Los hijos del Rock (I) – Sound of Contact

En efecto, como ya habréis imaginado, ya tienen una edad. Ya se han hecho mayorcitos y muchos de ellos y ellas quieren emular a sus famosos papás tocando en una banda. Son apellidos muy famosos que despiertan grandes esperanzas o, por el contrario, la suspicacia por si se ha sustituido el talento por el nombre. Evidentemente ser ‘hijo de’ no garantiza el éxito, son escasas las dinastías rockeras que han sobrevivido al tiempo y son pocos los hijos que han alcanzado la fama, poquísimos de hecho, los que han superado a sus gloriosos padres.

Los hay que directamente se han enganchado a las correrías de sus viejos, como es el caso de Harry Waters, uno de los hijos de Roger Waters que suele tocar los teclados en sus directos; y hay otros que han decidido ir por su cuenta y presentar al mundo su talento, como quien nos ocupa hoy: Simon Collins, hijo de, sí señoras y señores, Phil Collins.

¡¡Y vaya sorpresa me he llevado!! Más allá de las similitudes físicas y vocales, que las hay y de las que hablaré más adelante, el disco que la banda de Simon Collins, Sound of Contact, sacó en 2014 es muy bueno. Realmente bueno. Mejor, para mi gusto, que muchos de los que papá Phil sacó en nombre de Genesis y, sobre todo, mucho mejor que los que hizo en solitario. Dimensionaut, el disco del que estamos hablando, suena a Genesis, a Prog Rock setentero y a Neo Prog, pero lo hace con entidad propia, con mucha calidad y, sobre todo, con mucho respeto por esos sonidos a los que su padre, junto con su banda original, dio comienzo y vida.  La formación surgió a raíz de la colaboración entre Simon y el teclista Dave Kerzner en 2012, cuando tocaban una versión del mítico tema Supper’s Ready de Genesis, invitados por Steve Hackett para participar en Genesis Revisited II, el segundo repaso que hace Hackett en solitario recordando sus raíces y acompañado de músicos de lujo.

La voz de Simon Collins es, en muchas ocasiones, asombrosamente parecida a la de su padre, pero eso no impide disfrutarla porque también tiene su identidad particular y su timbre característico, una voz casi más bonita que la de su padre, quizá porque (estoy casi seguro) ha sido mejor educada. Por otro lado, los músicos que acompañan a Simon en Dimensionaut son tan buenos como cabía esperar y el resultado es de una calidad tremenda. Es verdad que suenan a Genesis en más de una ocasión, es inevitable, pero es que ¿cuántas bandas no han deseado parecerse a ellos y no han podido ni siquiera acercarse? Para mi, esto no es un obstáculo a la hora de disfrutar de Dimensionaut. Y hay más similitudes: está claro que Simon ha heredado el talento de su padre, porque en Sound of Contact, además de cantar toca la batería… ¡¡¡y muy bien!!!

Por otra parte, el disco es una historia conceptual de Ciencia Ficción sobre un personaje que viaja a otras dimensiones del tiempo y del espacio llamado Dimo, quien tiene la misión de expandir los conocimientos de la experiencia humana. Como digo, musicalmente tiene de todo lo que a un buen aficionado al Prog le puede gustar: pasajes instrumentales enrevesados, melodías preciosistas, instrumentos desbocados y partes más suaves; pellizcos de Yes, Rush, Porcupine Tree, Pendragon o incluso Pink Floyd, pero todo muy bien tratado y con una calidad, vuelvo a repetirlo, mayúscula; por tener tiene hasta una suite final de casi 20 minutos, como no podía ser de otra forma en un disco de Prog.

Es evidente que Simon Collins lo habrá tenido más fácil que muchos otros músicos que parten de cero y sin un padrino tan ilustre, pero también salta a la vista que el chaval tiene talento y se lo ha currado junto a otros cuatro buenos músicos para parir este pedazo de disco. Sin duda, muy recomendable.

Si te ha gustado:

2 comments

  1. Fenomenal, claro que sí. Aunque seguramente lo tienen más fácil por llevar un apellido que no necesita presentación, también tienen que demostrar que están a la altura de lo que se espera de ellos. Siempre hay algún fiasco, pero por lo general suelen salir del paso bastante airosos. El ejemplo lo has puesto con el joven Collins. Me viene a la mente -pensando en baterías- Jason Bonham, hijo del todopoderoso ‘Bonzo’, todo un crack a los tambores. Y es que lo han mamao desde pequeños, qué quieres, jejeje. Un abrazo, torpedo del metal.

  2. Suerte con esa nueva sección “Hijos del Rock”, otro nuevo proyecto interesante de Rocktelegram; seguro que no faltará Oliver Wakeman o el que menciona Fran: Jason Bonham. El hijo de Willie Nelson se dedica el rock en lugar de al country, como su padre. También está Dweezil Zappa. En estilos fronterizos también están Jakob Dylan, Ziggy Marley, y en el country Rosanne Cash. Del hijo de Phil Collins no tenía ni idea que se dedicaba a la música, y aún menos al rock progresivo, para mí ha sido toda una sorpresa, escucharé el disco. Un abrazo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.