Airbourne, el legado de AC/DC en buenas manos

Adivina, adivinanza: banda australiana de Hard Rock liderada por dos hermanos que meten tremendos guitarrazos cargados de adrenalina, riffs electrizantes y temas berreados por una voz desgarrada y tirando a chillona… AC/DC, del tirón… Pues no, no pensaba yo en los hermanos Young, sino en los O’Keeffe, o sea, en Airbourne. Y sí, son tan similares en tantas cosas que podría parecer que incluso los imitan.

Dicho esto, quien a partir de aquí busque pasajes instrumentales delicados, baladas y letras intimistas y delicadas que cierre el navegador y se vaya a otra página, pues lo que viene a continuación es puro Hard Rock vociferante y atrancaburras. Y no sólo tienen como padrinos a AC/DC: en su primer video promocional (la fantástica Runnin’ Wild) el mismísimo Lemmy quiso hacerles los honores:

Nacidos, como decía, en las antípodas y, no ya influidos, sino prácticamente calcaldos a AC/DC, los Airbourne son el producto de muchas horas de escucha de la banda de los Young, que traspasaron el testigo del Hard Rock gamberro ‘down under’ a los hermanos Ryan y Joel O’Keeffe, compositores ambos, batería el primero y guitarra principal, vocalista y líder absoluto el segundo.

Hasta el momento tienen cuatro discos en el mercado que han ido apareciendo desde 2007 hasta 2015 y que se llaman Runnin’ Wild, No Guts No Glory, Black Dog Barking y Breakin’ Outta Hell, todos concebidos bajo la formula, sabia aunque facilona, del ‘si algo funciona, no lo cambies’… Lo cual es una coincidencia más con sus padres espirituales, AC/DC. Vale, podrías decir que cuesta destacar una canción por encima de otra o que muchas pretenden sonar a himno (desafortunadamente para ellos Let There Be Rock o Higway to Hell ya estaban inventadas cuando llegaron), pero no se les puede negar la frescura y las ganas de hacerlo bien que tienen estos chavales y que, sí, logran transmitir. Tienen calidad y tienen garra y una pegada Hard que es indiscutible.

Todo hay que decirlo, ellos reconocen la similitud de su estilo con los míticos rockeros australiano-escoceses y, como no podía ser de otra forma, se consideran sucesores (que no imitadores) de su sonido. Y cierto es que suenan como AC/DC, pero también que tienen su punto diferencial y un pelín más de Metal en sus temas: si AC/DC miraban con cierta frecuencia (sobre todo al principio) al Blues, Airbourne tienen en el espejo retrovisor a la NWOBHM e incluso el Trash primerizo de los 80.

La banda la completan David Roads a la guitarra y Justin Street al bajo. En cuanto a actitud, baste visualizar el video de en el que rinden tributo al añorado Lemmy: a buen entendedor…

En definitiva, buen Rock para pasar un rato divertido, sobre todo en directo, que certifica que el legado de AC/DC está en buenas manos. Si te fijas, a partir de ahora verás a mucha gente con camisetas de Airbourne. Por algo será…

Si te ha gustado:

2 comments

  1. Había oído hablar de ellos, como los sucesores de AC/DC, y me suena haber escuchado alguno de los temas que has puesto, pero poco más. La verdad es que se parecen bastante, sobre todo la voz y el ritmo de los temas. He estado echando un vistazo en youtube, y hay un montón de vídeos donde se compara a ambas bandas. En estos casos, creo que lo mejor es siempre no ocultar la banda de referencia, en este caso AC/DC, incluso decirlo con mucho orgullo; los aficionados no son tontos y prefieren sinceridad, incluso su poquito de homenaje. Me acuerdo que, cuando comenzó Ñu, Molina nunca ocultaba las influencias, por otro lado evidentes, de Jethro Tull; alguna vez he oído (nunca he sabido si es verdad del todo) que ante las preguntas sobre este asunto, Molina solía decir algo así como: efectivamente nos parecemos, ¿pero verdad que Jethro Tull son buenísimos? Abrazos, Alex.

    1. Pues mira, de primera mano te puedo contestar a lo de Molina, pues cuando tocaron aquí en mi pueblo en un festival que organizamos desde mi programa de radio (http://rocktelegram.com/nu-pinzas-flojas-y-micros-gordos/), le hicimos una entrevista y, en mi ingenuidad, lo comparé con Ian Anderson, lo cual le sentó como un tiro y me salió por peteneras… Seguramente le habían comparado ya demasiadas veces y me tocó a mí, un pringao de una emisora de pueblo pequeña, pagar el pato jajjaja Acto seguido, le mencioné el Señor de los Anillos, por si hubiera alguna influencia en sus composiciones (yo era y soy un rendido admirador de la saga), y tampoco le sentó bien, así que me callé y dejé a mi compañero Juan Carlos que siguiera con la entrevista…
      Estoy de acuerdo contigo Raúl: si la influencia es evidente, mejor admitirla y rendir tributo al precedente que negarla y tratar de parecer original cuando salta a la vista y al oído “de quién eres”, como dirían en mi pueblo jejjeje
      Un abrazo!!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.