Los Habitantes de las Canciones VIII: Stargazer / A Light in the Black – Rainbow

Stargazer es una de mis canciones favoritas sin ningún género de duda. Me atrapó la primera vez que la escuché y, todavía hoy, treinta y tantos años y cientos de escuchas después, me sigue sonando tan fresca y potente como aquella vez. Junto a A Light in the Black forma una de las caras B más gloriosas del Rock y no están juntas por casualidad: cada una de ellas cuenta una parte de la misma historia (se podría decir que A Light in the Black es el epílogo de Stargazer), aunque sean dos canciones independientes.

Ambas canciones se incluyen en  uno de los mejores discos que ha dado el Rock, Rising, en el que dos de las más rutilantes e inspiradas estrellas del género se dieron cita en 1976: Ritchie Blackmore y Ronnie James Dio, en una formación que fue, y es, una auténtica leyenda: Rainbow.

El Astrónomo

Es mediodía y el sol parece querer fundir la superficie de la tierra. El hombre vendería su alma por un poco de agua. Ya no sabe por qué está allí: hace años que olvidó el motivo real, pero quiere ver al Astrónomo conseguir su sueño, el sueño de todos, un sueño de gloria y vida eterna. Es el día de la ascensión.

Hace nueve años que miles de hombres, mujeres y niños trabajan en la construcción de la Torre, todos unidos por el mismo propósito y alentados por la voluntad del Astrónomo. Él alcanzará la estrella más brillante del firmamento y los transportará a todos a un mundo nuevo, donde no habrá dolor ni sufrimiento. Sus enseñanzas han sido claras y han rezado a la Estrella del Astrónomo: cada noche, cada día, han cumplido con los ritos y han trabajado, bajo el sol y la lluvia, encadenados y fustigados por los látigos, en la construcción de la Torre más alta y hermosa que se alza en el mundo.

Muchos murieron, pero hoy resucitarán en el Nuevo Mundo que les prometió el Astrónomo. El hombre alza la vista a lo alto de la Torre e imagina que puede ver el rostro del Astrónomo, que se dispone a saltar y volar al encuentro de su Estrella. El mundo ha girado muchas veces mientras ellos, los esclavos, han dado forma al sueño del Astrónomo: una torre de piedra para llevarlo directo al cielo.

Todos los ojos siguen la figura del Mago mientras sube a la cima del mundo, envuelto en un silencio que suena como el mar. El viento caliente envuelve a la gente y todos sienten que ha llegado el momento esperado, el instante en que los sueños se harán realidad. El Astrónomo salta hacia la Estrella.

No hay sonido mientras cae en vez de ascender a los cielos. El tiempo parece detenerse hasta que la sangre del Astrónomo mancha la arena clara del desierto cuando impacta contra el suelo. La Estrella estaba demasiado lejos.

El hombre mira desolado el cadáver del salvador. Sus ojos sangran lágrimas desesperadas, perdida ya cualquier esperanza. Creyeron en él y su pago por tantos años de sufrimiento es una mancha de sangre en la arena. Sus corazones ya están abandonando la Torre, ahora quieren, necesitan, volver a casa. Y vencer la desesperación que se adueña de sus voluntades.

Una luz en la oscuridad

¿Realmente cayó al vacío y murió? ¿De verdad pueden los esclavos del Astrónomo abandonar la Torre? La vida parece el sueño de un demente en busca de una estrella en el infinito. El hombre siente la llamada del hogar y se marcha. Desea volver a casa, pero, ¿está realmente preparado para dejar atrás la quimera del Mago?

En el cielo brilla la estrella del Astrónomo, y allá, al final del camino, una luz en la oscuridad que le guiará hasta su hogar.

Si te ha gustado:

4 comments

  1. ¡Oh, genial Alex! Las estrellas no están al alcance de cualquiera, aunque muchas veces sintamos la necesidad de agarrarnos a ellas, está claro que nunca es fácil llegar a ser libres del todo, aunque hayas ayudado a construir una torre que conduce al cielo ¡Qué pedazo de canción y de disco! Buen fin de semana, Alex. Un abrazo.

    1. ¡¡Gracias Raúl!! Como digo en la entrada, para mí Rising es una de las cumbres del Rock, uno de mis discos favoritos sin ninguna duda y lo es, en gran medida, gracias a estas dos canciones.
      Un abrazo!!

    1. ¡¡Muchas gracias compañero por esas palabras!! Conocía la versión de Barilari (por cierto, que no se atrevieron con la intro de Cozy, que es otro monstruo en aquella encarnación de Rainbow), que está genial, pero como bien dices, a la original no hay quien se acerque…
      Ya sabes que en estas entradas no hago una traducción exacta, si no más bien una ‘interpretación’, aunque es verdad que en este caso me he ceñido bastante a la letra y, eso creo al menos, al sentido que Dio le quiso dar.
      ¡¡Un abrazo Jake!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.