La locura lunar de Camel

Hoy es uno de esos días en los que el deber, el ocio, la familia, los negocios, etc., se confabulan para dejarme con poquísimo espacio de maniobra que dedicarle a este vuestro blog, de modo que tengo que recurrir a la consabida fórmula de emplazaros a futuras y más comprometidas

Damnation, el giro sin retorno de Opeth

Opeth representan para mí una de las mejores maneras de entender el Rock. Sus comienzos deathmetaleros con un fuerte componente progresivo nos mostraban a un Mikael Åkerfeldt que se debatía entre dos mundos no necesariamente complementarios, pero sí muy atractivos musicalmente: el Death Metal y el Rock Progresivo. Seguidor confeso y

1 2 3 34