuesta fue ésta:(https://laguitarradelasmusas.com/2015/03/11/diez-portadas-de-diez/). Al cabo de unos días hicimos una entrada, la misma en los tres blogs, en la que hicimos un ranking de las portadas más votadas: https://laguitarradelasmusas.com/2015/05/27/diez-portadas-de-diez-estas-son-las-favoritas/. La ganadora fue “London Calling” (The Clash) , seguida de tres de Pink Floyd: “Ummagumma”, “Wish you were here” y “Dark Side of the Moon”. Me acuerdo que comenté que se podría hacer también otro ranking sólo con portadas de discos españoles; por cierto el otro día hablaba de un disco de Triana (“Hijos del Agobio”) que también tiene una portada de lo más sugerente. Esperamos las siguientes entregas, Alex. Un abrazo.

    1. Recuerdo aquella iniciativa, de hecho fui el primero en comentar jejejje A las portadas de Pink Floyd y las de Yes les tengo pensada una entrada en exclusiva porque son muy significativas y forman parte de la personalidad de ambas bandas: los dos grupos se ocuparon muy mucho de lo visual en sus creaciones y no dejaban que fuera un aspecto menor.
      La de Hijos del Agobio es muy singular y con muchos detalles.
      Un abrazo!!!

  3. Muy buenas todas, no conocía la de Saxon (o nunca le había prestado atención)
    De todas esas la que más me gusta es la de Rainbow.
    En el comentario anterior mencionas London Calling, qué tapa esa! representa a la banda, al disco, al punk rock y a todo lo que significan los Clash!
    Aunque si tuviera que elegir una, entre las que me han marcado a mí sería “Oktubre” de los Redondos

    abrazo!

    1. Hola Frodo!! Esa portada de Saxon es genial, yo tenía (y tengo) también el vinilo de Innocence is no Excuse de Saxon también que me gustaba una barbaridad pero por la chica que salía en ella jajajja!!!
      La de los Clash es fantástica: todo un dechado de actitud punk; seguro que la incluyo en entradas venideras. la que mencionas de los Redondos no la conocía, pero la he buscado y, desde luego, no deja dudas de que son punkis 😉
      Un abrazo!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.