Los Hijos del Rock (II) – Jason Bonham

Parece ser que Jason lo tuvo claro desde muy pequeño:

Ya que papá John fue una leyenda del Rock y la batería, él eligió seguir la senda que le marcaba el destino y tomó las baquetas casi de las manos de su difunto padre, con el visto bueno de unos padrinos llamados Jimmy, Robert y John Paul, casi nada… Aunque también hay que añadir que Bonzo empezó a enseñar a su pequeño desde bien temprano: a los cuatro o cinco años ya daba sus primeros toques a los timbales.

Creo que no debe ser fácil ser el hijo de un personaje como Bonzo, me da la impresión de que las expectativas y deseos de demasiada gente por un lado, y las envidias y rencores por otro, te pueden poner muchas trabas en la vida; aunque cierto es que también puedes tener el camino allanado para muchas otras cosas; por ejemplo, en el caso de Jason, tener los teléfonos de la mayoría de las estrellas del Rock que han sido algo en este mundo o que cualquier marca de componentes de percusión esté dispuesta a patrocinarte.

Bueno, coñas aparte, Jason tuvo la desgracia de perder a su famosísimo padre muy pronto (tenía 14 años cuando murió) y, supongo, que eso le marcó como a cualquier otro chaval, pero él se siente orgulloso de llevar el apellido y de haber recogido, de algún modo, el legado de su padre con las baquetas. Según he leído en una entrevista que le hizo The Metal Circus, Jason estuvo tentado de dejar la batería por el motocross, que al parecer se le da bastante bien, pero se decidió por la música y, en mi opinión, acertó, pues es un gran batería.

La sombra de su padre es alargada y siempre estará relacionado con su banda, con Led Zeppelin, algo de lo que se siente muy orgulloso y que le ha llevado a tocar en más de una ocasión con el resto de componentes e, incluso, a participar en una reunión con Page, Plant y Jones que tuvo lugar en 1988 con motivo del 40 aniversario de Atlantic Records: de nuevo los cuatro apellidos mágicos reunidos.

También es cierto que, como batería, tuvo un maestro inmejorable que se preocupó de formarle desde muy pequeño, aunque también tuvo que pagar algún peaje, como que siendo un crío de pocos años su padre soliera sacarle de la cama a las tantas de la madrugada  para que mostrara sus habilidades con las baquetas en medio de una de las fiestas locas que Bonzo acostumbraba a celebrar en casa. Eso sí, también podía encontrarse con los miembros de Bad Company en el salón y ponerse a tocar con ellos, como de hecho pasó en alguna ocasión según ha contado el propio Jason.

Su curriculum como musico es muy amplio y ha aportado su kit (más sencillo que los monstruos que solía usar su padre, pero casi igual de contundente) en muchos proyectos interesantes: aparte de participar en muchos tributos a Led Zeppelin, ha puesto sus baquetas al servicio de UFO, Paul Rodgers, Foreigner o el propio Jimmy Page; también ha tenido bandas propias desde los años 80 como Airrace, Virginia Wolf, Bonham, California Breed o, para mi la mejor de todas las en las que ha participado, Black Country Communion, junto a Glenn Hughes, Joe Bonamassa y Derek Sherinian, un portento de grupo realmente espectacular.

Su estilo a la batería es menos espectacular que el de su padre, como decía antes su kit suele ser más recogido y menos abundante en piezas, pero su contundencia si que se puede asemejar al rotundo ataque contra los parches de su viejo.

Sin duda, el talento Bonham sobrevivió a Led Zeppelin en manos de su retoño y ahora podemos seguir disfrutando de un gran batería, legado del que fuera uno de los más grandes del género.

Si te ha gustado:

6 comments

  1. Buen tema para tratar el de los músicos hijos de músicos. Siempre estarán bajo la espada de la comparación aunque, como bien dices, van con una buena parte del terreno allanado. Me alegro de que escojieses a Jason y no a Enriquito!!! Jejeje! Un abrazo!!! Wassail!!!

    1. Nooooo, Enriquín no va a tener espacio en este blog jajjaja Bastante tiene ya sin merecerlo, simplemente por ser hijo de… Pero no es el caso de Jason que, como puedes comprobar, le da bastante bien a las baquetas.
      Un abrazo!!! Wassail!!!

  2. Si ha tocado con todos los músicos que mencionas en la entrada no puede ser malo, no me imagino a Bonamassa o a Jimmy Page contratando a un manta; desde luego, no sonaba nada mal el Led Zeppelin Reunion. Hace un par de años vi un concierto buenísimo del grupo español Asfalto, y ahí pude ver a Julio Castejón y a su hijo Paul tocando juntos, me imagino que no debe ser muy habitual que padre e hijo quieran compartir grupo y escenario. Un abrazo, Alex.

    1. De hecho, de los grupos más interesantes del panorama internacional hoy día son, para mi gusto, Black Country Communion: llevan ya cuatro pedazos de discos y siempre han contado con Jason, entiendo que no por el nombre.
      No es muy habitual lo de que padres e hijos toquen juntos, pero sucede: el caso de Asfalto es uno, y, por ejemplo, Roger Waters suele llevar en sus giras a su hijo Harry tocando los teclados, de hecho, dicen por ahí que es un muy buen músico de Jazz…
      Abrazos!!

  3. Ojalá en esto de la música existiera lo de las castas, como en la India, si eres hijo de buen guitarrista pues tú buen guitarrista, si eres hijo de buen batería pues tú buen batería…
    Es broma, qué haríamos los que no estamos tocados por la varita mágica, pero pensándolo bien nos ahorraríamos muchas cosas y que se perdieran otras.
    Buena y divertida publicación Alex
    Abrazo

    1. Noooo, mi hija la pobre se queda fuera de la música entonces, Nostromo jajjaja Y ya que yo no he podido ser músico ni por asomo, pues no me importaría que ella si lo pudiera disfrutar…
      Gracias por tus palabras compañero!!
      Un abrazo!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.