Los increíbles directos de Dream Theater

Dream Theater son una de esas bandas que tienen millones de admiradores acérrimos, pero también un número bastante elevado de detractores; es una banda que, como se suele decir, levanta pasiones tanto en el sentido positivo como en el negativo. Quizá sea porque su música se mueve entre dos mundos que, si bien pueden parecer complementarios, a veces cuesta hilvanar con acierto: me estoy refiriendo, como ya sabéis, al Rock Progresivo y al Metal. Yo mismo, seguidor confeso y obseso de ambas corrientes, a veces me encuentro en un dilema con ellos. Me explico.

De entrada, la propuesta sonora de Dream Theater debería ser un sueño hecho realidad para mis oídos: sus integrantes son unas bestias musicales capaces de desarrollar unas partes instrumentales absolutamente deliciosas, con excelentes cabalgadas metaleras y melodías sinfónicas que entrelazan magníficos riffs, como sólo John Petrucci sabe inventar, con unos solos de teclados de máximo nivel a cargo de Jordan Rudess, mientras su excelente bajista John Myung se marca unas líneas que hacen palidecer al mismísimo Geddy Lee y sobre ellas crea figuras imposibles uno de esos baterías de leyenda como es Mike Portnoy… Y estoy hablando de su formación más clásica, pues ha habido y hay otros integrantes… El problema para mí es cuando entra en escena su vocalista, James LaBrie, que, cuidado, canta como los ángeles: y quizá sea ese el problema, que canta con una dulzura que a mi se me antoja demasiado empalagosa para una banda con sus presupuestos musicales; lo cual no ha impedido que disfrute de sus discos con verdadero deleite. Pero en lo que me quería centrar hoy es en sus directos.

Y es que los conciertos de Dream Theater son únicos en más de un sentido. A lo largo de los años, los directos de la banda se han ido enriqueciendo con mayor diversidad de temas (lógico), pero también haciéndose más largos y menos restrictivos gracias a su política de setlists rotantes, algo que me llama poderosamente la atención y que consiste, ojo al dato, en que cada noche de cada gira tiene un setlist único pensado de modo que si una persona acude más de una vez a un concierto suyo en la misma gira, no presencie las mismas canciones interpretadas dos veces; incluso se tiene en cuenta las canciones que se tocaron en giras anteriores en una ciudad determinada para que estas tampoco se repitan en giras sucesivas en la misma ciudad. Este invento era algo que controlaba el batería Mike Portnoy, que dejó el puesto a Mike Mangini en 2011, de modo que no sé si se sigue haciendo a día de hoy, pero, en cualquier caso es una manera de ofrecer conciertos que pocas bandas hacen (o han hecho) habitualmente, pues obliga a sus integrantes a tener fresco la mayor parte de su repertorio en cualquier presentación, para estar preparados para lo que Portnoy decidía para cada noche: una magnífica locura. Para más inri, como bien sabéis, las canciones de Dream Theater son muy complejas y también muy largas, en muchas ocasiones suites de más de 20 minutos.

Y esa es otra, con Dream Theater eso de quejarse de la parquedad de los conciertos es impensable: sus shows suelen durar unas 3 horas e incluso 4, como sucedió en el espectáculo grabado para Live Scenes from New York, tras el cual casi tienen que hospitalizar al pobre y destrozado Mike Portnoy.

Además, todo hay que decirlo, son unos cachondos y sus directos están trufados de bromas, improvisaciones e incluso intercambio de papeles e instrumentos entre sus miembros para formar efímeras ‘bandas’ que tocan versiones de grandes clásicos del Rock como Deep Purple o Pink Floyd. No es raro, incluso, que inviten a alguien del público al azar a que suba con ellos al escenario y se ponga detrás de un instrumento para tocar algo con la banda: todo un sueño para más de uno…

Y así como ellos han sido recogidos cientos de veces en bootlegs que circulan por ahí, de hecho esos setlists rotantes lo piden a gritos, ellos mismos se han encargado de publicar bootlegs oficiales en los que se atreven con discos completos como The Dark Side of the Moon, Master of Puppets o The Number of the Beast, que interpretan magistralmente. De hecho, por ejemplo el Master of Puppets lo hicieron por sorpresa en tres conciertos especiales en Barcelona, Chicago y Nueva York, después de un setlist completo de su propio material, lo cual dejó a los afortunados asistentes con las mandíbulas en posición de apertura permanente durante varias horas; al menos a mí me habría sucedido algo parecido.

Si la esencia del Rock, como suele decirse, son los directos, Dream Theater pueden calificarse como una de las bandas de Rock que mejor trabaja sus shows y trata a su público; lo malo es que hay mucha peña por ahí que los desprecia por ser ‘demasiado virtuosos’: entiendo que puedan aburrir si lo que buscas es algo muy inmediato, pero acusarlos de pasarse de virtuosos me parece una soberana gilipollez, la verdad.

Si te ha gustado:

15 comments

  1. Alex, para mí el problema lo tienen en, y ahora voy a tirar piedras sobre mi propio tejado, su parte metalera… o mejor dicho, en sus seguidores metaleros… somos los más duros, los más anti poses, pero unos son demasiado virtuosos (jodete…) cuando un metalero busca la autenticidad pasando de tecnicismos, y otros son unos mataos porque no hacen solos… en todo fan metalero hay un virtuoso en potencia… y hablo por mi mismo! Jejeje! Un grupazo, cojones!

    1. Vaya lío que tenemos los metaleros con estas cosas jajjaja En fin, que lo que cuenta en definitiva es la música y lo que te llegue a emocionar… Yo lo mismo me emociono con los berridos guturales de, pongamos, Mikael Akerfeldt que con la suave flauta de Andy Latimer en el Snow Goose… Somos bichejos raros jejjeje
      Un abrazo!!!

  2. Quizás me equivoque, pero me da la sensación que están mejor valorados entre el público prog que entre los metaleros. Te lo comentaba el otro día, creo que este estilo que practican, y ellos en particular, es lo más importante que le ha ocurrido al rock sinfónico desde su gloriosa época de los setenta, de algún modo explotan un territorio que, hasta entonces, no había terminado de cuajar, si exceptuamos a bandas como Rush, tal vez los pioneros de este sonido. Son unos músicos excepcionales, algo imprescindible para hacer buen progresivo; entiendo que para los muy metaleros a veces resulten un poco sofisticados y se pueden hacer pesados con esos temas tan largos, digamos que al publico heavy le gusta la calidad, pero todo más directo, rápido y sin tanto artificio, a lo mejor son imaginaciones mías, no sé qué pensarás. Dejo un tema en directo que me encanta (ya apareció en mi blog), con coro soul incluido, una de las baladas más emocionantes que conozco. Un abrazo, Alex.
    https://www.youtube.com/watch?v=eqi7tFv84z4

    1. De hecho, esta entrada la he publicado por esa conversación que tuvimos en Madrid… Son unos pioneros que avanzaron en el único estilo, quizá, en el que se podía PROGresar más y mejor musicalmente: creo que llevas mucha razón en eso y también en que es el público más aficionado al Prog el que mejor puede entenderlos; aunque también es cierto que el más metalero tiene los oídos avezados en material que se puede parecer al Prog y por ello se acerca mucho al estilo y lo aprecia…
      Preciosa The Spirit Carries On, y el disco en el que está, el Metropolis II, es una pasada: muchas gracias por dejarla!!!
      Un abrazo!!!

  3. Cuando comentabas en Musicae Memorandum sobre Nazareth creo recordar que decías que ahí te habíamos dado en toda la línea de flotación. Pues bien, lo mismo puedo decir yo hoy con Dream Theater.

    Soy fanático de esta banda, especialmente del Images and Words, para mí el mejor álbum de la historia, una joya sin un nanosegundo de desperdicio, el que me hizo ver la música de otra manera, a otro nivel… Aquí dejo mi reseña por si alguien quisiera echarle un vistazo http://www.musicaememorandum.com/2014/10/dream-theater-images-words-.html

    Tanto me gustan que tuve que ir a verlos a Barcelona hace un par de años, no podía morir sin verlos al menos una vez en mi vida, una pena la calidad de sonido, la hora (las 20 en pleno verano…) y que no estuviera ya Mike Portnoy, mi gran ídolo en la batería (de vez en cuando la aporreo) Dicen los entendidos que Mangini es mejor y más rápido, a mí me da igual, Portnoy siempre será mi Nº1 a las baquetas
    Aquí dejo también la crónica de dicho concierto http://www.musicaememorandum.com/2015/07/rock-fest-barcelona-scorpions-twisted-sister-judas-priest.html

    Yo quizás sea más metalero que progresivo, pero eso no me causa ningún sentimiento encontrado, todo lo contrario, disfruto de lo que me pueden aportar que muchas bandas heavys sinceramente no podrían ni por asomo.

    Y muy de acuerdo respecto a LaBrie, es un muy buen cantante pero no un virtuoso como los demás integrantes.

    Como soy muy envidioso, yo también quiero aportar un vídeo en directo. El que ha puesto Raúl me ha encantado, a ver que os parece este, mi canción favorita de ellos en la versión en directo que más me gusta

    Abrazo

    1. Bueno, ante todo perdona por este retraso en la aparición de tan jugoso comentario: creo que es por el tema de los enlaces, pero tengo que revisar la configuración del blog para que no vuelva a pasar. Dicho esto, me alegra haberte torpedeado con esta bomba hecha música: en verdad para mi gusto son una de esas bandas que cuanto más profundizas en ella más te gusta; quizá mi favorito sea también Images and Words, pero por ahí le rondan Metropolis o Octavarium… Pero es que los demás… En fin, muy difícil escoger un solo disco de su discografía.
      Yo también los vi en directo de mala manera por desgracia, un festival de verano en Lorca (Murcia) a media tarde con un calor espantoso, pero aún así flipé bastante.
      Es cierto que Mike Mangini es una mala bestia de la batería, pero coincido contigo en que a mí Mike Portnoy me parecía parte esencial de la formación ideal de DT, en fin, lo bueno es que por ahí sigue con sus otros proyectos.
      Y haces muy bien en no tener problemas para disfrutar de los dos mundos, Metal y Prog, yo tampoco tengo ninguno y me sumerjo con facilidad en ambos estilos o en sus innumerables variantes…
      En cuanto tenga un momentillo me leo tus entradas.
      Un abrazo!!!

  4. Solo he visto una vez a Dream Theater y me dejaron con la boca abierta, si bien es cierto que tanta virtuosidad si te has tomado alguna cerveza de más se hace al final un poco pesada, pero bueno, es alucinante ver a músicos tan buenos y disfrutando tanto. ¿Volvería a verlos de nuevo? creo que no, el progresivo, el sinfónico, siempre han terminado dándome pereza y cuando llevo cinco canciones de veinte minutos me saturo, por mucho que me guste el grupo, porque si te gusta la música, si te gusta el metal ¿cómo no te van a gustar estos tíos???

    Saludos!
    encarnisabina.blogspot.com

    1. Entiendo perfectamente que te puedan saturar Encarni: de hecho mucha gente se encuentra con el mismo handicap cuando se ‘enfrenta’ a ellos. Lo bueno, en tu caso, es que puedes disfrutar de su buen hacer, porque lo cierto es que verlos tocar es una maravilla: a mí particularmente me da una envidia de muerte jajjaja
      Saludazos!!!

  5. Fenomenal que dediques una entrada a estos monstruos, Alex. Los ví hace unos años en Zaragoza y certifiqué lo que comentabas más arriba. Una pasada. También es cierto que la voz de LaBrie no me gusta ni un pelo. Me parece una gallina clueca, lo siento. Voz que contrasta con la música tan poderosa que suena tras él. Personalmente me quedo con su disco “Dream Theater Metropolis Pt. 2: Scenes from a Memory”. Creo que ahí llegaron a un punto de madurez y excelencia que siguen conservando hoy en día. Los discos anteriores, sublimes también, son un contínuo aprendizaje hasta llegar aquí. Un abrazote, compitrueno 🙂

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.