En vivo desde la ciudad muerta, David Gilmour de vuelta en Pompei

Hay un aspecto del Live at Pompeii de Pink Floyd que se me reveló durante mi reciente estancia en la épica ciudad italiana que el Vesubio destruyó en el año 79 de nuestra era, y es precisamente un aspecto muy floydiano, uno de esos ‘conceptos’ con los que tanto les gustó jugar y hacernos pensar: Pink Floyd hicieron un live, es decir un ‘vivo’, en una ciudad muerta, y para recalcarlo aún más, en aquel mítico concierto de 1971 no hubo público, tan solo la banda y el equipo de rodaje, con lo cual la sensación de soledad de la banda se acrecienta en gran medida. Es una grabación que los seguidores del grupo no nos cansamos de admirar una y otra vez y que, a través de esta reflexión que me asaltaba visitando el dormido Vesubio, adquiere un significado aún más profundo para mi en su ya larga cuenta de símbolos. Algo que venía a completar un viaje lleno de experiencias, mucho calor, maravillosas ruinas y, cómo no, un gran concierto.
dsc07067
Hay que dejar claro que David Gilmour no pretendía con sus conciertos en Pompei recrear, ni siquiera emular, el legendario live de Pink Floyd, de hecho tan solo una canción del Live at Pompeii se repetía en el setlist de los conciertos de David: One of these Days, y eso porque ya estaba ahí. Y al hilo de esta cuestión tengo que contar que el ambiente en la moderna ciudad de Pompeya los días previos al concierto fue genial, nos reconocíamos unos a otros por las camisetas de Pink Floyd o de Gilmour y gracias a eso entablamos amistad con gente estupenda de diversas nacionalidades con quienes hablamos de las expectativas del concierto y de si, todos lo teníamos en mente, tocarían o no Echoes; y he de decir que casi todos esperábamos que sí lo hiciera. Lo que muchos no sabíamos es que David había dicho previamente que nunca volvería a tocar ese tema en concreto sin Richard Wright, ya que él lo entiende como un diálogo entre ambos y sin Rick en el escenario ese diálogo no es posible. Muy respetable, la verdad. Lo que no fue de recibo es que como diez minutos antes de empezar el concierto sonara el clásico ‘ping’ en los altavoces, haciendo que todo el público aullara de placer… ¡¡Para nada!! Eso, David, fue una bromita un tanto cruel…
 
dsc07007
El anfiteatro estuvo cerrado al público antes del concierto
Por otra parte, el concierto era muy esperado en la ciudad y ya desde el primer momento pudimos comprobar que David era un reclamo turístico de primer orden, mirad si no el cartel que había en la entrada de nuestro hotel:
 
imag0700
 Y el que colgaron del balcón principal del ayuntamiento de Pompeya:
imag0728
 El setlist fue idéntico al del resto de conciertos de la última gira de David, que ya había tenido la oportunidad de ver en Londres en octubre del pasado año, con una salvedad: en Pompei tocaron The Great Gig in the Sky, un regalito que nos hizo David a los pocos miles de personas (5.000 en total los dos días) que nos curramos (y pagamos) el viaje y la entrada. Por cierto que entre toda esta gente que conocimos había alguno que, viajando desde Chile por ejemplo, iba a asistir a los dos conciertos de Pompei, pero que además había estado en Roma viéndolo en el Circo Máximo y se había chupado todas, ¡¡todas!!, las noches del Royal Albert Hall… O un padre y un hijo que venían desde Perú y que ya tenían entrada para el megafestival que en octubre reunirá en California a los Rolling, The Who, Roger Waters, Bob Dylan, Paul McCartney y Neil Young. Casi nada. 
 
img-20160708-wa0014
Entrando al anfiteatro, con cara de impaciencia
Al concierto no se le puede poner una falta: el sonido increíble y un escenario sobrio en el que solo destacaba Mr. Screen, pero que dejaba libres los laterales para poder gozar del glorioso anfiteatro circundado por majestuosas antorchas encendidas y que conferían al conjunto una magia especial. La voz y la guitarra de David sigue sonando igual de bien que siempre, yo incluso lo noté mejor de la voz que en Londres, y eso que ya lleva una larga gira a sus espaldas. 
 
dsc07224
Justo antes de que empezara el concierto

 

dsc07229
Mr. Screen se portó especialmente bien

 

dsc07236
David en plena faena
Otro de los aspectos en los que se notó que la organización se había esmerado fue en el número de asistentes, 2.500 por día como dije antes, ya que pudimos disfrutar del concierto sin apreturas y sin que nadie se te echara encima, no había asientos eso es verdad, pero había espacio más que suficiente para moverse con soltura, sin duda algo que agradecer en un evento de estas características. 
 
dsc07288
El Fat Old Sun en Mr. Screen

 

dsc07290
Dedos mágicos de David

 

img-20160708-wa0013
Disfrutando como un enano del espectáculo de láser
Parte importante de un concierto es el aspecto visual y de espectáculo que conlleva y tampoco defraudó David en este aspecto con la impresionante Mr. Screen, donde se proyectaron continuamente vídeos o imágenes de cámara que recogían las evoluciones de los músicos en el escenario y de propio David, y los impresionantes juegos de luces a su alrededor y desde los focos laterales. Ademas tuvimos un momento de fuegos artificiales circundando el anfiteatro y un espectacular baño de luces láser al ritmo de Run Like Hell que fue impresionante. 
 
imag0822
Láser verde
imag0825
Láser multicolor
imag0827
Láser blanco
En definitiva fue un maravilloso concierto que se hizo corto, como suele ser habitual cuando lo estás pasando bien, con su punto de polémica por la falta de Echoes, que se escuchó pedir al público en más de una ocasión y que yo hubiera disfrutado una barbaridad, pero que David no hizo por una buena razón a mi entender, así que por mi parte, nada que añadir.
 
Además estuvo permitido hacer fotos y vídeos, con lo cual me traje unas cuantas de las primeras y unos poquitos de los segundos pues no me gusta molestar a los demás que están viendo el concierto con el brazo en alto todo el rato, ni dejar de disfrutarlo yo para grabar unas imágenes que, en el mejor de los casos, serán mediocres. Eso si, en uno de los momentos clave de la noche no pude dejar de acordarme de los que no estabais allí y grabé pensando en vosotr@s este pedacito del nuevo Live at Pompeii:
 


Por último, no puedo terminar esta entrada sin agradecerle a Fani, mi mujer, su compañía, su paciencia, su optimismo y su capacidad organizativa, sin la cual, este viaje dejado a mi suerte habría sido un caos asegurado: ¡¡gracias por todo cariño!!

Si te ha gustado:

6 comments

  1. ¿quierea creerte que ese vídeo de Wish you where here me ha puesto la piel de gallina? Tremenda canción. Inmortal.
    Mientras leía tus impresiones sobre la ciudad de Pompeya no he dejado de pensar cuando estuve allí creo que en 2002. Me sorprendió lo bien conservada que se encontraban sus ruinas. Al final de la jornada ascendimos hasta la cima del Vesubio para asomarnos a su crater y la cosa terminó……como terminó. Eso se queda para una entrada en Mi vida es una canción.
    Realmente pensaba que la idea era revivir el Live at Pompeii al 100%.
    Por lo demás veo que has gozado como un enano. Que suerte cabronazo jajajaja.
    Ahora tienes recuerdos para unas cuantas semanas.
    Un abrazo y buen finde

  2. Esta entrada la he paladeado como cuando me tomo una cerveza pale ale de las buenas, despacito y fijándome en todos lo detalles. Primero he visto las imágenes una detrás de otra, no me he podido resistir …; luego he vuelto a ver las imágenes con el pie de foto explicativo; a continuación he disfrutado con el vídeo que grabaste, como dice Salva, ha sido emocionante, me puedo imaginar lo que habrás sentido tú allí …; por último, he leído tu magnífica crónica, de las que me gustan, obviando los elementos objetivos y centrándote en tus sensaciones. Te puedo asegurar que has hecho dos de las cosas que siempre he querido hacer y que, al menos parcialmente, espero algún poder llevar a cabo: ver Pompeya y ver a Pink Floyd (esto, a día de hoy, es más difícil pero Gilmour es el corazón de Pink Floyd), tú lo has hecho todo a la vez, además con una organización que ha querido respetar al que paga: buen sonido, sin excesivas apreturas y primando el espectáculo; mejor sin asientos que con asientos y todos apretados como sardinas en lata. Lástima lo de "Echoes" …, creo que David podría haber hecho un esfuerzo, al fin y al cabo era Pompeya, el público se hubiese derretido de gusto. No sé si a Fani le gusta David Gilmour y Pink Floyd; en cualquier caso, un beso de mi parte por haberte ayudado a hacer realidad este sueño. Un abrazo.

  3. Hace poco escuché en la radio que escuchar por primera vez Wish You Were Here ya adulto puede ser una de las mejores experiencias que una persona puede tener, y yo no puedo estar de acuerdo porque esa canción encierra tantas cosas para mi, precisamente porque me ha acompañado desde hace tanto, que casi no me entiendo sin ella. Es maravillosa, casi la canción perfecta.
    Bueno, a la espera quedamos de esa experiencia al borde del Vesubio: espero que no te cayeras dentro del cráter o algo así, ya nos contarás…
    Bueno, yo iba sabiendo que no era una recreación del Live at Pompei, si no un concierto más de la gira del Rattle that Lock, pero lo cierto es que esperábamos el Echoes, que se le va a hacer; el caso es que lo hemos disfrutado un montón y, como bien dices, nos hemos traído muy buenos recuerdos.
    Abrazos!!

  4. Pues sí Raúl, a Fani también le encantan Pink Floyd y David Gilmour (sobre todo de jovencito jejjeje), y es una gran conocedora de la banda, con lo cual la parte musical del viaje la ha disfrutado tanto o más que yo, y desde luego las ruinas las ha pateado con más fervor que yo bastante, que me moría de calor a pleno sol y eso me impidió disfrutar a tope de ese paisaje encantado; aunque de los dos días que estuvimos, uno por la mañana y otro por la tarde, el que más gocé yo fue el de la tarde porque además de hacer algo menos de calor (un poquiiiito menos), ya a última hora quedaba poca gente y la sensación de vagar por la ciudad en solitario era alucinante… El día que fuimos de mañana había avalancha de cruceristas que llenaban todo y le restaban misterio al lugar, que es uno de sus encantos. Dada mi experiencia, si tienes pensado ir a Pompeya, hazlo en temporada baja y que no haga excesivo calor, porque es tremendo lo que hace y húmedo además, con lo cual para los de secano como yo es bastante sofocante.
    Pero bueno, eso ha sido lo de menos, lo cierto es que ha sido un gran viaje con una guinda espectacular y es toda una satisfacción habértelo acercado aunque sea en forma de crónica.
    Fani también te manda un beso.
    Abrazos

  5. Estupenda crónica ,ojala pueda verlo algún día, mientras tanto me tengo que conformar con ver a seguidores como tu, o tipo Pink Tones, que recrean muy bien ese universo Pinkfloydiano,siendo un grupo amateur que invierten todo en seguir a sus ídolo s,…que bien que tienes en tu mujer a una aliada y que no tienes que negociar en estoS asuntos, habéis hecho unas fotos muy majas que demuestran vuestra pasión por la música…saludos

  6. Pues sí, mi mujer siempre me apoya en todo lo que tiene que ver con la música, sabe que me apasiona y a ella también le gusta mucho, así que tengo suerte la verdad…
    Estuve una vez, hace ya años, viendo a los Pink Tones en Madrid y lo cierto es que lo hacen bastante bien, es una opción para disfrutar en vivo de esos grupos que ya es difícil que se vuelvan a recuperar.
    Saludos Vidal!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.