Cinco razones por las que no he escuchado (todavía) lo último de AC/DC

Cuando hace un par de meses AC/DC sacaron un nuevo disco y no me entraron ganas de escucharlo y comprarlo de inmediato, me preocupé. ¿Una de las mejores bandas de Rock de todos los tiempos, a los que llevo venerando casi desde que tengo uso de razón, sacan material fresco y yo no me lanzo a la tienda como un poseso? Ah no, no, doctor, algo va mal, yo no debo estar en mis cabales, o he sido abducido por marcianos bacaladeros, o tengo fiebres raperas o no sé… ¿Debo empezar a escuchar los grandes éxitos de Miguel Bosé? 

Unos jóvenes AC/DC


Y lo peor es que a fecha de hoy sigo sin haber escuchado Rock or Bust y tampoco es que tenga demasiadas ganas  de hacerlo… Pero el caso es que si me imagino que, por ejemplo, mis amados Rush sacaran disco nuevo, mi sangre ebulle y mis castigadas neuronas dan saltos de alegría anticipada… O sea, que el problema, he decidido, no debe ser mío, por lo que me he dedicado a analizar lo que me sucede con AC/DC y he sacado las siguientes conclusiones:

1- Me falta Bon Scott. Y con los años lo he ido añorando más y más y más… No puedo evitarlo. Sin él la banda quedó huérfana y, sin desmerecer la labor de Brian Johnson, no puedo dejar de echarlo de menos cuando escucho los trabajos de la banda de 1980 en adelante.

2- Back in Black. A partir de ese disco, AC/DC se deslizan para mi gusto hacia un “más de lo mismo” que ha terminado por resultarme un tanto tedioso. El susodicho Back in Black, gustándome mucho, no me parece lo mejor que hicieron tras la muerte de Bon, porque de hecho prefiero el For Those About to Rock, y después de ahí, casi todo me da igual…

3- Ya no son canallas. No hay más que ver los antiguos vídeos de la banda, con ese Angus escuchimizado con menos piños de la cuenta y Bon luciendo pechera peluda y pantalones marcapaquete, para darse cuenta de que eran unos auténticos canallas barriobajeros y eso, tampoco puedo evitarlo, me encanta. De acuerdo que no es posible mantener esa actitud eternamente, por supuesto, pero si comparamos a los AC/DC de 1977 y los de 2000, pues que quieres…

4- Suenan demasiado a formula. Y mira que yo soy de los que si me va una banda me gusta que suenen a ellos mismos, no me importa que no traten de sonar a otra cosa que no sean ellos, y en el caso de AC/DC, con ese estilo tan particular, todavía más; pero me temo que han abusado un poco más de la cuenta de los estribillos ochenteros en plan himno y se han olvidado de sus raíces más auténticas y eso ha terminado por cansarme un poco.

5- Han hecho demasiados discos olvidables. Sinceramente, desde For Those, los discos de AC/DC se escuchan con agrado pero, por ejemplo, el Black Ice o el Stiff Upper Lip, los habré puesto dos o tres veces y a día de hoy no me apetece recuperarlos, para eso prefiero ponerme un High Voltage, un Let There Be Rock o un If You Want Blood. Sin duda.

Toma alternativa de una de las portadas más icónicas del Rock


Supongo que acabaré comprándome el Rock or Bust, aunque solo sea por el enorme respeto que les tengo a los australianos, por lo bien que me lo han hecho pasar desde siempre, por los grandes conciertos suyos a los que he asistido, por completar mi colección y, por supuesto, como homenaje al gran Malcom Young, la figura en la sombra imprescindible en el sonido de AC/DC. La pena es que su enfermedad le impedirá volver a la banda y sin él y sin Bon, la verdad es que falta mucho AC/DC
Si te ha gustado:

8 comments

  1. Pues yo no lo voy a comprar y tampoco lo he escuchado. No compré su anterior, que no recuerdo como se titula. Stiff uper lip lo tengo porque me lo regaló una compañera porque la llevaba a trabajar en el coche y ante mi negativa en cobrale la gasolina me regalo entre otros ese disco.
    A mi me gustan AD/DC como a ti hasta For those about to rock, aunque prefiero Back in Black al disco del cañón.
    Para mi se han convertido en una de las bandas más prescindibles en cuanto a sus lanzamientos. Sigo vibrando con sus viejos discos, Let there be rock, If you Want Blood, Highway To hell…..
    Definitivamente no me lo voy a comprar

  2. No podemos estar más de acuerdo de nuevo jejejejje… Yo, ya te digo, lo compraré por motivos casi puramente estéticos y sentimentales, pero ilusión no me hace ninguna y, por supuesto, esperaré hasta que esté tirado de precio.

  3. Alex, estoy bastante de acuerdo contigo. Ya sabes que es una de mis bandas favoritas (ya tengo entrada para el próxio concierto en Madrid en el que espero sigan con sus clásicos y solo nos "deleiten" con un par de temas de su nuevo disco) pero es verdad que los 3 últimos discos son muy planos. No quiero achacarlo a su edad, pero la verdad es que son discos sin alma.
    Y permíteme que de la época de Brian Johnson salve mi querisimo Thunderstruck

  4. Por supuesto Álvaro, ¡¡no te reconocería sin tu Thunder!! Estaría bueno, salva lo que quieras… Pero es lo que dices: los últimos discos parecen faltos de espíritu, flojos, se pierden rápido en la memoria… ¡¡Qué diferencia con aquellos trallazos de los setenta cuando, qué le vamos a hacer, eran unos chavales!!
    Seguro que en el concierto meterán algunos temas más modernillos, pero el grueso serán grandes clásicos… ¡¡Lo disfrutarás seguro!!

  5. Let There Be Rock, era la única cinta de cassete que tuve de ellos y en el pueblo la hacia sonar a todo volumen en mi viejo cassette sanyo. Empezare a bucear en los viejos discos de Bon Scott para ir progresando
    Saludos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.