LOS HABITANTES DE LAS CANCIONES VIII: Windowpane – Opeth

Opeth son una de mis bandas favoritas desde hace mucho tiempo. Cuando hacían Death Progresivo (o como quieras llamarlo) me encantaban, pero ahora, que hacen Rock Progresivo a secas (o como quieras llamarlo), también me fascinan. Ya he hablado de ellos en más de una ocasión en este blog, siempre con admiración confesa hacia su líder y creador, Mikael Åkerfeldt, quien me parece uno de los mejores músicos de Rock de los últimos tiempos: inquieto, creativo, virtuoso, inteligente… Un personaje que, a mí entender y por compararlo con alguien cercano y con quien ha colaborado en muchas ocasiones, es más completo, más ‘redondo’ como músico, que Steven Wilson, el otro gran gurú del Prog Rock actual.

Pues bien, en 2003, mis Opeth deathmetaleros se descolgaban con un doble lanzamiento que incluía el impresionante Damnation, un disco que sorprendió a todos los seguidores de la banda por dejar de lado el Metal y centrarse en un Rock sinfónico y pausado de una calidad impresionante. Ahí empezó un camino que ha desembocado en una perdida casi total de los elementos más extremos en la música de Mikael Åkerfeldt, para descontento de muchos de sus seguidores primitivos y alegría de no menos nuevos fanáticos de la banda.  Damnation es un disco que se puede recomendar a cualquiera sin temor a equivocarse y se abre con este precioso e inquietante Windowpane que hoy me sirve para dar vida a un nuevo ‘habitante de las canciones’.

La cara en la ventana

Hay una cara pálida en el cristal. Tras la ventana, contra la oscuridad de la sala, se recorta un rostro blanco que parece aclararse durante unos segundos alimentado por una luz interior. No sé si quiere hablar o mostrarme algo que oculta. Desaparece y regresa de nuevo, parece que el dueño de esa cara cuenta las horas de la noche y espera a alguien, apostado tras su ventana. Puede que tan solo necesite hablar o quizá esté allí para que nosotros podamos conocer su realidad. No sé muy bien qué puedo hacer, qué debo hacer… Quizá espere la llegada de alguien que debería amarle y dejó de hacerlo hace mucho tiempo.

Dentro de la casa suena una canción de cuna, una voz ronca y arrastrada sobresale por encima del llanto de los niños, gritando. El rostro blanco va y viene hacia la ventana, buscando, mirando, ofuscado en su soledad. Es un niño. Ahora puedo verlo. Y también puedo sentir sus cicatrices bajo la piel. Un enorme dolor le recorre el cuerpo, una confusión sin límites alimenta su miedo. Cuando intento llegar hasta él, su mano se agita en un adiós desesperado y febril, soy incapaz de hacer mío su dolor, de ayudarle y lo sabe. Sabe que está solo.

Todos sus sueños son reflejos de su profundo sufrimiento y se proyectan en su cuerpo, hasta el último de ellos.

Si te ha gustado:

7 comments

    1. Me alegra que te guste Alberto!!! Que gran disco se sacaron Opeth de la manga, aunque nos dejaran algo descolocados a los seguidores iniciales. Un abrazo!!! Wassail!!!

  1. Totalmente de acuerdo con Alberto, echaba de menos la sección. En cuanto al tema (al igual que todo el disco), ya es buenísimo sólo si nos fijamos en la música, así que aún más conociendo la historia fantasmagórica, inquietante y triste que lo acompaña. La guitarra llorosa que entra hacia el minuto 4:38 (hasta el 5:50, o así) es bellísima y muy adecuada para la historia. Un abrazo.

    1. Me da mucha alegría que os guste la sección y me anima a seguir con ella, la verdad. Como le decía a Alberto, Damnation es un discazo que nos descolocó a todos los seguidores de Opeth acostumbrados a la caña burra, pero que nos acabó enamorando, bueno a mí me pilló a la primera escucha…
      Esa guitarra sin distorsión que comentas es genial Raúl, todo un acierto.
      Abrazos!!!

  2. Opeth, casi ná. Estamos hablando de los herederos naturales de Pink Floyd, seguramente. A mi me encantan y los sigo desde hace muchos años. Cada disco que sacan me gusta más que el anterior. Da gusto observar de cerca su evolución musical. Un abrazote, compi.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.