Lugares míticos del Rock III: Ridge Farm Studios

Un estudio de grabación podía llegar a ser algo más que un habitáculo más o menos grande y mejor o peor dotado de tecnología en el que unos cuantos de músicos se encerraban para grabar su música. Una música que, en el caso de que no te pudieras permitir un gasto considerable, pues su alquiler era caro, deberías traer bien ensayada de antemano para poder plasmar tus canciones en el menor número de tomas (y tiempo) posible. Y hablo en pasado porque quizá la época dorada de los estudios tuvo su esplendor en décadas ya extintas, sobre todo el tipo de estudio que hoy nos ocupa: los estudios residenciales.

¿Y qué era un estudio residencial? Pues un lugar con algún tipo de encanto y cierto aislamiento del consabido ‘mundanal ruido’ donde músicos y equipo de grabación se retiraban y vivían juntos durante cierto tiempo para componer, ensayar y, finalmente grabar sus creaciones. Hubo muchos a lo largo del pasado siglo y principios de este, pero el que hoy nos ocupa fue uno de los primeros de Inglaterra y en él se dieron cita grandes artistas de la talla de Queen u Ozzy Osbourne: los Ridge Farm Studios.

Se pusieron en marcha en 1975 y allí se juntaron ese mismo año, durante el verano, mis amados Queen para crear lo que iba a ser su nuevo disco de estudio, un plástico (perdónenme ustedes el arcaísmo) que se acabaría conociendo como A Night at the Opera y que contenía el hit con el que daría comienzo la leyenda: Bohemian Rhapsody. Está claro que la banda, en 1975, estaba en estado de gracia, pero estoy convencido de que la magia del lugar y su idílico entorno, tuvieron también algo que ver en que el disco acabara sonando a auténtica gloria.

El estudio estaba, como su nombre indica, en una granja reconvertida cerca de un pueblecito llamado Rusper, en el condado de Surrey, y sus establos se convirtieron en estudios de grabación gracias a unas peculiares cualidades acústicas que apreciaban mucho los músicos. Roger taylor recordaba en una entrevista al Daily Telegraph de hace unos años que “en Ridge Farm, cuando no estábamos trabajando, nadábamos, jugábamos (mal) al tenis, jugábamos (mal) al billar y Freddie nos machacaba jugando al ping-pong: creo que él había sido el campeón en su internado y nunca lo vi perder un juego. Ese verano se pareció más a un club juvenil que a las fiestas salvajes a las que estábamos acostumbrados. Por las noches bajábamos al pub del pueblo, volvíamos al granero y tocábamos más música. Una de las canciones en las que estábamos trabajando era Bohemian Rhapsody, que fue un gran éxito y nos impulsó a otro nivel: se mantuvo en el número 1 en Gran Bretaña durante nueve semanas y nos lanzó internacionalmente”.

Durante las décadas de los 70, 80 y 90’s, los Ridge Farm Studios se mantuvieron como uno de los mejores estudios de Inglaterra y también grabaron allí gente como Ozzy Osbourne, que dio forma a su primer trabajo en solitario, Blizzard of Ozz, tras su salida de Black Sabbath, o Roxy Music, Peter Gabriel, Bad Company, Thin Lizzy, Pearl Jam, Status Quo, Tin Machine, Oasis… Y un largo etcétera, de modo que podemos decir que en ellos se grabaron numerosos discos de multi-platino, algo que hizo que fueran recordados como un lugar mítico para los seguidores de todas esas bandas.

No fue hasta principios de los 2000 y, a pesar de que todavía entraban a ellos a grabar gente como Muse y Supergrass, que Ridge Farm siguió tristemente el ejemplo de muchos otros grandes estudios en el Reino Unido y cerró sus puertas como un estudio de grabación residencial. Una pena y otro símbolo que caía, sepultando un poco más la época dorada del Rock and Roll.

Hoy día Ridge Farm es un lugar en el que se celebran bodas, eventos y reuniones festivas, pero dado que muchos de los huéspedes que acoge conocen el glorioso pasado del lugar, hay guiños a la historia de la granja por todo el recinto, como algunos discos de oro enmarcados colgados en los pasillos e incluso en el salón principal se puede escuchar música en los altavoces Tannoy Super Red de la sala de control de estudio original, pero ya no se volverán a grabar discos allí.

Así que ya sabéis, futuros espos@s, si todavía no tenéis un plan lo suficientemente original, podéis daros el “sí, quiero” allí donde nació Bohemian Rhapsody y ponerla de fondo mientras selláis vuestro amor con un… ¡¡mamma mia, mamma mia!!

Si te ha gustado:

7 comments

  1. No lo conocía, muchas gracias por desasnarme.
    Incluso así vacío se nota que tiene un ambiente cálido, unas instalaciones perfectas para que fluya la magia.

    Abrazo!

    1. Si Frodo, debió ser un sitio muy chulo para vivir y grabar un disco… Me imagino que Queen, por ejemplo, debieron pasar un verano magnífico allí.
      Abrazos!!

  2. Parte de la peli “Bohemian Rhapsody” transcurre en esta casa-estudio de grabación, lo que no sé es si se grabó allí o en otro sitio. Me imagino que estas experiencias, en las que los músicos de un mismo grupo tenían que convivir las veinticuatro horas, tuvieron que resultar decisivas para el futuro de muchas bandas; algunos afianzarían sus uniones con estas confraternizaciones, pero otros me imagino que acabarían odiándose. Y luego estaban los que vivían en comuna o casi en comuna, como The Allman Brothers Band, en la primera etapa de The Band o, en España, la banda de rock andaluz Imán Califato Independiente. Eran otros tiempos … Un abrazo, Alex.

    1. Efectivamente eran otros tiempos: una banda podía dedicar tiempo a hacer un disco… ¡¡y así de bien salían!!
      Todavía no he visto Bohemian Rhapsody, ¿te lo quieres creer? Y eso que la tengo ahí archivada, pero no me atrevo a confrontar toda una vida de recuerdos y experiencias personales (la mía) con la visión que de Queen tiene otra persona, ya sé que suena a gilipollez por mi parte, pero de momento, no he tenido huevos de verla…
      Y sí, todo el ANATO se grabó allí.
      Un abrazo!!!

      1. Ya me parecía que era la casa, por las fotos que había visto, pero en el cine nunca se sabe. No sé cómo te has podido resistir a no verla, jajaja. No te voy a decir nada para no condicionarte. Bueno sólo una: el actor que hace de Brian May es clavadito, aunque esto ya lo sabías …

  3. Estos lugares se merecerían ser mantenidos como patrimonio cultural. Un sitio en el que han nacido obras maestras de la música del siglo xx mantenido, sin encapsularlo en el tiempo, con el ambiente de lugar de retiro creativo, sería una lección sobre lo que es el trabajo bien hecho, con sus dificultades, y el valor de estos lugares al margen del ruido de la rutina de la máquina productiva. Abrazos, ale

    1. Pues sí Doc, seguramente, en un futuro no muy lejano, habrá quien se lamente por no haber mantenido o haber dejado desaparecer estos lugares que tanta alma tienen… Digo los que tengan o hayan tenido la oportunidad de hacerlo, claro. Un abrazo Mike!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.