Los Dioses del Rock amaban a Rory Gallagher

Si tuviera que usar una sola palabra para definir a Rory Gallagher sería esta: autenticidad. Rory fue un músico entregado, apasionado como pocos y que supo ganarse a su público demostrando en directo que sentir el Blues y el Rock no es una pose ni un mero espectáculo de luces y humo. No. Rory tocaba desde el fondo de su alma y transmitía directo al corazón de su audiencia. ¡¡Y cómo tocaba!! Aunque hoy día es raro ver su nombre en las listas de ‘mejores guitarristas’ que publican los medios especializados, es frecuente que los que sentimos a fondo el Rock, lo ensalcemos como uno de los mejores guitarristas que han existido jamás.
Su vida y su legado musical están indeleblemente ligados a una vieja Strato del 61 marrón de segunda mano, comprada por 100 libras cuando tenía 16 años, que fue su eterna compañera en directo y en estudio y a la que hizo llorar, reír, hablar y sentir en millones de ocasiones, para deleite de quienes disfrutamos de su amplio patrimonio en forma de canciones. 
 
Fue un tipo afable, bebedor consumado y católico convencido como buen irlandés, que con su media melena y su aspecto de chico bueno no daba la sensación de poseer ese enorme talento cuando subía a un escenario y se convertía en un monstruo del Blues Rock, arrancando notas imposibles a su ajada Fender. Pero es que no solo tocaba bien, su gran voz, un tanto rasgada y bronca, fue el acompañamiento perfecto para adornar sus creaciones.
 
Empezó desde muy joven a tocar Folk, Rock’n’Roll y, sobre todo, Blues con pequeñas orquestas que amenizaban fiestas en lugares cercanos a su Ballyshannon natal, en el condado de Donegal. Pero fue a mediados de los 60, cuando formó la banda Taste, cuando empezó a despegar como solista y compositor. Tras un par de discos como Taste y decenas de conciertos por media Europa y EEUU, la incipiente (y muy buena, todo hay que decirlo) banda se separa y Rory emprende lo que sería una fructífera y excitante carrera en solitario. 
 
Ya desde su primer y homónimo disco de 1971 le acompañó al bajo el gran Gerry McAvoy, quien no se separaría nunca de su lado, aportando una sólida base para sus creaciones. Otros músicos fueron y vinieron, pero sus acompañantes más recordados son, sin duda, el batería Rod de’Ath y el fantástico pianista Lou Martin, con quienes Rory logró una compenetración difícil de igualar. Podemos decir que esa fue la formación clásica de su banda.
 
Fue durante la década de los 70 cuando Rory Gallagher gozaría de más fama, apareciendo, entonces sí, en las revistas y medios de comunicación de todo el mundo como el genial guitarrista de Blues y Rock que siempre fue, y vendiendo millones de discos y pateándose miles (literalmente) de escenarios por decenas de países en todos los continentes. 
 
En los años 80 las ventas de discos y la fama de Rory fueron decreciendo, aunque sus conciertos todavía colgaban sistemáticamente el ‘Sold Out’ y la gente acudía en masa a ver su magia en vivo, algo que por fortuna recogen numerosos documentos para disfrute de quienes no pudimos estar en ninguno de sus recitales.
 
Yo me enganché a su música a partir de un disco que compré en Madrid Rock, Calling Card, que me fascinó desde la primera nota. Poco a poco fui haciéndome con su discografía al completo, que no tiene desperdicio si te gusta el buen Blues Rock; pero fue en los vídeos de sus conciertos donde aprendí de verdad a valorar la enorme pasión y sincera vocación que este hombre ponía a su música. Era humilde y nunca fue de Rock Star, ni falta que le hacía, pero cuando cogía su vieja Strato y dejaba que sus dedos la acariciaran, los Dioses del Rock lo dotaban de todo el poder y la gloria y él se encargaba de hacernos partícipes de esos dones. Era pura magia.
 
Y esa magia se apagó en 1995, en junio hará 21 años, debido a complicaciones tras un trasplante de hígado, que había machado a base de alcohol a lo largo de muchos años. Los Dioses le bendijeron con un gran don, pero en contrapartida se lo llevaron pronto. Con tan solo 47 años.

Inexplicablemente, en nuestros días no goza del reconocimiento que debería tener y se le excluye una y otra vez de listas en los que se encumbra a guitarristas de mucha menos calidad y virtuosismo. Sirva este pequeño homenaje para recordarle y dejar constancia de su enorme talento.
 
Y ahora os contaré un pequeño acontecido personal relacionado con mi pasión por su música: hace un par de años estuve de viaje en Irlanda con la familia y fuimos de visita a Dublín. Allí me separé del grupo para visitar dos lugares dedicados a dos de mis músicos favoritos: la estatua de Phil Lynnot cerca de Grafton Street y el Rory Gallagher Corner. Estaba llegando a este último lugar, con mi camiseta de Rory, cuando la guía de un grupo de turistas japoneses que estaban contemplando la guitarra en la pared, me vio y me señaló diciendo que yo era uno de los muchos admiradores de Rory que se acercaban hasta allí para rendirle tributo. ¡¡No veáis la de fotos que me tuve que hacer con los japoneses!! Aunque yo no me iba a ir sin la mía claro:
IMG_1971
Posando en el Rory Gallagher Corner de Dublín y vestido para la ocasión
No lo dejéis, haced una búsqueda por sus videos o escuchad sus discos. Seguro que encontráis mucho que disfrutar. ¡¡¡Larga vida a Rory!!!

Parte de la información para elaborar esta entrada está sacada de la estupenda página tributo a Rory Gallagher en español de Nacho.
Si te ha gustado:

10 comments

  1. Como bien he comentado en más de una ocasión, Rory es uno de mis favoritos por encima del archiconocido y hecho leyenda, merecidamente, Jimi Hendrix. Pero es curioso como otros nombres no alcanzan el status de leyenda, cosa que no creo que al bueno deRory le importara mucho, porque como muy bien dices, la autenticidad era su sello de identidad más allá de auras de rock star.
    Ahora vamos con las coincidencias, que entre nosotros siempre hay alguna. Yo también lo conoci con Calling Card gracias a un chico que tocaba conmigo y era un fanático suyo. Apartir de ese día indagué lo que se podía en esos años, es decir, ir a la tienda de discos y pillarme el disco que más me atrajera visualmente, teniendo claro que las recomendaciones de mi amigo sobre que discos eran mejores no me sirvieron de mucha ayuda. "Todos" me dijo. Así que el primero que compré fue el álbum homónino. Sencillamente genial. El caso es que los discos de Rory los tenia vistos de mis continuas visitas a la tienda de discos pero no sabía bien de que palo iba. Recuerdo que el álbum Jinxed venia, ojo al dato, con una pegatina en la portada que rezaba "heavy Metal" con dos cojones. Supongo que para atraer a posibles compradores ya que en esos años el género estaba en pleno apogeo. Por supuesto Jinxed lo compré con el tiempo, al igual que Blueprint, Calling Card, Deuce o el imprescincible Irish Tour.
    Segunda coincidencia. No se si las ondas de internet han traido tú entrada a mi subconsciente, pero esta mañana en el trabajo me estaba acordando del detalle de la pegatina en el disco Jinxed. Es que hoy he estado un poco relajado jejeje y la verdad es que no se porque me ha dado por pensar eso. Además hace bastante que no he escucho nada suyo. Será un aviso.
    Lo de los japones buenísimo y la foto, se me hace raro verte sin la melena que aparece en tú perfil. Al menos se que tienes piernas jajaja. Ahora solo me falta verte en movimiento como a Raul en el video de entrega de premios para cercirarme de que no sois seres ectoplasmicos.

    Saludos y buen finde.

  2. Yo también he sentido esa sensación que comentas cuando veo sus vídeos, y que he vuelto a recordar hoy, con tu entrada; siempre me parecían mejores sus actuaciones en directo (al menos por lo que se puede ver a través de la pantalla porque yo tampoco he podido verlo nunca en directo) que sus discos, más sinceras y entregadas, dinamita pura. Algunos guitarristas son muy técnicos, otros muy rápidos, otros muy sensibles, Rory tocaba de manera muy natural, como si no le costara, y de una manera muy creíble y cercana. Es verdad que mi lista de guitarristas es muy larga, pero Rory siempre estará en ella. Muy buena esa foto, Alex. A ver si logro que se vea ésta que me hice hace poco, junto al monumento a Freddie Mercury en Montreux (Suiza), donde vivió los últimos años de su vida. Se rumorea que sus cenizas fueron esparcidas por el lago Leman. Saludos.

    https://elrincondelabuelodotnet.files.wordpress.com/2016/05/11222115_1674601756132069_3230280159064881772_n.jpg

  3. Pues sí, ya nos quedamos sin verle, qué se le va a hacer. Al menos nos quedan un montón de buenas grabaciones de sus conciertos. Yo tengo un DVD de sus numerosas actuaciones en el festival de Montreaux que es una pasada.
    saludos

  4. Bueno Salva, la cosa va de coincidencias, te lo creerás o no pero esto es cierto: preparo las entradas sobre la marcha, de tal manera que cuando me levanté el viernes no sabía de qué iba a ir, y dándole vueltas andaba a qué escribir cuando me empecé a acordar de que hacía tiempo que no escuchaba a Rory, y me dije, que demonios, una entrada le debo así que vamos allá… Se ve que las ondas de internet estaban haciendo de las suyas jejeje
    Recuerdo haber leído lo de la pegatina que ponía Heavy Metal en el Jinx y que más de uno se mosqueó porque aprovecharon el tirón metalero del momento, como tu dices, para promocionar un álbum que es cierto que es más Hard que Blues, pero de ahí a ser Heavy…
    Ya hace tiempo que me corté la melena y no veas cuanto me arrepiento a veces, pero la verdad es que estoy más cómodo. Cuando mi nena ve las fotos con el pelo largo se ríe un montón, y hace un año o así, con la media lengua, decía 'papá está dubio', queriendo decir que estaba 'rubio' jajajja
    Tengo pendiente una quedada con Raúl cuando vaya por Madrid, nos haremos un video para que nos veas a los dos con piernas y andando…
    Saludos Salva

  5. ¡¡Claro que se te ve con Freddie!! ¡¡Que buena foto también!! Según la portada de Made in Heaven, el lago estaría enfrente de ti, ¿no? Por cierto, que se mudó a Suiza por motivos fiscales básicamente, aunque claro, Freddie no se iría a una pensión de mala muerte en un sitio horrible precisamente jejeje
    Los directos de Rory son la leche, como le decía a Josué, sus actuaciones a lo largo de los años que se recogen en el DVD Live at Montreux (la cosa va de coincidencias, vaya) son impresionantes. Altamente recomendable.
    Un saludo!!

  6. Efectivamente, el lago esta justo enfrente, a unos pasos. La estatua está en un paseo que rodea al lago, lleno de bares, tiendas y muy animado, todo a precio suizo …

  7. Genial homenaje el que le dedicas a este otro Galagher que yo desconocía, y que intentare conocer. Es curioso esta mañana me fui a andar y de vuelta me encontré con el pequeño busto que le había dedicado el barrio donde vivía a uno de los mejores exponentes musicales de esta ciudad y que artistas de aquí como Bumbury le deben mucho, Mauricio Aznar, es bonito que al menos se les recuerde en mayor o menor medida, aún a riesgo de que acabes siendo victima de una invasión de japoneses o chinos que te obliguen a posar….saludos alex y disfruta con Raúl de los Madriles

  8. Hola Alejandro, es muy gratificante oírle, pensaba que era demasiado elitista cuando también le le recordé, pero sus seguidores son legión.
    Estupendo artículo, lástima que cueste encontrar hoy sonidos así.
    Saludos
    PD-Mucha envidia la foto.

    1. Gracias Nostromo, tanto por tu comentario, como por pasarte por mi blog. Llevas razón, los seguidores de Rory somos legión y parece que se está reivindicando su figura de gran guitarrista. Por cierto, me encanta la anécdota de Hendrix que cuentas en Musicae Memorandum, hasta el propio Jimi supo reconocerle el mérito al, por aquel entonces, joven Rory.
      Saludos!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.