Los pequeños ‘entremeses rock’ de Queen

Siempre digo que acercarse a la música de Queen a través de sus grandes éxitos es un gran error, pero no porque esos ‘hits’ sean malos, si no porque puede pasar que el oyente decida que con eso tiene suficiente y se pierda maravillas ocultas en su extensa y magnífica discografía que no llegaron a colarse en las listas de éxitos y que no tienen nada que envidiar a sus más famosas canciones. De hecho, a mi personalmente me gustan mucho más casi todos los temas que se quedaron fuera de las listas de ventas que los que acabaron componiendo sus numerosos Greatest Hits.

Y pensando el otro día en eso, caí en la cuenta de que Queen, desde el segundo disco hasta The Game, trufaron sus trabajos con cancioncillas maravillosas, generalmente de corta duración y casi siempre de corte humorístico tanto en lo musical como en lo letrístico, que casi se pueden concebir como un subgénero en su, por otra parte, inclasificable estilo: Queen fueron y serán únicos en su especie. No sabría como denominarlas: algo así como ‘entremeses rock’ podría acercarse a la idea que me ronda la cabeza, pero también ‘operetas’ o ‘delicatessen’ se me han ocurrido…

Si empezamos por orden y nos trasladamos a 1974, ya nos encontramos en el Queen II algunas de estas ‘cancioncillas’ que podrían tildarse de menores, cuando tan solo son eso, ‘menores’, en cuanto a su duración, como la deliciosa Nevermore:

El siguiente disco de la Reina, el genial Sheer Heart Attack, también incluía varias de estas pequeñas muestras concentradas del talento de Freddie y sus chicos, como Dear Friends, Misfire o Lily of the Valley:

También me gustaría destacar la divertida Misfire, una idea de John Deacon en la que empezaba a mostrar su capacidad compositiva:

Para muchos la obra maestra de Queen es el sin par A Night at the Opera y, desde luego, fue su puesta de largo en el mercado y les abrió la puerta al éxito mundial. Precisamente en este disco se encuentran mis dos entremeses favoritos, la maravillosa Lazing on a Sunday Afternoon:

Y la absolutamente genial Seaside Rendezvous, un divertimento delicioso en el que se lucen todos dejándonos con la boca abierta y sonriente:

Personalmente, como disco en general, prefiero el A Day at the Races a su partenaire nocturno, pero en este disco no hay ninguna de esas joyitas a las que estoy dedicando mi entrada de hoy, aunque si un acercamiento: Good Old Fashioned Lover Boy. Y atentos a esta interpretación en directo para el programa Top of the Pops en 1977, así se canta y se toca, leñe…

Con el tiempo, este tipo de composiciones se fueron haciendo algo más escasas y, de hecho, del News of the World no voy a poner ninguna, aunque quizá la que mejor se adecue a esta categorización que me estoy sacando de la manga sea la archiconocida We Will Rock You. Sin embargo, en Jazz si que encontramos una de estas canciones, In Only Seven Days:

Con The Game, Queen entraron en los 80 con un buen pie que se fue al traste su siguiente disco, el terrible Hot Space, para mi el peor disco de la banda y el primero que vi nacer conscientemente, lo cual fue un desengaño del que todavía no me he repuesto, pues ya veía de venerar sus anteriores discos y me encontré con esto: no se me olvidará jamás la primera vez que escuché en la radio Body Language… Pero bueno, esa es otra historia que comentaremos en otra ocasión. El caso es que a partir de 1980, como si parte de la magia de Queen se hubiera desvanecido, los ‘entremeses rock’ dejan de existir, se esfuman, ya no hay sitio para ellos en los nuevos y sintetizados Queen. No será hasta 1989, con otro de los peores discos de la Reina, The Miracle, cuando recuperen esa vieja tradición, pero con que diferencia amigos y amigas, escuchad si no Chinese Torture:

Al final, cuando pienso en Queen siempre hago una definida división entre la grandiosa época de los 70 y la, al menos para mi, claramente inferior etapa de los 80. Y en el caso de Queen, además, existe un disco que marcó la frontera y que reúne lo mejor de los dos mundos: The Game. Ojalá no se hubieran salido de esa línea, al menos durante un par de discos más, ¿verdad?

 

Si te ha gustado:

15 comments

  1. Resulta emocionante descubrir ese gusto de Freddy por la ópera y en estos temas se ve claramente ,salvando esa tortura china, es como un cabaret operistico y burlesco.
    Seguramente en el más allá ,con una gran túnica blanca siga cantando con su excelsa voz a los querubines….Bueno que las procesiones, tamborradas y fanfarrias nos dejen disfrutar, algo de buena música.

    1. Lo has descrito de PM Vidal: cabaret operístico y burlesco… Por lo que he leído de la biografía y del carácter de Freddie, esos calificativos le iban al pelo y él se encontraba muy cómodo con ese tipo de pose y de atención, porque su punto de divo también lo tuvo…
      Pues sí, una de las cosas que menos me gusta de la semana santa es el aluvión de música de tambores y cornetas, me saca de mis casillas jejjeje Pero bueno, lo pasaremos lo mejor posible!!!
      Saludos!!!

  2. Estoy de acuerdo contigo, a mí también me gustan mucho más los discos de los setenta, de hecho hay algunos álbumes de Queen que no me gustan, curiosamente los más conocidos para el gran público, o mejor dicho, donde se encuentran las canciones más radiadas y populares de esta banda. Por eso sus álbumes de grandes éxitos están, en realidad, desvirtuados; en ellos priman más ese tipo de canciones que las primeras (exceptuando las de “A Night at The Opera” y alguna más). Para todos aquellos que deseen acercarse al Queen setentero, recomiendo un disco que es casi como un grandes éxitos de esta primera época: su primer álbum en vivo, “Live Killers”. Gracias por estos “entremeses rock”, las típicas canciones que nadie podrá encontrar en un grandes éxitos de Queen. Un abrazo.

    1. ¡¡¡Grandísimo ese Live Killers!!! Además, la versión rápida del We Will Rock You que hacen es bestial, mucho más guapa, para mi gusto, que la ‘oficial’. Por cierto, ¿no te da la sensación de que ya no se hacen tan buenos discos en directo como en los 70? Rara es la banda que no tiene un pedazo de live grabado en aquellos años… Bueno, como siempre hay excepciones que confirman la regla y Pink Floyd son, en esta caso, una de esas excepciones.
      Recuerdo que hace un montón de años me postulé como moderador en un foro de Queen en español en el que había cientos, si no miles, de participantes, pero tras un par de conversaciones con los que lo llevaban en las que casi ni le hacían caso a los discos pre The Game, me retiré horrorizado jajjaja Para mi los peores discos de Queen son Hot Space, The Miracle y A Kind of Magic… Ah, y Flash!!!!
      Un abrazo!!!

      1. Pues sí, la verdad es que esos discos que mencionas a mí tampoco me van. Ayer estaba escuchando un tema para una nueva entrada, de la Allman Brothers Band, “Whipping Post”, y no tengo ninguna duda qué versión voy a poner, la del directo “At Fillmore East”, una pasada de casi 23 minutos, con toda la banda en estado de gracia. Estoy de acuerdo, discos tan buenos como “Live Killers”, “At Fillmore East”, “One More From The Road”, “Made in Japan”, etc. son difíciles de ver fuera de los setenta.

        1. Sin duda alguna la versión de Filmore East. Hace poco lo estuve escuchando en el coche. Tal vez mi favorita de ese disco junto a Whipping Post, sea In Memory Of Elizabeth Reed.
          Saludos.

      2. Yo creo que ya no hay cultura de discos en directo. Los conciertos en cierta manera han perdido ese alma de aquellos años en los que ir a un concierto significaba ir a escuchar unas canciones que conocías del disco pero que a base de jams e improvisaciones las hacían completamente nuevas.
        Me lo has puesto a huevo Alex. Escribí esto hace mucho y veo que no hay comentario tuyo por lo que deduzco que no la has leído, craso error.
        Saludos.
        https://mividaesunacancion.wordpress.com/2013/09/07/mis-discos-totales-en-directo/

        1. Efectivamente, ya no hay cultura de discos en directo… Y voy más allá: no hay cultura de ‘disco’, de modo que el concepto de ‘disco en directo’ se está perdiendo, maldita sea…
          Tiene muy buena pinta ese post tuyo Salva, voy ahora mismo a solucionar ese error jejjeje

        2. Salva, cuando pincho en el enlace me sale ‘Blog protegido’, y este mensaje: “This site is marked private by its owner. If you would like to view it, you’ll need permission from the site owner. Request an invite and we’ll send your username to the site owner for their approval”.
          ¿Has elevado el nivel de seguridad o algo así?

  3. Ni se la de entradas y veces que hemos hablado aquí de Queen y creo que coincidimos todos en que sus mejores discos son los que van hasta The Game. Se que es cuestión de gustos y habrá mucha gente que los conocerá por sus megaéxitos, pero la calidad de esos viejos discos es indiscutible.
    Hot Space es el peor y al igual qué tú también lo vi nacer. Mi primer contacto con Queen fue Greatest Hits Vol 1, allá por 1981 gracias a un comañero de clase. Al año siguiente me regalaron The Game. Tras semejantes discos escuhar Hot Space fue una decepción total junto con el de Flash que si, chicos, lo compré en su día en vinilo por dos azones. Me encantaban Queen y los comics de Flash Gordon que aún guardo. Estaba enamorado de Dale Arden la novia de Flash, mucho más atractiva en papel que en celuloide.
    Works a pesar de tener algún tema bueno me parece muy flojo, lo mismo que Kind of Magic, por contra The Miracle no me parece tan mal disco.
    Podríamos decir que a Queen le paso lo que a muchos grupos de los setenta. Trataron de aclimatarse a una nueva década y nuevos sonidos y en el caso de Queen con éxito, pero haciendo el ridículo en muchas ocasiones.
    Por cierto. Preciosa In Only Seven Days. The News of the world también podriamos incluir en estos entremeses Who Needs You con ese aire caribeño.

    Un saludo

    1. Yo me inicié con The Game y luego con A Day at the Races, así que la decepción del Hot Space fue tremenda, lo bueno es que todavía me quedaban muchos discos antiguos por descubrir en aquellos días, así que cuanto más escuchaba los viejos, menos me gustaba el HS… Curiosamente, con los años, lo he ido soportando algo más, lo cual no quita para afirmar que es un disco ‘malo’.
      Menuda decepción te llevarías con el Flash jajjaja
      El Who Needs You, estuve apunto de meterla también, me encanta… I lke it I like it…
      Saludos Salva!!!

  4. Gran entrada, Ale. He echado en falta el “drowse” o “Fairy Fellers Master Stroke”…si bien son algo más larga para entrar en el grupo de “entremeses”. Más bien serían “stravaganzas”, otra galaxia del universo Queen en la que coinciden muchos de los temas que has referido.
    Enhorabuena, monsieur

    1. Creo que a Freddie le hubiera encantado que calificaran esas canciones como ‘stravaganzas’ y, desde luego, tanto Drowse (¿te acuerdas en Londres?) como Fairy Fellers Master Stroke entran en ese concepto, pero se me quedaban algo fuera de los ‘entremeses’ jejjeje
      Por cierto, es sonar Drowse y vernos mentalmente una tarde de verano sentados alrededor del tocata de Fer… Aaah que tiempos…
      Gracias y un abrazo, brother

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.