Black Country Communion: los salvadores del Hard Rock

Esta súper banda surgió de la reunión de cuatro talentazos del Rock, de la comunión de algunas de las mejores influencias británicas y estadounidenses sublimadas en cuatro apellidos míticos de la historia del Rock: Hughes, Bonamassa, Sherinian y Bonham. Llegaron a la escena hace 9 años, cuando Glenn Hughes y Joe Bonamassa fusionaron su bajo y su guitarra para tocar juntos en Los Angeles en el festival King of Blues del Guitar Center. La reunión fue explosiva y decidieron hacer algo juntos, para lo cual pidieron consejo al no menos legendario productor Kevin Shirley, quien se encargó de reclutar al resto de la banda llamando al batería Jason Bonham y al virtuoso de los teclados Derek Sherinian.

El nombre lo tomaron de la región británica donde nacieron tanto Bonham como Hughes: la zona industrial de Black Country, llamada así por los altos niveles de polución atmosférica que llegó a tener debido a la intensa actividad de sus fundiciones de hierro y acerías a mediados del XIX: la zona se cubría de hollín negro por la contaminación de la industria pesada.

El primer trabajo, homónimo, de Black Country Communion vio la luz poco después de aquella primera reunión en Los Angeles, en septiembre de 2010, dejando sentados unos principios que los han guiado hasta el día de hoy: Hard Rock sin concesiones para un mundo sediento de música con sustancia y fundamento. Los demoledores riffs del genial Bonamassa, contundentes pero con unas melodías exquisitas y sus inspirados solos, sirven de guía para la gran voz que siempre tuvo el ex-Purple mientras su bajo hace diabluras no menos espectaculares sobre la contundente batería del hijo del Zeppelin; todo ello aderezado por los teclados del que fuera componente de Dream Theater, a lo cual no hay que añadir ningún calificativo para saber que estamos hablando de calidad musical de primer orden… Todo en esta banda tiene como telón de fondo a los grandes del Hard de los 70 y su música es deudora de ello sin ninguna duda.

La carrera de estos genios es aún corta y su discografía se reduce, de momento, a cuatro discos de estudio y un doble directo, todos ellos, sin excepción, dignos de estar en cualquier discoteca que se precie. Sin ir más lejos, el último de ellos, llamado BCCIV (eso sí, no se han quebrado mucho la cabeza con los nombres de los discos), es un discazo alucinante con potentes trallazos como este Sway:

Y medios tiempos deslumbrantes, como este The Last Song for my Resting Place, en el que pone la voz Joe Bonamassa:

Además, en directo son igualmente buenos, no por nada tienen a sus espaldas años de experiencia, sobre todo Mr. Hughes, y entre todos atesoran toneladas de calidad musical al servicio del mejor Hard Rock que se puede escuchar hoy en día. Espero que no tarden mucho en venir por estos lares o cerca para poder verlos en su salsa.

Por mucho que os diga, no hay nada mejor que escucharlos para disfrutar del mejor Hard Rock que se puede escuchar hoy por hoy. Que los dioses del Rock bendigan a Black Country Communion.

Si te ha gustado:

2 comments

  1. Con estos supergrupos siempre alucinamos los aficionados al rock, nos quedamos embobados … Lo que ocurre es que, al igual que pasa en el fútbol, no es fácil poner orden entre tanto virtuoso y lo normal es que, después de un disco o dos, se disuelva el proyecto; pasó con Blind Faith, Manassas, The Honey Drippers, Super Blues y otros. Algunos han durado más, así que espero que esta banda, aunque sea de manera irregular, siga publicando álbumes. El último tema que has puesto me gusta especialmente, con ese toque celta en algunos momentos … Un abrazo y, de nuevo, enhorabuena por tu entrada en musicaememorandum (amigos de Rocktelegram, no dejéis de pasaros por allí: http://www.musicaememorandum.com/2018/02/la-ausencia-hecha-cancion-shine-on-you.html).

    1. Muchas gracias por tus elogiosos comentarios Raúl, viniendo de ti, además, lo valoro especialmente, ya lo sabes. Ha sido un placer colaborar con los chicos de Musicae Memorandum, la verdad.
      Es verdad que los supergrupos compuestos por consagrados de diferentes formaciones son siempre muy atractivos para los aficionados, a la par que inestables por los choques de superegos, pero parece que lo de BCC está teniendo continuidad y, lo cierto, es que no tienen disco malo… Este último me tiene atrapadísimo. A ver si son capaces de hacerlo durar unos cuantos trabajos más.
      Un abrazo Raúl!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.