Adiós Lemmy, adiós Motörhead

En 1983 yo tenía 14 años. Cursaba octavo de EGB y era ya un aplicado lector del Boletín Informativo Discoplay, que apenas llevaba un año en la calle. Me suscribí, como era habitual, a partir de un amigo que me incluía en una lista de personas que deseaban recibir la revista. Durante muchos años el BID fue nuestra (mía y de mis amigos) casi única vía de comprar discos y material relacionado con una pasión que empezaba a florecer: el Rock. Recuerdo como si fuera ayer la primera sudadera que me pedí y que lucí con orgullo hasta que se deshizo de puro vieja. En ella, negra por completo, se veía la cara de un cerdo con enormes colmillos y por encima unas letras mágicas: MOTÖRHEAD.

Lemmy, Phil y Eddie en unos recreativos.


Desde poco más de un año antes, o sea 1982, en la gramola de los futbolines de mi pueblo, cada vez que me hacía con un duro no dejaba de poner las dos caras de un single con las canciones que me parecían lo más bestia que había escuchado en mi vida: Iron Fist y Go to Hell. No mucho después, y también gracias al BID y a muchos ahorros, era el orgulloso poseedor de un vinilo que acabaría memorizando hasta la última nota y que, aún hoy, puedo recitar de carrerilla: el mismísimo Iron Fist de Motörhead, el último disco que sacaría la formación clásica de Motörhead con Ian KilmisterLemmy’, Phil ‘Animal‘ Taylor y Eddie ‘Fast‘ Clarke.



Poco después, también pasando muchas penurias, logré conseguir el tremendo No Sleep’til Hammersmith y eso fue ya definitivo… Ni que decir tiene que al año siguiente me hice con el Another Perfect Day y que, con los años, con los demás discos de la banda. Aunque no fue hasta bastante más tarde cuando me enteré de que los comienzos de Lemmy estaban entroncados con el Rock Progresivo y Psicodélico de Hawkwind, una fantástica banda en la que militó durante varios años y para la que compuso, como regalo de despedida en 1975,  la canción Motorhead, una palabra que se usaba para designar a los consumidores de anfetas. 


Cuando fue despedido de Hawkwind, Lemmy dio comienzo a la leyenda de Motörhead, una de las bandas con el sonido más sucio y energético del mundo del Rock y que más ha influido a posteriores formaciones. También fueron padrinos del Heavy Metal y, sin renunciar nunca a sus principios sonoros, espejo en el que se han mirado los músicos que han pretendido sonar más duro y salvaje.

¿Y qué decir de Lemmy? Una leyenda del Rock, uno de los tipos más carismáticos y salvajes que se conocen, un mito en vida que disfrutó al máximo de lo que se le puso por delante; todo un personaje que siempre me fascinó por su pose y actitud, por su trepidante manera de tocar su eterno bajo y su voz cazallera y rasposa.


Con su muerte, Motörhead se quedan huérfanos sin remedio, ¡¡¡que nadie trate de suplantar a Lemmy!!! Lemmy se lleva a la tumba una de las bandas más potentes y salvajes de todos los tiempos. ¡¡Larga vida a Motörhead!!

Por todos los buenos ratos, todas las buenas canciones, todos los recuerdos, te debía estas letras: ¡¡gracias Lemmy!! Y hasta siempre…
Si te ha gustado:

10 comments

  1. Alex vs Salva jajajaja. Mi primera sudadera también fue la de Motorhead, era la más fácil de pillara por aquí y realmente hionótica para un chaval de 14 años. No Sleep´till Hammersmith era otro de los discos de cabecera de nuestra cuadrilla y al asombroso rugido, berrido, bramido de Lemmy en la intro de We are the road crew hacía que nos partieramos de risa. Y Another perfect Day se convirtió en uno de mis disco favoritos a pesar de lo que significo para Motorhead.
    La muerte de Lemmy es una gran perdida. Lo que resulta gracioso es que muriera el 28 de diciembre, algo que le pega mucho al bueno de Lemmy, como si fuera una broma.
    Nos quedamos sin héroes amigo.Y los que nos quedan se hacen mayores por mucho que nos empeñemos en mantener en nuestra mente la imagen que de ellos tenemos gracias a esos viejos discos que los retratan en su mejor época.
    ¡Jo! y eso me hace pensar que nosotros también nos hacemos mayores. ¡¡¡Como Raúl!!! jajajajaja
    Saludos.

  2. Un homenaje muy merecido, Alex. Ha sido una de las grandes figuras que ha tenido el rock y de los que más han influido en grupos que vendrían después; fue capaz de adelantarse con Motörhead a una manera de entender el heavy metal que, a finales de los ochenta y en los noventa, tendría mucho éxito. Aunque he de decir que a mí también me gustaba en su etapa menos conocida de Hawkwind, tal vez más próxima a mis gustos personales. Como dice Salva, cuando uno de nuestros ídolos se nos va irremediablemente nos hace pensar en que todos cumplimos años. Dentro de poco me alcanzáis, jajaja. Saludos.

  3. Imprescindible en los abecedarios musicales en misa de doce.
    Si era de músicos con la ele, Lemmy.
    Si era de grupos con la eme, Motörhead.
    Si era de LPs con la ene, No sleep'til Hammersmith.

  4. Siempre con las casualidades Salva jajjaja!!! También es uno de mis favoritos Another Perfect Day, aunque como bien dices supuso un punto de inflexión importante: el cambio de formación fue brutal para los seguidores de toda la vida.
    Y fíjate, hoy que respondo a tu mensaje, nos enteramos de la muerte de Bowie, otro grande que se va, se nos van llenando las estanterías de discos de héroes caídos… A que vas a tener razón y nos estamos haciendo mayores nosotros también jejjeje
    Saludos amigo

  5. Te tenemos ahí, a rueda, Raúl, pero tu palante, que nosotros te seguimos con gusto jejjeje
    Desde luego Motörhead fueron puntas de lanza en su momento de máxima gloria allá por los 80-90, aunque últimamente (como casi todo lo que huele a clásico) estaban siendo reivindicados desde muchos frentes y su nombre sonaba de nuevo con fuerza. Una pena que se nos vayan tantos héroes, pero es ley de vida, qué se le va a hacer…
    Hawkwind tiene discos tremendos, seguro que has escuchado Warrior on the Edge of Time, que pasote…
    Saludos Raúl

  6. Gracias por este homenaje que le haces y que me ha servido para conocer a otro héroe musical…..
    Yo también estuve suscrito a esa revista y aunque no pedía nada porque en aquella época estaba mas tieso que la mojama, si que me servia para decorar mis incontables cintas grabadas.

  7. ¡¡Es verdad!! Mis BIDs (los conservo si no todos, casi todos) están llenos de recortes que sirvieron para decorar cintas, carpetas, hacer chapas… En aquella época había que aguzar la imaginación, lo del 'merchandise' llegó más tarde jejjeje
    Y gracias a ti por comentar Vidal.
    Saludos

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.