Camel, Jerez de la Frontera, Teatro Villamarta, Moonmadness Tour

Está claro que la peña adora a Andy Latimer. Es un hecho. Y lo he contrastado cada vez que he asistido a un concierto de Camel en otras ocasiones más ‘personales’. A mitad de concierto, en el intermedio que siguió a la interpretación al completo del Moonmadness, el excepcional cuarto trabajo de Camel de 1976, estuve hablando con una de las acomodadoras del Teatro Villamarta de Jerez y me comentaba, asombrada, que le parecía impresionante cómo la gente aclamaba a un guitarrista del que ella jamás había oído hablar, “y, oye, lo bien que suena esto…”.

Como compañeros de butaca tuve a un par de chavales adolescentes a los que su madre había invitado al concierto. Sí, habían escuchado cosas de Pink Floyd o Genesis, pero nada de Camel y su reacción también era de sorpresa porque “esto, aunque es directo, parece como si sonase un disco”, y les estaba encantando. Con Camel suele pasar, si no los conoces bastan un par de canciones, un apasionante y apasionado solo de Andy y ya has caído en sus redes. Y lo cierto es que el concierto del otro día en Jerez fue impresionante. Andy está en muy buena forma, ya parece muy recuperado de su larga y rara enfermedad sanguínea, y su guitarra vuelve a hablar a su público con notas imposiblemente largas y sentidas.

La nueva incorporación de la banda, el teclista invidente (lo cual hace más meritoria su impresionante ejecución), Pete Jones, se ha revelado como un auténtico valor al alza en la dilatada historia de la banda que, como todos sabemos, ha estado plagada de entradas y salidas de músicos, aunque en sus filas sigue Colin Bass, una figura de referencia en Camel desde 1979 que ha aportado su gran voz y su buen bajo desde entonces y hasta ahora en todos los discos. En la batería, desde el año 2000, está el gran Denis Clement, con quien tuve el placer de encontrarme permitiéndome, además, dejar constancia de ello tras una breve charla.

En cuanto al concierto, Camel es garantía de calidad asegurada. La interpretación del Moonmadness fue espectacular, aunque en este punto tengo que decir que es mi disco favorito y ello no me permite ser nada objetivo. Esperaba con especial interés Song Within a Song y Lunar Sea, dos temazos emblemáticos para mí y que bordaron con una solvencia espectacular para ser una banda liderada por un tío de casi 70 años.

La segunda parte fue un poco más atípica ya que tocaron temas que no compondrían un disco de grandes éxitos de Camel, lo cual, ami entender, concedió incluso más valor al concierto. Temas como Unevensong, Hymn to HerComing of AgeRajaz, la impresionante Ice (¡¡¡gracias Andy!!!), Mother Road o Hopeless Anger fueron cayendo ante mi asombro por lo arriesgado del setlist, para acabar con la preciosa y muy a propósito para una despedida, Long Goodbyes. Una segunda parte que dejó un poco descolocados a quienes no conocen a fondo la discografía de Camel, pero que hizo las delicias de quienes no esperábamos esa descarga tan ‘atípica’. Por supuesto, el bis fue la gran esperada de la noche, Lady Fantasy, un cierre clásico desde 1974.

Tanto Andy como Colin, moviéndose por todo el escenario y ‘provocando’ a la peña, disfrutaron especialmente de la calidez del público español que no paró en toda la noche de jalear a la banda y, en especial, a Andy, quien, como decía al principio, goza del cariño de todos los progheads del mundo y siempre solemos demostrarlo. De hecho, las ovaciones fueron largas, calurosas y muy muy sentidas, como se puede apreciar al principio y, sobre todo, al final de este video en el que se recoge la gran interpretación de Lady Fantasy:

Una vez más, volví a casa satisfecho y contento por haber asistido a un concierto de verdad, en el que la comunión entre músicos y público aún es posible y donde la música es la protagonista, antes que un mero espectáculo de luces y sonido como pasó, y me duele decirlo, en el concierto de Iron Maiden de julio.

De nuevo Camel se reafirman como una de mis bandas favoritas. También tuvo mucho que ver en todo ese disfrute la buena compañía que me hicieron mis amigos Miguel, Manuel e Inma: ¡¡gracias chic@s!!

¡¡Y gracias Andy, Colin, Pete y Denis por seguir haciendo de Camel una referencia del Rock Progresivo tras casi 50 años de carrera!!

Si te ha gustado:

4 comments

  1. …pues es cierto lo que dices, es facil caer en las redes de Andy, y de Camel…Inma es un ejemplo de ello¡¡.. :-)…
    ..Fantastico concierto, y fantastico ambiente¡¡….
    ..hasta el proximo¡¡…

    1. Tenemos a una nueva fan de Camel: me alegro un montón, tiene mucho de lo que disfrutar…
      Pues eso: ¡¡hasta el próximo!! ¡¡Y que sea pronto!!
      Un abrazo!!!

  2. ¡Qué gran vídeo, Alex!, no veas la envidia que me has dado cuando lo he visto, después de leer tu crónica y ver tu foto. Así da gusto ir a los conciertos de las viejas glorias. Me ha gustado lo de los chavales, porque me imagino que la edad media de los asistentes no era precisamente baja, ¿verdad? Un abrazo.

    1. Pues no Raúl, la edad media era bastante alta y, de hecho, me sorprendió bastante ver a esos dos chavales tan jóvenes disfrutando tanto del concierto.
      El video, por cierto, no es mío: no sé quién lo grabaría pero yo no hubiera tenido la paciencia para aguantar toooooda la canción teléfono en mano, de hecho, no paré de botar y hacer air guitar mientras duró jajajjja
      Un abrazo!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.