Iron Maiden vuelven a la carga: The Book of Souls

Hace justo una semana que se puso a la venta el último disco de Iron Maiden, The Book of Souls, un trabajo que esperaba con impaciencia desde hacía meses, pues todo lo que tiene relación con estos británicos me apasiona desde que era un crío. Mira que me gustan AC/DC y todavía ni he escuchado su Rock or Bust, como ya explique en su momento en esta entrada, pero es que sin Bon Scott, poco a poco han ido dejando de tenerme en vilo, cosa que no me pasa con los Maiden. Por eso, vaya por delante, la crítica-reseña-comentario-o-lo-que-sea que voy a escribir no será objetiva, si es que eso (ser objetivo), además, fuera posible. 

Por supuesto, tratándose de Iron Maiden, desde semanas antes de que el disco estuviera en las tiendas, todo el Internet metalero bullía de comentarios, expectativas y apuestas acerca del nuevo disco (¡¡doble!!) de la doncella. Y, por supuesto, una vez que se pudo escuchar, los ríos de tinta virtual se convirtieron en auténticas cataratas de ceros y unos transformados en letras vertiendo todo tipo de opiniones, cada cual tan respetable y digna de ser escuchada como, espero, lo sea la mía, si ustedes gustan…

Para empezar me tengo que recordar, una vez más, que los viejos tiempos no volverán. Ni Iron Maiden van a sacar un nuevo Number of the Beast o Piece of Mind o Powerslave o Somewhere, ni yo voy a retroceder en el tiempo convirtiéndome en un tierno jovenzuelo para descubrir aquellos maravillosos vinilos. Así que, partiendo de esa insoportable premisa, ¿qué nos queda? Pues un buen disco, ni más ni menos; un disco al estilo Maiden de los últimos años, y pongamos que estemos hablando de la época que va desde que Bruce Dickinson y Adrian Smith retornaron a la nave. 

Tiene ramalazos que recuerdan, cómo no, a las viejas glorias, pero el conjunto no es tan completo, tan redondo y fresco, como fueron los fabulosos discos de los años 80, eso, como ya digo, es muy difícil que una banda con 40 años de carrera a sus espaldas vuelva a repetirlo. Normal, por otra parte. Y me centro en esa comparación porque he leído infinidad de comentarios que, de alguna manera, menosprecian The Book of Souls porque no suena a los viejos Maiden. Yo me contento con saber que siguen ahí y que todavía son capaces de parir un trabajo tan digno y bien hecho. 

También se discute mucho por esos mundos virtuales si Iron Maiden son o dejan de ser ‘progresivos’. La peña se raya mucho con esa cuestión y tampoco es para tanto. Todos los seguidores de la Doncella sabemos que su amo y señor, Steve Harris, ha sido siempre un gran escuchador de Prog y eso, quieras que no, se deja entrever en el sonido de Iron Maiden desde sus inicios, cuando aún nadie se atrevía a hablar siquiera de Metal Progresivo. Cuidado, no estoy diciendo que ellos lo toquen, pero sí que adquirieron claras influencias de bandas del Progresivo setentero y eso se nota. Que desde hace un tiempo hagan intros melódicas y se extiendan en los pasajes instrumentales no los convierte en una banda de Prog. También hay que tener en cuenta que tienen que dejar espacio para que se explayen las tres guitarras con que cuentan en sus filas…

The Book of Souls tiene cabalgadas puramente Maiden, pasajes melódicos de nuevo cuño, referencias a viejos temas (por ejemplo, The Red and the Black pretende ser la Rime of the Ancient Mariner del siglo XXI y lo cierto es que se parece un montón), una buena dosis de Metal y composiciones de gran calidad. Pero sobre todo, para mi gusto, tiene un temazo que sobresale por encima del resto: Empire of the Clouds, una canción de casi 20 minutos, de hecho la más larga que nunca han compuesto, que cierra el segundo disco del primer doble no grabado en directo que han sacado en su  historia.

Empire of the Clouds destaca por muchos detalles, ya de entrada el piano y el chelo son una rareza en los discos de Iron Maiden, además de su extenso minutaje y los constantes cambios de ritmo y variaciones instrumentales que posiblemente la convierten, esta vez sí, en el tema más Prog de la historia de la Doncella. 

En definitiva, Iron Maiden vuelven a sacar un disco más que respetable, con un sonido tan característico como siempre, pero incorporando detalles innovadores y guiños a un glorioso pasado que, para bien o para mal, nunca volverá.
Si te ha gustado:

5 comments

  1. Ya tiene mucho mérito que sigan haciendo discos interesantes como para que, además, les pidamos un disco ochentero en pleno 2015; si lo hicieran probablemente les tacharían de antiguos y de volver a hacer los discos de antes, ya se sabe que cuando se quiere criticar se critica. A mí me parece muy bien que coqueteen con el metal progresivo, aunque entiendo a los aficionados más "jevis"… De los temas que has puesto el último me parece buenísimo, con elementos de música clásica, folk y, tal como dices, planteamiento progresivo. Por cierto, que en esta larga canción que estaba comentando, hay veces que me recuerdan a Wishbone Ash, sobre todo esos toques pseudo-folk del principio. Parece un disco muy interesante, sobre todo para un grupo ya consagrado, como éste. Saludos.

  2. Hola de nuevo Alex. Es curioso porque precisamente esta tarde, hablando con Roberto, bajista de Tierra Santa ha salido el tema de este disco. Yo no lo he escuchado y no creo que lo haga como me ocurrió con el disco de AC/DC. Sinceramente no me atrae. No es que quiera un nuevo Number of the Beast u otro Piece of Mind. Posiblemente tampoco los escucharía. Siendo sincero no me hace falta un nuevo disco de Maiden ni de Judas ni de Kiss. Tal vez sea un poco duro decir que me la trae floja, pero es cierto. Si nos ponemos en la piel de Maiden supongo que necesitaran sacar un nuevo trabajo de vez en cuando para que los fans sepan que están vivos, aunque cuando van a uno de sus conciertos lo que quieren escuchar es los clásicos de siempre.
    Bueno, es solo mi opinión. Como le dije el otro día a Raúl en su blog que sepáis que os sigo, pero no comento mucho por falta de tiempo y por que no, por vagancia. Estoy muy desconectado de esto. Hay días que no enciendo el ordenador para nada.
    Un saludo.

    P.D. Por cierto, que ha Roberto el disco le ha parecido un truño jajajajaja.

  3. Pues si Raúl, es lo que tiene ser una banda de la talla de Iron Maiden hoy día, siempre habrá quien tenga una crítica a punto hagan lo que hagan. Yo creo que están resolviendo dignamente su longevidad en el mercado del Metal, sacando cosas que, sin ser radicalmente diferentes, no dejan de sonar a renovación de su sonido clásico; desde luego, los toques Prog están ahí, aunque para banda y disco que se han girado de forma absoluta a ese sonido tenemos el estupendo último trabajo de Opeth, Pale Communion, un claro ejemplo de (r)evolución de una gran banda…
    No había pillado yo el parecido de Empire of the Clouds con Wishbone Ash, pero llevas razón, ahí está, y es normal, pues seguro que los escucharon hasta dejarse los oídos en sus mocedades jejjeje
    Saludos y gracias como siempre Raúl

  4. ¡¡¡Hombre Salva!!! No sabes cuánto me alegra verte por aquí, y más si como dices, sigues a la escucha de lo que comentamos por aquí. Siempre bienvenido, por supuesto, al igual que tus comentarios, cuando te de la gana, cómo no… Me parece genial que te pases días sin acercarte a un ordenador, ¡¡ojalá yo pudiera!!
    Entiendo muy bien, creo, tu postura, pero a mi, por el contrario, que Iron Maiden sigan al pie del cañón no acaba de dejarme indiferente, me pica mucho la curiosidad por saber cómo va a ser lo nuevo de ellos. Eso sí, no me sucede lo mismo con AC/DC, como ya sabes, ni con otros grandes de la época como Judas, que tu también has citado: hace siglos que no escucho lo nuevo de Halford & Co, lo que no impidió que disfrutará de un concierto de ellos no hace mucho como un verdadero burro jejjeje. Llevas razón: al final queremos escuchar los grandes clásicos en directo…
    Como a Roberto, a mucha gente no le ha gustado nada The Book of Souls, yo tampoco lo voy a poner en un pedestal, pero me ha parecido un trabajo que se deja escuchar muy bien… Para gustos…
    Bueno chaval, lo dicho, siempre eres bienvenido en este blog, así que me hace feliz saber que andas por ahí, aunque no dejes comentarios.
    Un saludo!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.