Los habitantes de las canciones V: Have a Cigar – Pink Floyd

Los que ya me conocéis un poco sabéis de más y de sobra que mi disco favorito es Wish You Were Here. Y quizá dentro de ese disco, tras Shine On You Crazy Diamond, mi segunda canción favorita sea la que hoy he decidido ‘interpretar’ en esta serie de Los Habitantes de las Canciones: Have a Cigar, la única canción de Pink Floyd en la que la voz principal no pertenece a uno de sus miembros. Al parecer, Roger estaba un tanto fastidiado de tanto forzar para Shine On You Crazy Diamond y David no quería cantar esa letra: Roy Harper estaba grabando su HQ también en Abbey Road, de modo que se ofreció para hacerlo él mismo; Roger aceptó pensando que sus compañeros se iban a negar pero estos aceptaron sin problemas y al pobre Waters no le quedó más remedio que aceptar, aunque se arrepintiera de ello en más de una ocasión en los años venideros.

PINK

– Pasad, pasad chicos, ¿qué queréis tomar? Sentaos. Tengo un poco de todo… También tenéis cigarrillos, puros, ¿o quizá algo más fuerte? ¡Ya sé que los jóvenes podéis con cualquier cosa!

El ejecutivo, trajeado y tan aseado que parecía más pulido que limpio, les espetó esa bienvenida nada más verlos entrar en su enorme oficina. Una oficina que nada tenía que ver con el mundo en el que se supone que debería estar inmerso ese tipo, o al menos eso pensó el muchacho alto y desgarbado que vestía de riguroso negro. Los otros tres, al parecer más tímidos, entraron tras el alto, con paso desganado, como ausentes.

Todo era diferente desde el lanzamiento de su disco anterior: atrás quedaban casi diez años de batirse duramente el cobre en clubes de media Europa y grabaciones a toda prisa en estudios a menudo casi improvisados; ahora disponían de los mejores estudios de Inglaterra a tiempo completo y los conciertos eran multitudinarios en las mejores salas e incluso en estadios.

“Todo ha cambiado demasiado deprisa – se dijo el largirucho -, y pocos entienden lo que realmente les ofrecemos”.

– Me encanta lo que hacéis, de verdad, me parece fantástico… Por cierto, ¿cuál de vosotros es Pink? – Preguntó el ejecutivo mirando alternativamente al alto vestido de negro que parecía ser el líder y al guapo de la melena sobre los hombros. “Uno de los dos – pensó – tiene que ser el que de la cara. Los otros dos, aunque bien parecidos, no dan la talla como líderes de la banda; para eso tengo ojo”.

Ambos se miraron y se limitaron a sonreír.

– Nadie es ‘Pink’, somos un equipo -, dijo suavemente el guapo.

– De acuerdo, pero esto va deprisa muchachos, si trabajamos juntos os vamos a convertir en un jodido monstruo, lo vais a petar, nos vamos a montar en el tren del dinero y nadie va a poder pararnos…

Los cuatro se miraron entre ellos un tanto incómodos, tratando de equilibrar la situación, de imponer sus condiciones; pero estaba claro que hablaban diferentes idiomas y, además, si deseaban seguir creando música como hasta ahora, las condiciones iban a cambiar, eso estaba claro.

No por primera (ni por última) vez, el chaval alto pensó en ladrillos, en un muro.

Si te ha gustado:

9 comments

    1. Hey Hermano!!! Muchas gracias por tus palabras!!! Es verdad que es una especie de mundo paralelo el que desarrollo en estas pequeñas incursiones en las canciones desde el punto de vista letrístico… No lo había considerado así, pero me gusta el concepto…
      Un abrazo!!! Wassail!!!

  1. Totalmente de acuerdo con Alberto, creo que esta sección es de las cosas más interesantes que se pueden leer en el mundillo de los blogs musicales; es más, creo que haría bien el leerte el colectivo de blogueros de perfil más literario (escritores, poetas y contadores de historias). Has recreado perfectamente esta historia en torno a la codicia en el mundo de la música. Lo comento para que tus seguidores lo sepan: el patrón de este blog y yo nos hemos conocido hoy en persona, ha sido un verdadero placer poder compartir contigo esta mañana, amigo, al natural eres aún más cojonudo de lo que me imaginaba. Un fuerte abrazo.

    1. Bueno Raúl, tengo que decir, antes de nada, lo mismo: me ha encantado conocerte en persona porque eres un tío de puta madre y con una conversación realmente interesante, inteligente y ‘productiva’: me llevé un montón de ideas, libros y música que van a ampliar mis horizontes… En realidad me he dado cuenta de que tu blog es sólo la punta del iceberg de lo que ofreces como persona. Ha sido una gran experiencia que me encantará repetir.
      Y en cuanto a tu sugerencia, te voy a hacer caso y me voy a acercar más al colectivo literario de la blogosfera porque, además, siempre resultará interesante, al margen de que me acaben leyendo o no.
      ¡¡¡Un fuerte abrazo amigo!!!

    1. Pues en realidad empecé pensando en hacer un blog paralelo con este contenido y no lo descarto porque me está dando juego y me gusta hacer esas ‘interpretaciones’.
      ¡¡¡Encantado de que te guste Fran!!!
      Un abrazo compañero 🙂

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.